Publicado 25/02/2015 17:13CET

Tomares nombra hijo adoptivo al director del coro de campanilleros

SEVILLA, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Tomares ha nombrado a Francisco Tovar Luque, director, maestro y solista del Coro de Campanilleros de Tomares durante más de 20 años, como hijo adoptivo de la citada localidad sevillana.

En este sentido, cabe recordar que el Ayuntamiento le ha concedido por unanimidad del pleno, este alto galardón, "el máximo honor al que puede optar una persona no nacida en el municipio". "Un título que le llega a la edad de 75 años en reconocimiento a su arte, gran valía humana y por haber sido una persona fundamental en la fundación, desarrollo y crecimiento del Coro de Campanilleros de Tomares, una agrupación nacida en 1989 con objeto de recuperar esta tradición popular que se había perdido en el municipio para anunciar cada año a los vecinos la llegada de la Navidad", señala en un comunicado el Ayuntamiento.

Así, subraya que se trata de un "merecido e importante" galardón que se le ha concedido, primero, por haberse instalado en Tomares tras su regreso de Alemania, convirtiéndose en un "tomareño por vocación y elección; segundo, por su gran valía artística; en tercer lugar, en reconocimiento a la importante labor realizada por este músico a favor de la defensa, recuperación y promoción de las tradiciones tomareñas; y en cuarto lugar, porque esta petición cuenta con el respaldo de numerosos vecinos".

Y es que, Francisco Tovar, es una persona "muy querida por los tomareños, una persona que ha dado mucho por Tomares, y que con este nombramiento, los vecinos, el Coro de Campanilleros y el Ayuntamiento quieren devolverle una parte de lo mucho que ha dado por este municipio y sus tradiciones".

Una distinción que ha llenado de emoción al propio Francisco Tovar, en un acto en el que ha estado arropado por su mujer, María Vázquez Gordillo, con la que ha celebrado sus Bodas de Oro el pasado 4 de octubre, su hijo Francisco Javier, y numerosos amigos. "Estoy muy emocionado, my agradecido, muy contento y feliz, pues ser nombrado Hijo Adoptivo de Tomares era el último deseo e ilusión de mi vida. Quiero a Tomares de todo corazón, por lo que me gustaría que el día de mañana mis restos se queden aquí para siempre", ha expresado emocionado Francisco Tovar.

Tovar nació en el municipio vecino de Castilleja de la Cuesta en 1939, pero como otros muchos españoles, tras pasar unos años en Frankfurt (Alemania), vino a recalar a Tomares, donde fija su hogar familiar y su trabajo en 1984, haciéndose cargo de la Taberna Francisco Alegre, en la calle Cristo de la Veracruz, lugar donde sus amigos los tomareños José Manuel Bastida, José Estrada y Antonio Martín vienen a proponerle la creación del Coro de Campanilleros en 1989, con idea de recuperar para Tomares los tradicionales cantos de campanilleros de sus abuelos.

Una agrupación musical a la que el pasado 2 de diciembre el Ayuntamiento le rindió homenaje en su XXV Aniversario. Es una formación con cuatro discos y más de 200 composiciones que hablan del sentir de los tomareños y costumbres de Tomares, compuestas por el vecino Manuel Martín. "25 años llevado el nombre de Tomares por todos los municipios de Andalucía donde han actuado y recibido premios, un coro que ha pasado de sus 18 integrantes iniciales a los 30 actuales, cinco quinquenios en los que han sido muchos los que han cantado bajo la batuta de Paco Tovar, un artista con mayúsculas, y ahora, de Antonio Cimarro, su predecesor", conlcuye.