Sevilla.- Tribunales.- Ruiz Lucas afirma que no hubo amenazas a una finca "que pretendía ocupar terreno público"

Actualizado 02/02/2006 19:47:32 CET

SEVILLA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de la localidad sevillana de Castilblanco de los Arroyos, el independiente Manuel Ruiz Lucas, señaló hoy que la denuncia interpuesta por la Hacienda Valdeaguas contra su persona por una falta de amenazas, cuyo juicio se celebró hoy en el Juzgado de Instrucción número 19 de Sevilla, es "falsa", ya que "lo único que pasó fue que nos opusimos a que la finca ocupara una zona de ocio y de recreo, y me imagino que de habernos opuesto a ello ha nacido esta denuncia".

En declaraciones a Europa Press, Ruiz Lucas precisó que tanto él como distintos concejales del gobierno municipal y representantes de ocho asociaciones del municipio, más los propietarios de la finca en cuestión, comparecieron en junio de 2005 en la zona denominada Siete Arroyos, citados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CGH).

El objeto de dicha comparecencia tenía su origen, según el regidor castilblanqueño, en la pretensión de los propietarios de Valdeaguas de ocupar el cauce del río Siete Arroyos, "trasladando la valla de la finca de un lado a otro del mismo con la disculpa de limpiar ese cauce".

El Ayuntamiento y las asociaciones alegaron en tiempo y forma contra la pretensión de los propietarios de la finca de ocupar de forma privada lo que es "una zona de dominio público y que se utiliza habitualmente para el ocio y disfrute de los vecinos del municipio y de la provincia de Sevilla", según indicó el alcalde.

También negó haber hablado de "cazar y de hacer fuegos", en referencia a las acusaciones de la finca, según las cuales Ruiz Lucas dijo a los propietarios que tenían que contratar trabajadores de Castilblanco para repercutir en el bien del municipio, así como permitir a los habitantes del pueblo cazar libremente en los terrenos de Valdeaguas, manifestando que la finca "podría salir ardiendo" ante la negativa de estos.

Ruiz Lucas concluyó, no obstante, diciendo que se somete "por completo" a la decisión de la autoridad judicial. El Ministerio Fiscal solicitó, en base a la testifical y al resto de pruebas presentadas, la condena del alcalde al pago de una multa de cuota diaria durante 20 días. En opinión del abogado de la acusación, Rafael Villegas, ejercida ésta por el propietario de la hacienda, A.W.L.C.R., es "bochornoso el simple hecho de que el Ministerio Público considere probado que el alcalde ha amenazado a los propietarios de una finca con meterle fuego a ésta", por lo que pidió su dimisión.

Ruiz Lucas negó durante todo el proceso haber inferido esas amenazas, en un tono que la acusación consideró "prepotente y chulesca". Como testigos declararon, por parte de la defensa, un hombre perteneciente a una asociación de la localidad, y por parte de la acusación una funcionaria pública de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.