Los consumidores moderados de cerveza tienen mejores hábitos alimentarios, según un estudio

Actualizado 05/12/2014 3:09:30 CET
Cerveza
CERVEZA Y SALUD

TERUEL, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los consumidores moderados de cerveza presentan mejores hábitos alimentarios y menor circunferencia de cintura que los no consumidores, según lo refleja el estudio 'Relación entre el consumo moderado de cerveza, calidad nutricional de la dieta y tipo de hábitos alimentarios'.

Este trabajo ha sido presentado este martes, 25 de noviembre, en el Colegio de Farmacéuticos de Teruel, y también sostiene que quienes consumen cerveza de forma moderada presentan mayores niveles de HDL o colesterol bueno y menores de LDL o colesterol malo que los no consumidores, mientras que la presión arterial no se vio influida por el consumo de esta bebida.

El estudio ha sido elaborado por la catedrática del Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, Rosa M. Ortega, y el catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y presidente de la Academia Española de Nutrición, Lluís Serra-Majem, han informado en una nota de prensa el Centro de Información Cerveza y Salud y el Colegio de Farmacéuticos de Teruel.

La investigación ha analizado los hábitos alimentarios de un grupo de adultos sanos de entre 18 y 50 años de edad, prestando especial atención a la incidencia de la ingesta moderada de cerveza en la calidad nutricional de su dieta.

Lluís Serra-Majem ha explicado que "a la luz de los resultados del estudio, las bebidas de baja graduación alcohólica como la cerveza y otras bebidas fermentadas pueden estar incluidas dentro de una dieta equilibrada como la mediterránea, siempre y cuando su consumo sea moderado".

Se entiende por este último que no exceda los 20 o 30 gramos de alcohol al día --entre 2 y 3 cañas al día para los hombres y 1 y 2 para las mujeres--, "a pesar de la creencia contraria que relacionaba la ingesta de bebidas con contenido alcohólico con el seguimiento de dietas inadecuadas", ha apuntado el especialista.

ANTIOXIDANTES NATURALES

Los resultados del estudio también muestran que la cerveza, debido a su contenido en antioxidantes naturales y concretamente en isohumulonas, podría tener un efecto antioxidante y protector frente a diferentes enfermedades, actuando además como regulador sobre la concentración sérica del colesterol en los individuos que la consumen en manera moderada.

Esto es así porque se relaciona con un aumento de la concentración de HDL o colesterol bueno, y una disminución del LDL o colesterol malo, en el caso de las mujeres y los hombres, respectivamente.

Asimismo, se han encontrado niveles superiores de vitamina D en sangre en aquellas mujeres que habían realizado un consumo moderado y habitual de cerveza, la cual se encarga de regular los niveles de calcio y fósforo en sangre, y está implicada en la protección frente a diversas enfermedades como la osteoporosis o la diabetes tipo 2, e inferiores de proteína C reactiva, indicador de oxidación asociado a un aumento del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y otras patologías.

En lo que respecta a la masa corporal, los consumidores moderados y habituales de cerveza presentan una composición corporal más adecuada que los no consumidores, especialmente en el caso de los varones, quienes poseen una menor circunferencia de cintura y porcentaje de masa corporal.

Lluís Serra-Majem ha explicado que la cerveza es una bebida que puede estar incluida dentro de una dieta saludable ya que, al estar elaborada a partir de ingredientes naturales (agua, cereal malteado y lúpulo) posee una serie de nutrientes derivados de los mismos, como las vitaminas del grupo B, los minerales, la fibra y los polifenoles o antioxidantes naturales, que le confieren su especial interés nutritivo.

Además, ha recordado que "el aporte calórico de la cerveza es muy inferior al de otras bebidas alcohólicas ya que una caña de 200 mililitros aporta sólo 84 kilocalorías" por lo que "un consumo de una cerveza diaria supone un porcentaje muy pequeño de la ingesta calórica diaria recomendada, que es de unas 2.000 calorías para las mujeres y 2.500 para los hombres".

Por todo esto, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria incluye en la Pirámide de la Alimentación Saludable --principal referente en material nutricional que integra todos los alimentos propios de nuestra dieta-- el consumo opcional y moderado de cerveza para adultos sanos.