Comienza la instalación de 200 nuevos contenedores de reciclaje textil en los barrios


Zaragoza.- Comienza la instalación de 200 nuevos contenedores de reciclaje textil en los barrios
MIGUEL GRACIA
Publicado 08/05/2019 14:54:15CET

ZARAGOZA, 8 May. (EUROPA PRESS) -

El servicio de recogida de residuos textiles en Zaragoza se amplía con nuevos contenedores en la vía pública. La UTE conformada por A todo Trapo (Fundación para la inclusión Cáritas) y el proyecto aRopa2 de Tiebel Servicios de inserción, va a instalar 200 nuevos contenedores para la recogida selectiva de ropa en distintos barrios.

Este servicio tiene dos objetivos fundamentales: el ambiental y el social. El medioambiental busca lograr la recogida de 3.500 toneladas de ropa usada y otros textiles, que son unos 5 kilos por habitante y año.

En la actualidad, en Zaragoza se recogen 1.500 toneladas, unos 2 kilos por habitante y año con 150 contenedores aproximadamente entre las dos entidades.

De este modo, se da una segunda vida a la ropa, priorizando la reutilización por encima de la generación de un nuevo residuo. Si la ropa no está en condiciones de ser reutilizada, se recicla como trapo industrial.

El objetivo social busca crear 10 nuevos puestos de trabajo, llegando a consolidar la actividad en 33 personas, de las que 18 serán personas en riesgo de exclusión social, ya que el concurso para la autorización del uso de la vía pública ha sido un concurso restringido para empresas de inserción.

IMPACTO ECONÓMICO

El reciclaje textil también tiene un impacto económico directo en la ciudad, puesto que supone un ahorro directo al evitar el pago de las toneladas de ropa recogida como residuo y tratamiento (entre 80 y 85 euros), lo que conlleva el ahorro directo de 297.500 euros.

Asimismo, supone un ahorro indirecto al dejar de percibir las personas de inserción las ayudas sociales que perciben (ayudas de urgencia, IAI, entre otras) a lo que se suma el pago de impuestos.

Se trata de un "ejemplo exitoso" de cooperación entre dos empresas de la economía social y solidaria en vez de competir se unen y cooperan para sacar el proyecto de forma común siguiendo la máxima de 'frente a la competitividad, cooperación'. Asimismo, se trata de un ejemplo de bien común, puesto que son dos empresas cuya finalidad no es maximizar el beneficio económico, sino el beneficio social y medioambiental.

Los nuevos 200 contenedores estarán ubicados en vía pública y se distinguirán por el color naranja sanguíneo. Mezcla de los colores corporativos naranja de aRopa2 y rojo de A Todo Trapo.

Se realizará una instalación progresiva comenzando por el distrito del Actur para seguir por Casablanca, Oliver-Valdefierro, Distrito Sur y el barrio de Santa Isabel, hasta llegar con los 200 a todos los distritos de la ciudad.

Contador