Actualizado 28/05/2020 13:48:14 +00:00 CET

El Gobierno de Aragón hará un plan específico para gestionar las listas de espera

La consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, en su despacho.
La consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, en su despacho. - GOBIERNO DE ARAGÓN

ZARAGOZA, 28 May. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, ha manifestado que este miércoles se han publicado las listas de espera y su Departamento ha decidido realizar un plan específico para la gestión de las mismas, "resultantes del fenómeno COVID".

Así lo ha señalado en respuesta a una triple petición de comparecencia ante el pleno de las Cortes de Aragón, solicitada por PP, Ciudadanos y ella misma, la primera tras su toma de posesión al frente del Departamento de Sanidad el pasado 14 de mayo, después de la dimisión de Pilar Ventura, quien dejó el cargo tras afirmar que hacer materiales de protección caseros frente a la COVID-19 era "estimulante" para los trabajadores sanitarios.

La nueva consejera ha precisado que el 5 de mayo se remitió al Servicio Aragonés de Salud recomendaciones para iniciar la recuperación de la actividad programada hospitalaria y la vuelta a la nueva normalidad en los centros de salud, tras la suspensión de operaciones, consultas y pruebas diagnósticas que no fueran indemorables a causa de la COVID-19 y una atención primaria telemática.

Repollés ha resumido lo acontecido y ha expuesto el escenario inmediato hablado de cuatro "oleadas", una primera para "evitar el colapso" y atender los casos más graves cuando "la enfermedad nos llevaba la delantera" y "superado el pico de la pandenia" para su mitigación y ralentizar su difusión.

La segunda oleada se va a centrar en atender a pacientes urgentes por causas diferentes a la COVID-19, "personas en listas de espera quirúrgica, de consultas y pruebas complementarias", para lo que "poco a poco iniciamos la recuperación de la actividad, con la reintroducción de primeras vistas, intervenciones quirúrgicas programadas y pruebas diagnósticas no demorables", salvaguardando las condiciones de seguridad frente al coronavirus.

Repollés ha dicho que se priorizará en las operaciones a pacientes oncológicos y aquellos a quienes un mayor retraso puede afectar a su esperanza de vida o capacidad de recuperación.

TERCERA OLEADA

La consejera ha precisado que en una tercera oleada "se intensificará la demanda asistencial" al aparecer "las consecuencias de la interrupción de la atención de enfermedades crónicas, que tendremos que ir recuperando, pacientes demorables, programas de cribado de cáncer, vacunaciones e introduciendo la rehabilitación de pacientes que han superado la COVID-19".

Ha añadido que habrá una cuarta oleada cuando haya finalizado la desescalada, con "nuevas patologías que se han generado en este tiempo y que no hemos podido detectar por estar inmersos en la urgencia o porque se han originado en el domicilio durante el confinamiento".

Ha mencionado en este punto el síndrome de estrés postraumático, el síndrome de quemado en los trabajadores sanitarios, enfermedades mentales, y trastornos mentales leves, así como otras derivadas del impacto en la salud de la crisis económica y social.

"Nos estamos preparando para este escenario", además de que se puede producir "una nueva oleada" por la COVID-19, para lo que "hemos tenido que planificar una reserva estratégica de recursos" con el objetivo de afrontarla "con solidez".

MEDIDAS

La consejera ha expuesto algunas medidas ya tomadas, como la contratación de 39 médicos de familia y 105 enfermeras para potenciar la atención primaria, así como de 26 profesionales en Salud Pública para la identificación y seguimiento de contactos, manejo de los nuevos sistemas informáticos y coordinación.

Además, se ha ofertado un contrato a todos los médicos internos residentes que han acabado su formación este martes 26 de mayo. Durante la pandemia, se ha contratado 1.818 personas.

En relación con el personal, Repollés ha comentado que se han realizado hasta este lunes 21.451 pruebas de PCR o serológicas a 15.960 profesionales, resultado infectados el 6,48 por ciento, frente a 4,9 por ciento de la población general según los primeros datos del estudio de seroprevalencia nacional.

