Actualizado 16/02/2021 13:08 CET

Comienzan los trabajos de eliminación de especies de flora invasora en el tramo medio del Ebro

Estos trabajos forman parte de la Estrategia Ebro Resilence
Estos trabajos forman parte de la Estrategia Ebro Resilence - CHE

ZARAGOZA, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los trabajos de eliminación de especies de flora exóticas invasoras en el tramo medio del Ebro han comenzado esta semana, a través de la Estrategia Ebro Resilience, mecanismo de coordinación entre Administraciones para la reducción del riesgo de inundación desde Logroño a La Zaida (Zaragoza), con la implantación del programa de medidas del Plan de Gestión de Riesgo de Inundación de la Demarcación del Ebro.

Además, se ha iniciado la redacción de diez proyectos para la permeabilización de azudes en el Eje del Ebro, con objeto de recuperar la continuidad fluvial del río en esos tramos. La ejecución de estas labores supondrá una inversión de 1,2 millones de euros.

Ambos trabajos, con un presupuesto conjunto de 2,4 millones de euros y fruto de la coordinación entre el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la CHE y las Comunidades Autónomas de La Rioja, Navarra y Aragón, se integran en las acciones ambientales de Ebro Resilience que buscan la recuperación de los
ecosistemas como línea para reducir el riesgo de inundación.

ESPECIES INVASORAS

La retirada de especies de flora invasora se realiza en los ecosistemas que se prevén recuperar para el espacio fluvial y que se encuentran degradados por su presencia.

Las primeras intervenciones se desarrollan ya en el Ebro en Alfaro (La Rioja), Ebro en Buñuel, Navarra y en la Reserva Natural de Los Galachos de La Alfranca, en Zaragoza. El resto de puntos previstos son El Galacho de Juslibol y en el Camino Natural de La Alfranca, también en Aragón; en Ribaforada y Tudela, en Navarra, y en Calahorra y Aldeanueva de Ebro, en La Rioja.

El presupuesto total es de 1,2 millones de euros del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que ejecutará la Confederación Hidrográfica del Ebro en dos años. Como todas las intervenciones Ebro Resilience, estas acciones se han coordinado con las Comunidades Autónomas de La Rioja, Navarra y Aragón.

En los ecosistemas se realizarán acciones para la erradicación de la especie alóctona invasora caña común --arundo donax-- en alrededor de 70.000 metros cuadrados, y la eliminación de alrededor de 7.000 pies arbóreos de especies invasoras --acer negundo, robinia, ailanto, chopo papelero, fresno americano--.

En todas las zonas de intervención, en el caso de retirada de la caña, tras el triturado mecánico de la misma, el material se cubre con una lámina negra especial durante un periodo de 10 meses, con objeto de agotar el rizoma de la caña. Una vez acabado este proceso, se llevarán a cabo trabajos de restauración en las riberas mediante la plantación de especies autóctonas de acuerdo a sus necesidades hídricas.

AZUDES

Otra línea de actuación va encaminada a la mejora de la continuidad fluvial del río Ebro en su tramo medio. Con un presupuesto de 1,2 millones de euros se prevé la redacción, ya iniciada, de 10 proyectos de permeabilización de azudes mediante la construcción de escalas de peces, rampas, entre otros, y la ejecución de tres de ellos.

Los azudes sobre los que se realizan los proyectos han sido seleccionados por las Comunidades Autónomas de Navarra, La Rioja y Aragón. Los tres de los que se incluye la ejecución son el Azud de Pina en Aragón, el Azud de Valtierra en Navarra, y el Azud del Canal de Mendavia en La Rioja.

Los siete proyectos restantes corresponden a los azudes de las Norias y la Central Eléctrica en Gelsa, en Aragón); los azudes de Pignatelli y Carlos V en Fontellas (El Bocal), en Navarra y el azud del Romeral y dos azudes en Logroño, en La Rioja. En estos casos, los proyectos se entregarán a los propietarios de las infraestructuras para fomentar estas acciones ambientales.

EBRO RESILIENCE

En la Estrategia participan el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la Confederación Hidrográfica del Ebro y las Comunidades Autónomas de La Rioja, Navarra y Aragón. El planteamiento para todos los tramos es la protección de las zonas urbanas para avenidas con periodo de retorno de 25 años y para zonas no urbanas, conseguir la reducción de afecciones para avenidas
hasta un periodo de retorno de 10 años.

Las claves de Ebro Resilience son la coordinación y los nuevos enfoques para reducir el efecto negativo de los episodios de inundación, apostando por medidas combinadas que mejoren la capacidad de recuperación del territorio.

Junto con las acciones directamente ambientales como las iniciadas esta semana, se avanza en los trabajos principales como el estudio de 260 kilómetros de río, divididos en 15 tramos (concluidos ya seis de ellos), y alcanzando las 48.000 hectáreas del área de implantación de Ebro Resilience, centrada en el río Ebro y los tramos bajos de sus afluentes desde Logroño a La Zaida.

Además, se ha desarrollado una acción pionera para la evaluación del riesgo de inundación en 100 explotaciones agrarias y ganaderas que permite, a través de un cuestionario de autoevaluación, conocer su grado de exposición a la inundación, lasmedidas más eficientes para prevenir, proteger y preparar la explotación y el coste de
su aplicación.

También se encuentra en ejecución el proyecto de adecuación morfológica y restauración ambiental del río Ebro en el paraje de La Nava, en Alfaro, que supone una inversión de 2,2 millones de euros para la reducción del riesgo de inundación y la recuperación de los sotos ribereños.

Contador

Para leer más