El Centro de Orientación Familiar Diocesano ayuda al reconocimiento de la fertilidad en las parejas


El Centro de Orientación Familiar Diocesano ayuda al reconocimiento de la fertil
CENTRO DE ORIENTACIÓN FAMILIAR DIOCESANO
Publicado 23/02/2019 12:39:34CET

También imparte talleres grupales de desarrollo personal y talleres de educación afectivo sexual en colegios

ZARAGOZA, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Orientación Familiar Diocesano Juan Pablo II 'www.cofzaragoza.com' se creó hace ocho años, centrándose en un primer momento en el acompañamiento y asesoramiento matrimonial, para ampliar después su campo de acción a otros ámbitos de la familia, como ayudar al reconocimiento de la fertilidad.

La directora del centro, Yolanda Latre, ha explicado en declaraciones a Europa Press que actualmente atienden unas 110 unidades familiares al año, de las que unas 20 o 25 son parejas o matrimonios que demandan el reconocimiento de la fertilidad.

Latre ha opinado que esta es una actividad "muy desconocida" en Zaragoza y, en su centro, la realizan dos instructoras que tienen la especialidad universitaria en Reconocimiento de la Fertilidad avalada por el Instituto Valenciano de Fertilidad, Sexualidad y Relaciones Familiares, junto con la sección española del Pontificio Instituto Juan Pablo II para estudios sobre el matrimonio y la familia.

Incluye la explicación de distintas técnicas para que una pareja "aprenda a conocer su ventana de fertilidad", una "enseñanza ecológica para conocer el día de máxima fertilidad" y facilitar el embarazo, o, al contrario, "postponerlo" para quienes no quieran utilizar la píldora o el preservativo por diferentes razones.

"Nos llaman para hablar de este tema porque es novedoso" y "el más ecológico antes de someterse a otras alternativas, como la reproducción asistida", ha apuntado la directora del centro, que ha aclarado que si bien depende del Arzobispado de Zaragoza, atienden a todo tipo de personas "con total respeto a su ideología o creencia" y, de hecho, "más de la mitad de los usuarios se reconocen no creyentes".

ORIENTACIÓN

La directora del centro se ha referido también a la labor de orientación y atención psicológica y ha comentado que si bien los primeros años la mayoría de las cuestiones que se referían a problemas matrimoniales, a día de hoy reciben una gran variedad de consultas, tanto sobre cómo hacer frente al duelo o la enfermedad o sobre la dependencia de los adolescentes a las nuevas tecnologías y las pantallas.

Además, trabajan con personas ya separadas o en proceso de separación que no pueden gestionar esta situación, junto a problemas de comunicación en la pareja y de tipo afectivo-sexual, paternidad responsable, infidelidades y adicción a la pornografía.

Asimismo, se aborda la educación de los hijos, el centro dispone de una asesoría jurídica matrimonial y ofrece atención al embarazo en situación de dificultad. En 2018, de las 651 consultas que han contabilizado, 269 han sido de psicología, 237 de orientación familiar, 94 de reconocimiento de la fertilidad y 42 con abogados, entre las más significativas.

Yolanda Latre ha comentado que desde el centro se ejerce una orientación familiar y se trabaja psicológicamente con cada miembro de la pareja, en cuestiones internas y en cambios de la conducta, procesos que pueden durar semanas o meses.

Asimismo, ha explicado, que su labor les hace conocer "el resultado de la separación matrimonial, cómo hay personas que se quedan deshechas y tiene que volver a levantarse porque la vida continua".

Otras cuestiones como drogodependencias, depresiones, alcoholismo, ludopatía o adicción al sexo se derivan a otras entidades de la ciudad que trabajan específicamente sobre estas materias tras una primera sesión de acogida.

TALLERES

La directora del centro ha indicado que otra de las actividades que ofrecen son talleres grupales de desarrollo personal, que tienen "mucho éxito" y en los que habitualmente participan personas que han acudido previamente a solucionar algún problema puntual y a quienes, una vez resuelto o mientras se está abordado, se les ofrecen estos talleres para "que no vuelva a repetirse la crisis y tengan herramientas para hacerle frente".