Asimismo, ha informado de que se ha puesto en marcha el sistema de extracción de muestras PCR en todos los centros de salud, "que se procesan en todos los hospitales de Aragón, en algunos de los cuales también se realizan pruebas serológicas ELISA y ECLIA".

Por otra parte, sigue abierta una línea de teléfono específica para atender a la COVID-19 y habrá medidas implantadas en esta crisis sanitaria "que han venido para quedarse", como la telemedicina y el manejo de los sistemas de información, la consulta virtual, la potenciación de los autocuidados y el intercambio de información entre profesionales.

A su entender, "hemos descubierto una forma de trabajar más sensata y eficiente, sin perder la atención personal con los pacientes, pero racionalizando la actividad presencial e interactuando con ellos con una atención adaptada al entorno y realidad social y demográfica de la Comunidad autónoma".

EPIS

La consejera ha asegurado que ha habido un "esfuerzo" para que todos los profesionales pudieran tener equipos de protección individual, "de una forma u otra" y "me uno a los que sufrieron ese posible déficit", que ahora "compruebo que era difícilmente solucionable por el bloqueo de los mercados", "soy consciente del problema", pero "parece que ahora está solucionado".

También ha comunicado que se está estudiando una gratificación a los profesionales, a los que ha agradecido su implicación, que ha permitido superar la prueba "de forma razonablemente satisfactoria" y ha mencionado al exconsejero de Sanidad, Sebastián Celaya, ya jubilado, pero que se han reincorporado a su trabajo como intensivista durante esta crisis sanitaria.

La consejera ha considerado que posee "capacidad de diálogo", ha mencionado las reuniones que ha tenido con profesionales y ha anunciado que la semana que viene estará con los sindicatos para "hablar de carrera profesional y otros incentivos".

MANO TENDIDA

La diputada del PP, Ana Marín, ha tendido la mano a la nueva consejera, aunque ha criticado que no se haya sabido nada de ella en sus primeros 15 días. Le ha pedido que "retome el diálogo con los profesionales", les dote de material, afronte las listas de espera, atienda al medio rural y recupere las ambulancias COVID de Huesca y Teruel.

La diputada de Cs, Susana Gaspar, le ha ofrecido también la mano y ha querido conocer la provisión de EPIs, para proponer un plan "potente" para hacer frente al incremento de listas de espera y repensar un nuevo modelo de asistencia sanitaria.

La diputada del PSOE, Olvido Moratinos, ha pedido "estar preparados ante un posible repunte" y la diputada de Podemos Itxaso Cabrera, ha solicitado que la sanidad universal sea una medida que "haya llegado para quedarse", ha defendido la sanidad pública y ha propuesto internalizar el servicio de limpieza en centros sanitarios.

La parlamentaria de CHA, Isabel Lasobras, ha opinado que las decisiones de los gobiernos han de ser "contundentes y rigurosas" ante una pandemia "que no ha terminado" y ha dicho que "el medio rural necesita más recursos sanitarios".

El diputado de Vox, Santiago Morón, ha querido conocer si se va a crear algún tipo de comisión para contar con la opinión de los profesionales, que "han tenido una sensación de abandono al comprobar que no han tenido los EPIs suficientes" y si se les va a dar algún tipo de gratificación.

La parlamentaria del Partido Aragonés, Esther Peirat, ha estimado que a partir de ahora "nada será igual" y hay que "estar preparados" ante un rebrote y "proteger a los sanitarios", con la atención primaria como eje "fundamental".

El diputado de IU, Álvaro Sanz, ha dicho que espera "mucho" de la nueva consejera, ha abogado por mejorar los presupuestos de atención primaria tanto por la COVID-19, como para un modelo de "atención integral a la salud" y ha preguntado si hay protocolos para la coordinación con salud laboral ante posibles nuevos casos centros de trabajo.