Víboras cree que "lo peor del veto ruso está por venir" y que lo más preocupante es la posible distorsión en los precios

Actualizado 05/07/2015 9:07:19 CET
Elena Víboras en el pleno del Parlamento andaluz
EUROPA PRESS/PARLAMENTO ANDALUZ

SEVILLA, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Elena Víboras, ha augurado este miércoles que "lo peor" del veto ruso "está por venir" y que lo que más le preocupa de este bloqueo a las importaciones agroalimentarias de la Unión Europea (UE) "es el impacto en la cadena de valor", es decir, "las distorsiones en los precios de producciones que saturan el mercado al perder el destino inicialmente previsto".

Así lo ha dicho Víboras en el Pleno del Parlamento andaluz, donde ha lamentado que el veto continúe pese al alto el fuego acordado el pasado viernes y donde ha advertido de que el impacto de este "nuevo telón de acero" está siendo "muy difícil de calcular", entre otras cosas, porque nuestros productos con mayor proyección --frutas y hortalizas-- "empiezan ahora la campaña y muchos de estos productos no están contemplados en las ayudas".

Con todo, ha señalado que sí es posible dar algunas cifras de la dimensión que supone el cierre del mercado ruso y, en lo que respecta a las exportaciones, ha recordado que la Unión Europea (UE) hizo un primer cálculo de las pérdidas en 5.252 millones de euros, pese a lo cual, la Comisión sólo ha anunciado varias medidas para ciertas producciones por un valor de 158 millones de euros más lo dedicado a lácteos.

Para Víboras, esta respuesta comunitaria es "claramente insuficiente". "Es una respuesta corta, desequilibrada y peligrosamente inconcreta. Corta en la cantidad asignada y en su alcance temporal, ya que con 158 millones no se pueden compensar unas pérdidas estimadas en 5.252; corta en su vigencia porque no pueden acabar en noviembre cuando el veto está anunciado por un año; y desequilibrada por el desigual reparto de las ayudas, con 32 millones, que es lo que más nos afecta, 80 a manzanas y peras y, el resto, para los demás productos afectados".

Ante ello, y tras lamentar que sea el sector agroalimentario andaluz el que esté "pagando los platos rotos de un desaguisado del que no es responsable ni parte", la consejera ha destacado la actitud de Andalucía en la gestión de esta crisis frente a la "falta de contundencia" del Gobierno de la Nación, al que ha afeado su "falta de contundencia y pulcritud" a la hora de exigir más ayudas para España.

"Andalucía sí sabe cómo gestionar las crisis porque, desgraciadamente, no es la primera guerra que nos toca batallar", ha dicho para referirse a la conocida como 'crisis del pepino'.

En esa línea, ha asegurado que la Junta seguirá "haciendo sus deberes" para "exigir rigor en las herramientas de apoyo" y seguirá defendiendo los intereses de los agricultores andaluces "ante el Ministerio y las entidades comunitarias, apoyando su labor y defendiendo sus justas demandas". "Reivindicaré alto y claro lo que es justo para el sector", ha apostillado Víboras, quien ha valorado que Andalucía haya sido la primera comunidad autónoma, junto con Aragón, en publicar la instrucción por la cual los productores puedan acogerse y ejecutar la retirada o la renuncia.

También ha celebrado que, en colaboración con el banco de Alimentos de Andalucía, se esté trabajando para que las frutas y hortalizas retiradas del mercado (por gestión de crisis) tengan un aprovechamiento social, beneficiando a más de 125.000 andaluces.

Ha recordado que se ha solicitado la inclusión de productos andaluces vulnerables como el calabacín, la berenjena, la judía verde, los cítricos y los productos subtropicales. Hasta ahora, el Ministerio sólo ha pedido en Bruselas la incorporación de los cítricos; el mantenimiento de las ayudas hasta que el mercado se estabilice y que las medidas de apoyo no se financien a costa del presupuesto de la PAC.

PP-A: EL GOBIERNO ESTÁ PONIENDO "LAS COSAS EN SU SITIO"

En el turno de intervenciones de los grupos, el diputado del PP-A Miguel Ángel Arauz ha lanzado un mensaje de "absoluta tranquilidad" al sector agroalimentario porque, según ha indicado, hay un Gobierno de la Nación que "está defendiendo a los agricultores y ganadores, que tiene voz y autoridad en Europa y que está poniendo las cosas en su sitio", por lo que ha pedido que no se utilice a los agricultores para la "confrontación".

Tras apuntar que en un solo mes ha habido 22 reuniones monográficas sobre este asunto, el diputado del PP-A ha reconocido que a su formación le hubiera gustado que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, hubiera presenciado hoy este debate y que, en vez de ir de viaje oficial a Marruecos, hubiera ido a Bruselas "a defender la posición española en este tema tan importante".

PSOE-A E IULV-CA

Por su parte, el parlamentario del PSOE-A Miguel Castellano ha rechazado los argumentos del PP-A y, como la consejera, ha incidido en lamentar que aún no se puedan siquiera cuantificar los daños de este veto y en criticar, igualmente, la actitud del Gobierno de España por no ser "la que se le exigía" ante la "gravedad" de este problema.

Tras insistir en que las compensaciones económicas de la Comisión Europea "no son sólo insuficientes sino incapaces de amortiguar el efecto que está teniendo ya el veto", ha reprobado que tanto la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, como el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le hayan "quitado importancia" a las consecuencias de este bloqueo y hayan dicho incluso "que el veto ruso era un acicate para los productores españoles" porque podía "servir de estímulo para promocionarse en otros mercados".

De su lado, la diputada de IULV-CA María Dolores Quintana ha mostrado "la solidaridad, apoyo y compromiso" de su grupo con el sector de la agricultura, que en estos días vive "momentos muy difíciles" por una crisis "de origen político" y cuyos "platos rotos" están pagando los agricultores. En su opinión, hay una solución "inmediata" para que cese este bloqueo, que no es otra que desde la Unión Europea se retiren las sanciones a Ucrania.

Así, tras afirmar que la UE se está equivocando con su política de "seguidismo" de las sanciones promovidas por Estados Unidos, Quintana ha lamentado que la agricultura sea utilizada como "moneda de cambio", advirtiendo de las "terribles consecuencias" que ello puede tener. Y es que, según ha recordado, las campañas aún no han empezado y aún no se está notando en su totalidad la magnitud del problema.

Para leer más