Segarra lamenta la tendencia de llevar a los tribunales "la vida política" y su afección a la gestión municipal

Actualizado 05/07/2015 4:49:08 CET

SEVILLA, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

La fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra, lamenta en la memoria de su departamento relativa al pasado año 2013 la "tendencia" de llevar a los tribunales "la vida política", pues "sigue siendo tónica general", tratándose "de casuísticas delicadas y que al reiterarse creo indudablemente que llegan a afectar a la gestión municipal".

En la memoria, consultada por Europa Press, Segarra pone de manifiesto que este tipo de casos "determinan la continua revisión de expedientes de contratación, de forma que la Fiscalía acaba revisando de forma generalizada una gestión municipal, pervirtiendo el papel que debemos llevar en estos procedimientos".

La fiscal jefe añade que, "en contadísimos casos, notificado el archivo en estos casos, se ha acudido a los tribunales por parte de los denunciantes, lo cual es un dato más que sugerente de la más que escasa convicción que guiaba la denuncia ante Fiscalía y la suficiente rentabilización por parte del denunciante del mero hecho de haber interpuesto denuncia" ante el Ministerio Público.

1.118 DILIGENCIAS DE INVESTIGACIÓN INCOADAS EN 2013

Además, y según los datos de la memoria, la Fiscalía incoó en 2013 un total de 1.118 diligencias de investigación, un uno por ciento más que en 2012, acordándose presentar denuncia o querella ante los juzgados en el 30,5 por ciento de los casos, lo que supone un 15,6 por ciento más que en 2012.

Del total de incoaciones, hasta 336 fueron desarrolladas por la Fiscalía de Seguridad Vial. Finalmente, el fiscal del ramo interpuso 251 denuncias por conducción sin permiso y tres por conducción bajo los efectos de las drogas.

La memoria también hace referencia a las denuncias por la presunta sustracción de bebés entre 1960 y 1980, aunque Segarra destaca que "están teniendo hasta la fecha un destino único: archivo debido a no encontrar pruebas de los hechos denunciados tras muy laboriosas investigaciones que todavía continúan".

En 2013, y en cuanto a bebés robados, se registraron once nuevas incoaciones y se archivaron cinco casos.

La memoria destaca, asimismo, las 58 incoaciones por delitos contra la administración pública, destacando las 43 incoaciones por delitos de prevaricación y 15 por delito de malversación. Finalmente, se interpusieron denuncia en un total de diez de los casos estudiados.

MÁS ESCRITOS DE ACUSACIÓN

La memoria, asimismo, recoge el aumento de un cuatro por ciento en el número de escritos de acusación formulados en procedimientos abreviados, registrándose en 2013 un total de 6.848 escritos de calificación, mientras que también "ha aumentado levemente", en concreto un 0,2 por ciento, el volumen de calificaciones presentadas por la Fiscalía de Sevilla en diligencias urgentes.

De otro lado, los fiscales de Sevilla asistieron durante el pasado año a un total de 22.702 juicios, aunque se habían preparado un total de 30.105, una cifra que, según Segarra, "no debe olvidarse, pues el esfuerzo de la Fiscalía es el mismo se celebre o no el juicio y a la postre una suspensión duplica el trabajo, pues otro fiscal deberá preparar ese mismo juicio en posterior o sucesivos señalamientos".

La fiscal jefe considera que, por ello, "las suspensiones son una cifra frustrante para los juzgados", precisando que los volúmenes de suspensiones son del 21,55 por ciento en los juicios de faltas, del 30,69 por ciento en los juzgados de lo Penal y del 21,51 por ciento en la Audiencia Provincial.

La razón de esto último, "evidentemente, obedece a la situación de sobrecarga de estos juzgados, cuyas plantillas de secretaría están viviendo una continua fuga de personal hacia otros puestos de trabajo más gratificantes y que cuentan con una plantilla interina de gran movilidad, lo que ha repercutido enormemente en la calidad del trabajo desplegado en estos órganos judiciales".

La memoria también recoge que, en el año 2013, los juzgados de lo Penal dictaron 7.786 sentencias, un 9,78 por ciento más, todo ello a pesar de "no haberse creado ningún órgano nuevo", aunque "desgraciadamente su carga competencial ha rebosado y absorbido de forma completa a los dos nuevos órganos creados en los años 2009 y 2010". Además, las sentencias condenatorias supusieron el 78,62 por ciento del total, un 13,1 por ciento más que en 2012.