Quirónsalud Infanta Luisa realiza cerca de un centenar de tratamientos de yodo para cáncer de tiroides en el último año

Andrés Durán, especialista en medicina nuclear
QUIRÓNSALUD INFANTA LUISA
Publicado 13/12/2018 17:22:15CET

La unidad de este centro es la única existente en la sanidad privada de Andalucía Occidental

SEVILLA, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Unidad de Terapia Metabólica del Servicio de Medicina Nuclear y PET-TAC del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa de Sevilla ha realizado este último año cerca de un centenar de tratamientos con yodo-131 para carcinoma diferenciado de tiroides. La mayoría de los tumores tiroideos son carcinomas diferenciados de células foliculares.

En España, según se indica en una nota de prensa, se diagnostican cada año unos 3.000 casos de cáncer de tiroides. Esta enfermedad presenta una supervivencia muy elevada, dado que la mayoría de los casos responden de forma excelente al tratamiento.

"Es tres veces más frecuente en mujeres en edades comprendidas entre los 40-50 años", apunta Andrés Durán, especialista en Medicina Nuclear, quien indica que, aunque se trata de un cáncer poco frecuente en general, es el más común del sistema endocrino y su incidencia ha ido creciendo en los últimos años, debido, principalmente, al aumento de la vigilancia médica y la introducción de nuevas técnicas diagnósticas.

Es por ello que, desde el Servicio de Medicina Nuclear y PET-TAC, se incide en la importancia de la detección precoz, siendo recomendable realizar exploraciones periódicas de la zona del cuello, donde pueden aparecer inflamaciones propias de una lesión tumoral.

Según explica Durán, en el diagnóstico y tratamiento del cáncer diferenciado de tiroides es fundamental la implicación de un equipo multidisciplinar de especialistas --endocrinos, cirujanos, oncólogos, radiofísicos y médicos nucleares, entre otros--, que aportan una asistencia integral y un mejor pronóstico de la enfermedad.

El abordaje del cáncer diferenciado de tiroides se basa en tres pilares, que son la cirugía --extirpación de la glándula tiroides--, el tratamiento con yodo-131 y la toma de hormona tiroidea. En concreto, el tratamiento con yodo se realiza con la ingesta de una cápsula que contiene un isótopo radiactivo, que es el emisor de las partículas que tienen propiedades terapéuticas.

Para este tipo de tratamientos, se requiere el ingreso del paciente en una unidad especial denominada Unidad de Terapia Metabólica, que dispone de una habitación de aislamiento, con el fin de cumplir con la eliminación controlada de residuos radioactivos y la protección del entorno de los pacientes de la radiación emitida por los mismos. Para ello, la habitación cuenta con todas las comodidades, como baño, conexión wifi, televisión, reproductor de DVD, conexión telefónica, así como una pequeña videoteca.

En este sentido, el Servicio de Radiofísica y Protección Radiológica juega un papel fundamental en el día a día de la Unidad de Terapia Metabólica, tanto en el cumplimiento de normas y recomendaciones internacionales sobre protección contra radiaciones ionizantes, como en la resolución de cualquier duda relacionada con la protección radiológica de pacientes, trabajadores y público en general.

La unidad del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa es una de las más de 50 Unidades de Terapia Metabólica existentes en toda España, siendo, asimismo, una de las dos disponibles en la sanidad privada andaluza y la única en hospitales privados de toda Andalucía Occidental.

PRUEBAS DIAGNÓSTICAS DEL SERVICIO DE MEDICINA NUCLEAR

En el Servicio de Medicina Nuclear y PET-TAC se realizan procedimientos diagnósticos y terapéuticos. Dentro de los procedimientos terapéuticos destacan, los tratamientos con yodo-131 para las enfermedades tiroideas, tanto benignas como malignas.
Además, el Hospital Quirónsalud Infanta Luisa dispone de la más alta tecnología para procedimientos diagnósticos.

Así, cuenta con una Unidad PET-TAC y una Unidad de Medicina Nuclear Convencional, con una gammacámara de dos cabezales, donde se realizan distintos tipos de exploraciones gammagráficas y de SPECT, que son estudios gammagráficos en tres dimensiones que mejoran la localización de las lesiones y es especialmente útil en el estudio del cerebro y del corazón.

Con especial relevancia, forma parte del servicio la Unidad de Cirugía Radioguiada, con dos sondas de quirófano para la detección intraoperatoria del ganglio centinela en distintos tipos de tumores. La técnica del ganglio centinela es especialmente destacable en el manejo diagnóstico y terapéutico del cáncer de mama, ya que verifica la afectación ganglionar en el proceso, indicando al cirujano la resección necesaria.

El equipo humano del Servicio de Medicina Nuclear y PET-TAC está formado por dos facultativos especialistas en Medicina Nuclear, tres enfermeras y tres técnicos especialistas en Medicina Nuclear.