Actualizado 25/09/2012 19:59 CET

Quiosqueros piden una reunión a Vílchez para analizar y consensuar la presión fiscal ante un sector "en crisis"

Alerta del cierre de establecimientos si se produjera un fuerte aumento de impuestos y tasas

SEVILLA, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Vendedores de Prensa 'Híspalis' han pedido una reunión con el concejal de Urbanismo y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sevilla, Maximiliano Vílchez (PP), para analizar la situación del sector y la revisión y creación de impuestos en torno a su actividad de cara a 2013, apostando por acordar "en todo momento" las medidas de aplicación, ya que indica que la propuesta de borrador en el que se incluían las tasas urbanísticas para el próximo año, que fue finalmente retirada, se apuntaba a "una subida general de entre el tres y el cinco por ciento, además de aumentar dependiendo del sitio donde se encuentren un cinco o un 30 por ciento, al ser en este último caso categoría 'especial', de nueva creación, para aquellos establecimientos ubicados en zonas turísticas o en vías de primera línea".

En este sentido, el presidente de la citada asociación, Rafael García, ha indicado a Europa Press que es "normal" que los impuestos suban en "cierta medida", pero que hay que tener en cuenta que a la "crisis económica que se vive, este colectivo tiene que sumar una fuerte crisis del papel, con una bajada de ventas brutales". Así, indica que las ventas han caído por encima del cinco por ciento respecto al año pasado y que hay cabeceras de periódicos de las que incluso se vende la mitades.

"Hace diez días que intentamos que se nos atienda y se nos dé una cita por parte del Vílchez, pero por el momento no hemos tenido éxito", afirma García, que indica que continuarán insistiendo, ya que se trata de establecimientos "que están abiertos diez horas para poder llevar dinero a casa, que en muchos casos incluso ronda un sueldo de mileurista, al pagar multitud de impuestos y además sobrevivir al verano en la capital de Andalucía, que queda desértica y sin ventas". Así, alerta que si continúa la situación y se aumentan los impuestos en gran medida, los quioscos "no tendrán más remedio que cerrar".

De este modo, resalta que el Ayuntamiento es "consciente" de la "especial" situación del colectivo y espera que lo tenga en cuenta para el desarrollo de las medidas, ya que "de aplicarse las medidas incluidas en esa propuesta borrador se pasarías de pagar entre los 500 y 600 euros actuales, con Hacienda e impuestos de autónomos, a unos 750 u 850 euros, difícilmente asumible en la actualidad para nosotros".

"Asusta que se piense que se nos puede comparar con un piso o un bien inmueble, valorando algunos de estos puntos de venta en 180.000 euros, como los establecidos en zonas 'especiales' como la Plaza de Cuba, Asunción, República Argentina, La Campana, San Pablo, Plaza San Francisco, Puerta Jerez o la Plaza Nueva", según lo recogido en la propuesta de borrador, unos términos que espera que sean negociados con los colectivos afectados, incluyendo también la posible aplicación de nuevas tasas para la obtención de la titularidad o para adjuntar un titular.