Actualizado 09/11/2014 14:18 CET

Casi 50.000 cazadores cuentan con licencia

Caza
Foto: EUROPA PRESS

ZARAGOZA, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La Comunidad autónoma registra casi 50.000 licencias de caza en vigencia, según los datos del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA), órgano responsable de su tramitación.

   En concreto, hay 49.627 licencias, 49.874 si se suman las de caza sin armas. "Son cifras que ponen de manifiesto el prestigio y potencial de Aragón para todo lo relacionado con las actividades cinegéticas", ha indicado el director general de Conservación del Medio Natural del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Pablo Munilla.

   En este contexto, ha sostenido que la caza es "un importante recurso a valorar", dado que alrededor de ella existe "un entramado socioeconómico que genera muchos recursos, distribuidos normalmente de forma homogénea a lo largo de todo nuestro medio rural que necesita ahora, más que nunca, de actividades que lo revitalicen y consoliden para el futuro".

   Por provincias, en Zaragoza hay 18.809 licencias, en Huesca 9.227 y Teruel 7.338. Los cazadores residentes en la Comunidad Autónoma suman, por tanto, 35.374. La diferencia hasta las 49.874 licencias pone de manifiesto que 14.500 están en manos de cazadores de otras Comunidades autónomas.

CATALUÑA, PAÍS VASCO, COMUNIDAD VALENCIANA Y NAVARRA

   Cazadores de Cataluña, País Vasco, Comunidad Valenciana y Navarra son los más numerosos con licencia expedida en Aragón. De esta forma, cuentan con permisos en vigor para cazar en la Comunidad autónoma aficionados residentes en Barcelona (3.046), Valencia (1.892) Navarra (1.874), Castellón (1.597), Tarragona (1.294), Guipúzcoa (1.275) y Lérida (1.195), entre otros.

   La evolución de estas licencias a lo largo de los últimos años se ha mantenido estable. Una cuestión relevante es la gratuidad de las licencias para los cazadores residentes en la Comunidad autónoma mayores de 65 años.

   Estas licencias tienen en estos momentos validez por cinco años y se emiten una sola vez en este periodo, con la salvedad de que se empezaron a conceder con este sistema a partir de 2005.

   Este sistema supone que, una vez concedida o renovada la licencia de un cazador mayor de 65 años, no aparece en el cómputo en los cuatro años siguientes.

   No obstante, sí que se percibe un aumento de la edad media de los cazadores, "lo que pone de relieve que no se está produciendo el relevo generacional necesario para que se no se genere un problema en el futuro. Los cazadores son necesarios para el control poblacional de muchas especies de caza mayor en clara expansión", ha relatado Pablo Munilla.

   En cuanto al precio de las licencias, el INAGA aplicó a partir de 2012 un sistema de bonificaciones y recargos según el tipo de emisión con tres precios distintos (34.33, 35.00 y 38.15 euros en función del tipo de licencia).

LICENCIA INTERAUTONÓMICA

   La directora del INAGA, Nuria Gayán, ha explicado que, al año que viene, se va a poner en marcha la licencia interautonómica de caza, "que posibilitará cazar en varias comunidades autónomas con un solo trámite".

   Además, ha apuntado que en estos momentos se está tramitando en las Cortes de Aragón la modificación de la Ley de Caza de Aragón y, entre otros aspectos, "va a modificarse el régimen de las indemnizaciones  por daños debidos a los accidentes de tráfico relacionados con la actividad cinegética, indemnizaciones que suponen un coste elevado para este Instituto".

   Aragón cuenta con 702 cotos deportivos, 369 cotos municipales, 260 cotos privados, 11 cotos sociales, 24 zonas de explotación intensivas y 5 reservas de caza. Todos estos espacios suman 4,3 millones de hectáreas, el 91,72 por ciento del territorio de la Comunidad autónoma en las que es posible practicar alguna especialidad cinegética.

   Por el contrario, existen 49 zonas vedadas, seis espacios naturales protegidos, los seis monumentos naturales de muy poca extensión que tienen la calificación de no cinegéticos, y 136 zonas no cinegéticas voluntarias.

Para leer más