Aragón acoge a cerca de 1.900 refugiados desde 2015

Publicado 18/06/2019 14:52:27CET

ZARAGOZA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un total de 1.898 refugiados han sido acogidos en Aragón desde la puesta en marcha en 2015 del Programa de Acogida e Integración para solicitantes y beneficiarios de protección internacional del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, un programa desarrollado en la Comunidad a través de convenios con diferentes entidades sociales y apoyado por el Gobierno autonómico a través de sus servicios públicos.

Este es uno de los datos que ha dado a conocer la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón en funciones, María Victoria Broto, en el transcurso de los actos que, con motivo del Día Internacional del Refugiado --que se celebra el 20 de junio--, se han celebrado este martes en el Edificio Pignatelli, sede del Gobierno de Aragón.

Estos actos han sido organizados por la Dirección General de Igualdad y Familias y han colaborado la Casa de las Culturas del Ayuntamiento de Zaragoza, Asociación ACCEM, Cruz Roja, Diaconia, Fundación APIP_ACAM, Fundación CEPAIM e Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, ha informado el Ejecutivo autonómico en una nota de prensa.

Distribuidos por años, en 2015 llegaron a Aragón 35 refugiados; en 2016 fueron 153; en 2017, 517; en 2018, 831, y en 2019, hasta 31 de marzo, 358. El Gobierno de Aragón ha apuntado que no todas estas personas permanecen en tierras aragonesas ya que algunos han decidido moverse a otras Comunidades autónomas o a otros países.

En lo que va de año, el mayor número de refugiados acogidos en Aragón procede de Venezuela (29), seguidos por los ucranianos (17), sirios (14) y colombianos (11). También en menor medida han llegado de Albania, Honduras, Palestina, Costa de Marfil, Mali, Nigeria, Rusia y Turquía.

En cuanto al perfil de las personas llegadas en este año, de los 358, 144 han sido mujeres y 214 hombres y la mayoría --207-- tenían entre 18 y 40 años. Además, 90 tenían menos de 17 años.

BALANCE Y REIVINDICACIÓN

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales ha sido la encargada de inaugurar el programa de actos. Ha señalado que estas jornadas sirven, por una parte, para analizar cómo se ha vivido el proceso de acogida en Aragón, para hacer reivindicaciones ante el Gobierno central, como mayor autonomía de las Comunidades y para subrayar "de una forma personal a cada uno de los refugiados".

"Hablamos de ellos, pero hay que entender que son historias que les suceden a una familia, a una persona, a unos niños; tenemos que ver su cara y sus ojos", ha asegurado.

Ha recordado, además, que Aragón fue la primera Comunidad que elaboró un protocolo de acogida y ha agradecido la colaboración de ayuntamientos, asociaciones y entidades sociales que se encargan de la acogida de estas personas.

La directora general de Integración y Atención Humanitaria del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Estrella Rodríguez Pardo, ha impartido a los asistentes a la jornada la ponencia 'La acogida e integración de las personas solicitantes de protección internacional en España'. El acto ha sido clausurado por la directora general de Igualdad y Familias, Teresa Sevillano.

Tras la charla, los asistentes han podido disfrutar de un café de comercio justo y de la exposición fotográfica 'Imágenes por la integración y la diversidad', que se ha instalado en diferentes patios del Edificio Pignatelli.

El programa se completa con la visualización del documental encargado por el Gobierno de Aragón a Vicky Calavia 'En tu piel' y la presentación de la guía didáctica que lo acompaña y que ha sido elaborada por los docentes Manuel Pinos y Francisco Bailo.

La jornada de la mañana se ha cerrado con la mesa de debate 'Historias de vida en una mochila', protagonizada por cinco parejas formadas por un refugiado y una persona que no ha tenido que huir y que están relacionadas por su profesión. Ha sido conducido por Pilar Bernadó, coordinadora autonómica de la Fundación Cepaim. Por la tarde, se ofrecerá una recepción a las personas refugiadas en los jardines de la sede del Instituto Aragonés de la Juventud.