Publicado 23/02/2015 16:13CET

El tiempo permanecerá estable durante la semana en Andalucía al darse temperaturas preprimaverales y no preverse lluvias

SEVILLA, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

La comunidad andaluza mantendrá unas condiciones climatológicas de "estabilidad" atmosférica durante toda la presente semana como consecuencia de la situación anticiclónica presente al Oeste de la Península ibérica, que se traducirá en una ausencia prácticamente total de precipitaciones y unas temperaturas algo más altas que las experimentadas en días pasados.

Según ha expuesto a Europa Press el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Andalucía, Ceuta y Melilla, Luis Fernando López Cotín, esta situación, en la que los termómetros mantendrán los registros preprimaverales ya planteados durante este sábado y domingo, e incluso con una "ligera" tendencia a la subida a finales de la presente semana, se corresponde con el orden de valores de esta época del año.

"Este invierno se han registrado algunos episodios bastante más fríos, pero ya nos vamos aproximado a la primavera", ha asegurado López Cotín, que, con todo, avisa de que sería "muy aventurado" suponer que no se van a producir más episodios de bajada de temperaturas, puesto que, de hecho, en la mitad oriental de la Península seguirán dándose vientos de componente norte que harán que "se siga hablando de situaciones adversas".

De hecho, si en Andalucía la tesitura meteorológica se estabiliza, con el viernes 27 de febrero como el presumible pico de máximas en esta semana, se dará por otro lado en España la llegada de un nuevo temporal que afectará sobre todo al litoral de Galicia, Cantábrico, al noreste peninsular y a Baleares, donde el estado de la mar será adverso, según la Aemet, que también espera precipitaciones de lluvia y nieve, así como rachas de viento fuerte hasta el viernes.

A lo largo de la semana, la cota de nieve oscilará, de modo que este martes desciende hasta los 500 o 700 metros en el norte y luego subirá de forma progresiva el miércoles al paso de un frente cálido y se situará en general por encima de los 1.400 metros ese día. El jueves estará "relativamente alta" y el viernes volverá a bajar.

Las acumulaciones de nieve más importantes se prevén en los Pirineos, donde podría haber más de un metro de nieve nueva --con el consecuente aumento en el riesgo de aludes-- y en el sistema Cantábrico y zona norte del sistema Ibérico. La subida de la cota de nieve, al tiempo que se mantienen las precipitaciones persistentes, puede dar lugar a importantes deshielos en los sistemas montañosos afectados.