Publicado 29/11/2021 10:38CET

Restituido el minibús de la ruta de transporte escolar del colegio Ángel de Riviére tras quejarse una familia

Archivo - Uno de los monovolúmenes usados para la ruta motivando la queja de la familia promotora de la reclamación
Archivo - Uno de los monovolúmenes usados para la ruta motivando la queja de la familia promotora de la reclamación - PALOMA MORILLO/CEDIDA - Archivo

ALCALÁ DE GUADAÍRA (SEVILLA), 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

Tras las nuevas reclamaciones de la familia de Alcalá de Guadaíra que venía solicitando la restitución de los minibuses en la ruta de transporte escolar en la que su hijo con trastorno del espectro autista se desplaza hasta el centro de educación especial Ángel de Riviére de Sevilla capital, a cuenta de la sustitución de los mismos por furgonetas, la Consejería de Educación ha trasladado que la empresa contratada para este servicio "ha comenzado a prestarlo con un microbús de 18 plazas" desde el pasado 17 de noviembre.

En su escrito inicial de queja elevado el pasado curso a la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz y recogido por Europa Press, la madre de este menor de 12 años llamado Guillermo detallaba que el mismo sufre trastorno del espectro autista y está matriculado en el colegio de educación especial Ángel de Riviére, de Autismo Sevilla, un centro especializado en alumnos autistas y localizado en Sevilla Este, toda vez que esta familia reside en Alcalá de Guadaíra.

Tal extremo, según precisaba en su escrito, propicia que el menor pueda usar el servicio público de transporte escolar especial para sus desplazamientos de ida y vuelta entre su domicilio y el colegio de educación Especial Ángel Riviére.

Pero si bien este servicio había sido tradicionalmente prestado mediante minibuses que ofrecían las debidas garantías de seguridad y "holgura" para los alumnos, según la madre del menor, el pasado curso los desplazamientos estaban siendo realizados mediante "furgonetas" de una empresa del sector de vehículos de transporte concertado (VTC).

EL "RIESGO"

Según el escrito de queja, las furgonetas contratadas por la Administración andaluza para estos portes contaban con nueve plazas divididas entre dos filas de tres para los pasajeros, en las que los niños viajaban "pegados unos con otros, sin mantener la distancia de seguridad". "Todas las plazas están ocupadas porque viajan seis niños (en cada furgoneta) mientras la monitora y el conductor se sientan en las plazas delanteras", detallaba esta madre en su escrito de queja, avisando de un "riesgo de contagio".

Tras las reivindicaciones de esta familia ante la Administración andaluza y el Defensor del Pueblo Andaluz, la situación fue solucionada, reflejando un documento de la Consejería de Educación que la empresa Autocares LACT, como encargada de la mencionada ruta de transporte escolar, "cumple todos los requisitos para considerar este vehículo de transporte concertado (VTC) como autorizado para el transporte escolar especial con seguridad", si bien para dar toda "tranquilidad", "la empresa va a proceder al cambio de dicho vehículo de nueve plazas por otro de mayor capacidad", como así sucedió ya en marzo de este año con la incorporación del minubús reclamado.

Pero según exponía recientemente a Europa Press la madre de este menor de edad, desde el comienzo del actual curso escolar, la mencionada ruta de transporte hacia el colegio de educación especial Ángel de Riviére funcionaba de nuevo con tres vehículos monovolumen y ningún minibús, extremo que según avisaba, más allá de la pandemia no resultaba adecuado en términos de "seguridad".

ESCRITO DE QUEJA

En el nuevo escrito de queja de la familia ante la Inspección de Transportes por Carretera de la Delegación Territorial de la Consejería Fomento, en concreto, se detallaba que los vehículos asignados a la ruta escolar del centro Ángel de Riviére "incumplen el Real Decreto 443/200 sobre condiciones de seguridad en el transporte escolar y de menores, al carecer de pantalla transparente que proteja al conductor".

Además, en dicho escrito se avisaba de que "los usuarios de dichas rutas son menores afectados de trastorno del espectro autista, que pueden tener conductas sorpresivas inadecuadas con probabilidad de afectar a la seguridad de la conducción y derivar en un accidente, ya que además de no contar el conductor con este medio de protección, los vehículos mencionados no cuentan con pasillo separador entre filas de asientos, lo que hace difícil una adecuada respuesta de la monitora que los acompaña ante tales situaciones".

Lo cierto es que tras las reclamaciones de esta familia ante la Administración educativa y la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, la Consejería de Educación indica en un documento oficial de respuesta que la empresa contratada para la mencionada ruta de transporte escolar "presta el servicio con un microbús de 18 plazas" desde el pasado 17 de noviembre, después de que le fuese solicitado tal extremo.