Se imparte desde hace siete años, con unas 30 personas de media al año, que durante todo un curso participan cada dos semanas en sesiones de formación y ayuda mutua. "Todos juntos, en grupo aprenden habilidades personales, asertividad, empatía y comunicación", ha relatado Latre.

Ha añadido que todos los años se llenan y quienes participan "van juntos aprendiendo a conocerse, compartiendo experiencias y hablando". Está liderado por un grupo de psicólogos.

Por lo que respecta a los talleres de educación afectivo sexual en colegios, Latre ha apuntado que es una de las actividades que quieren impulsar. Ha precisado que actualmente la imparten en nueve colegios concertados y un instituto público de Zaragoza y su objetivo es llegar a más centros.

En 2018, han participado 1.242 alumnos en 135 talleres impartidos a estudiantes de quinto de Primaria, primero y tercero de Educación Secundaria Obligatoria y, de forma excepcional, de Bachillerato.

Estas sesiones corren a cargo de cuatro profesionales, dos profesores, una enfermera y una monitora diplomada. Es la única actividad por la que el centro cobra una pequeña cantidad a los colegios.

Además, estos talleres cuenta con una subvención de 3.000 euros de Acción Social Católica, que están destinados, entre otras cosas, a dar un apoyo económico a la persona que los coordina y una pequeña gratificación a los monitores que acuden a los centros.

OTRAS ACTIVIDADES

La directora del Centro de Orientación Familiar Diocesano ha manifestado que desde hace cuatro años también colaboran con la Universidad San Jorge, donde imparten sesiones sobre el reconocimiento de la fertilidad a alumnos de Ciencias de la Salud y sobre Doctrina Social de la Iglesia en el ámbito del matrimonio a alumnos de Derecho.

Además, "nos estamos convirtiendo en un Observatorio de la Familia y nos llaman de las parroquias" para abordar este tipo de cuestiones, para reconocer que el centro "está creciendo y al ser todo voluntarios es muy complicada la gestión puesto que cada uno da del tiempo libre que tiene, cuando dispone de él" por lo que ha deseado que haya más colaboradores.

Ha resaltado que para el centro la gratuidad de todas sus actividades, salvo las visitas a los colegios, "es un factor importante". Ha aclarado que puesto que en estos momentos es una labor profesional voluntaria, su tarea no es una intervención sanitaria psicológica o en otros ámbitos, sino un "acompañamiento y orientación, un counselling" por lo que ha descartado el intrusismo profesional.

En este punto, ha aclarado que profesionales y usuarios firman un documento donde reconocen que son conscientes de que "no somos un centro profesional, ni sanitario que compite con un gabinete". Ha comentado que los usuarios puede dar un donativo, "que se queda el centro para comprar libros, afrontar gastos, como la luz, o acudir a congresos vinculados con su trabajo voluntario".

30 PROFESIONALES

El Centro de Orientación Familiar Diocesano cuenta con 30 profesionales voluntarios, de los que 12 son psicólogos, entre ellos hay psicólogos clínicos, siete orientadores familiares --personas con una licenciatura y, además, estudios de orientación familiar--, dos instructores en reconocimiento de la fertilidad, tres abogados y una psiquiatra.

A estos se suman la dirección, secretaría y coordinación, así como las personas encargadas de atender la puerta y las llamadas y hacer la acogida, "que es muy importante", ha remarcado Latre. En su caso, es licenciada en derecho y posee un Máster en Orientación Familiar.

El centro cuenta con una aportación del Arzobispado de Zaragoza de 5.000 euros al año, más 3.000 que obtienen de donativos y otros 3.000 de la subvención destinada a los talleres de educación afectivo sexual. Tiene su sede en la calle Corona de Aragón de Zaragoza y su correo electrónico es 'cof@cofzaragoza.com'.

Contador