Sevilla.- La clínica Sagrado Corazón, primer centro de la provincia en incorporar la fotovaporización por láser verde

Actualizado 02/02/2006 19:10:33 CET

SEVILLA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La clínica USP Sagrado Corazón de Sevilla se ha convertido en el primer centro hospitalario de la capital hispalense en incorpor la fotovaporización por láser verde en el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata, un trastorno que afecta a uno de cada cuatro hombres de entre 40 y 50 años y al 80 por ciento en mayores de 70 años.

Según explicó hoy el jefe del Servicio de Urología de este centro, el doctor José María Pena, esta nueva técnica consigue minimizar los efectos secundarios de la cirugía convencional, logro que consideró muy importante, ya que, según dijo, la hiperplasia benigna de próstata supone la segunda causa de intervención quirúrgica en el Sistema Nacional de Salud (SNS).

En concreto, esta nueva técnica endourológica consigue minimizar los riesgos y complicaciones que entrañan los abordajes clásicos, un menor sangrado, reducir el ingreso hospitalario y eliminar los riesgos de impotencia e incontinencia urinaria.

Los estudios realizados sobre la prevalencia de esta enfermedad indican que uno de cada cuatro varones de 50 años padece sintomatología moderada a grave de hipertrofia prostática, la mitad de los mayores de 65 años y nueve de cada diez mayores de 80 años.

Debido a los síntomas de la enfermedad, muchos hombres cambian su estilo habitual de vida por presentar micciones frecuentes y escasas tanto de día como de noche, ganas constantes de orinar, imperiosidad urinaria, emisión de sangre en orina e infecciones urinarias, entre otras disfunciones.

La hiperplasia benigna de próstata (HBP), denominada también adenoma de próstata, es una enfermedad que afecta fundamentalmente a hombres mayores de 50 años y constituye la segunda causa de cirugía más frecuente en el Sistema Nacional de Salud, después de la cirugía de cataratas. Esta patología consiste en un aumento no canceroso del tamaño de la próstata, que puede causar problemas en la micción.

Así, y a medida que aumenta el tamaño de la próstata, la uretra se comprime lo que provoca que la micción sea cada vez más difícil. De esta forma, la vejiga desarrolla un comportamiento anormal y empieza a contraerse, incluso cuando contiene pequeñas cantidades de orina, provocando micciones más frecuentes.

Como consecuencia de esta alteración, la pared de la vejiga se vuelve más gruesa e irritable y finalmente se debilita, pierde elasticidad y la capacidad de vaciarse por completo.

Los síntomas de esta enfermedad se expresan por la dificultad para almacenar la orina normalmente (micción frecuente, diurna y nocturna), así como por la dificultad para vaciar la vejiga normalmente (retraso en el inicio de la micción, sensación de micción incompleta, goteo postmiccional, micción intermitente o retención urinaria aguda, entre otras).

TECNICA DE FOTOVAPORIZACIÓN

En concreto, la fotovaporización de próstata es un método indoloro y ambulatorio de extirpación de la glándula prostática, indicado para la hiperplasia benigna de próstata. Esta técnica se realiza a través de un sistema óptico muy delgado que se introduce en la uretra y por el que circula una fibra láser KTP Luz Verde que aplica la energía láser directamente en la zona que se quiere extirpar.

A diferencia de otros tratamientos que penetran en profundidad en los tejidos, el alto poder del láser KTP Luz Verde vaporiza el tejido, si bien penetra mínimamente en el tejido normal de la próstata, con lo que los síntomas de irritación se reducen considerablemente y la recuperación es rápida e indolora.