Actualizado 18/01/2008 16:11

Innova.- Banco Santander y Universidad de Zaragoza crean una cátedra de nuevas tecnologías en formación universitaria

Botín dice que la universidad es el eje de la responsabilidad social corporativa del banco y recuerda que concedieron 8.000 becas en 2007

ZARAGOZA, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Banco Santander y la Universidad de Zaragoza han creado hoy una cátedra de nuevas tecnologías en formación universitaria, según explicó hoy el presidente de este banco, Emilio Botín, tras firmar con el rector de la institución académica, Felipe Pétriz, dos acuerdos para ampliar la colaboración existente entre ambas instituciones.

La nueva 'Cátedra Banco Santander' continúa una línea recogida en convenios anteriores que ha hecho posible la habilitación de aulas informativas y campañas de acceso a ordenadores portátiles. La cátedra se centrará en la formación, desarrollo e investigación sobre el uso de las nuevas tecnologías en la docencia universitaria.

Además, la ampliación de la colaboración suscrita hoy supone que el Banco Santander incremente en 20 el número de becas para estudiantes latinoamericanos en la Universidad de Zaragoza, que sumadas a las diez existentes hacen un total de 30.

Las diez becas que ya existían son para doctorandos y se corresponden con el programa 'Americampus', que ahora se aumenta hasta 20 becas. La Universidad de Zaragoza recibirá, asimismo, diez becas más de otro nuevo programa de movilidad iberoamericana, que en total está dotado con 500 becas.

Botín recordó que la colaboración entre la Universidad de Zaragoza y su banco lleva desarrollándose desde 1999 e incluye, además de lo mencionado, un programa de profesores visitantes de excelencia, que ha permitido a la universidad aragonesa compartir conocimientos con más de cien profesores extranjeros de reconocido mérito y la rehabilitación del Edificio Paraninfo, que se inaugurará en los próximos meses.

El banquero deseó también que la colaboración se pueda extender en un futuro a la experiencia internacional de su carnet universitario, que actualmente poseen 3.740.000 universitarios de 229 universidades de América, España y Portugal.

UNIVERSIDAD, EJE FUNDAMENTAL.

El presidente del Banco Santander recordó que la ampliación de las becas a Latinoamérica se ha tomado en el año en que el banco celebra su 150 aniversario, y en consonancia con su convencimiento de que "hay que contar con una educación superior de excelencia para progresar a una sociedad más abierta, más próspera y económica y socialmente más integrada".

El banquero aseguró que "nuestra apuesta institucional por la universidad es estratégica y el eje fundamental de nuestras políticas de responsabilidad social corporativa" y comentó que ya cuenta con 625 convenios bilaterales de colaboración con universidades de España, Portugal, Reino Unido y América y se acaban de iniciar marcos de colaboración con Rusia y Estados Unidos.

El año pasado, el Banco Santander concedió 8.000 becas y ayudas al estudio y aportó 95 millones de euros al mundo universitario, una parte de ellos para la plataforma de cooperación y encuentro interuniversitario Universia, en la que están presentes 1.056 universidades.

NECESIDAD DE MEJORAR.

Emilio Botín también incidió en la necesidad de mejorar la transferencia del conocimiento que se genera en la universidad al tejido empresarial, puesto que, en España el gasto interno en Innovación y Desarrollo representa el 1,13 por ciento del Producto Interior Bruto, frente al 1,8 de la Unión Europea y el número de patentes solicitadas por millón de habitantes está en 30,5 frente a las 160 de la UE.

En su opinión, "nuestras universidades no se encuentran hoy entre las destacadas en los distintos rankings internacionales y esto no se corresponde con la calidad y el nivel profesional de los equipos humanos, de profesores, científicos y gestores universitarios o de las infraestructuras, recursos y medios con los que cuentan".

Esto, a su entender, "tiene mucho más que ver con la necesidad que tiene nuestra universidad de acercarse más a la empresa y al mismo tiempo de las empresas por conocer mejor lo que la universidad ofrece; se trata de una tarea de todos, los gestores universitarios, los cuerpos docentes, los investigadores, las empresas y las administraciones públicas", dijo.

FELICITACIONES A PÉTRIZ.

Emilio Botín aprovechó su visita a Zaragoza y su intervención pública para despedirse el rector, Felipe Pétriz, que tras ocho años de mandato al frente de la institución académica no puede volverse a presentar al cargo. "Es una pena que no sigas de rector, tu labor en estos ocho años ha sido buenísima", afirmó el banquero.

Asimismo, se refirió a su "ejemplo como rector" y su "compromiso con la Universidad de Zaragoza y con el conjunto de las universidades españolas desde sus responsabilidades al frente de la Red Universitaria de Asuntos Estudiantiles", así como a "su activa participación en la aplicación del llamado Proceso de Bolonia".

Botín también destacó "el espíritu de mejora" de Pétriz y su equipo, agradeció la confianza del rector en el Banco Santander, además de manifestar su deseo de seguir colaborando con esta institución.

PROXIMIDAD EN LOS MOMENTOS CLAVES.

El rector Felipe Pétriz agradeció al banquero "su proximidad en los momentos claves de mi experiencia como rector", como fue la primera reunión, al inicio de su mandato al frente de la Universidad de Zaragoza para concretar la participación de la institución académica en Universia.

También, que en 2002 fuera uno de los primeros apoyos que obtuvo para financiar la rehabilitación del Edificio Paraninfo de la Universidad. Además, agregó, en 2004, cuando el rector iba a optar para ser reelegido, "vino a reforzar el convenio" que hoy se ha ampliado y en 2008 "viene de nuevo, cuando acaba mi mandato".

Pétriz aseguró que Botín "está al frente de un movimiento social" de apoyo al sistema universitario español y latinoamericano en un momento en el que el primero va a ser reformado, dijo, en relación a la puesta en marcha el próximo curso de la adaptación de España al espacio europeo de educación superior.

Este último debe permitir, subrayó, "no sólo la renovación de los títulos, sino que la auténtica revolución es aprovecharlo para renovar las metodologías docentes" y caminar así en una mejora de la formación de los jóvenes universitarios.