Publicado 12/06/2021 09:29CET

José Luis Soro: "Canfranc es único y será una palanca de crecimiento impresionante"

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro.
El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro. - EUROPA PRESS.

El consejero de Vertebración del Territorio dice que "con Canfranc generamos un gran caudal de ilusión colectiva"

ZARAGOZA, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, ha afirmado: "No hay nada como Canfranc, es único, y será una palanca de crecimiento impresionante".

"Asumimos un grandísimo riesgo porque generamos un gran caudal de ilusión colectiva con Canfranc porque los aragoneses merecíamos proyectos ilusionantes y Canfranc toca la fibra a todo el mundo", ha expuesto en una entrevista con Europa Press.

Con poco más de 500 habitantes, Canfranc, con su icónica estación internacional de 1928, es una villa fronteriza del Pirineo dedicada al turismo de montaña, al estar ubicada cerca de las estaciones de Astún y Candanchú, y también es un destino en verano. El Gobierno de Aragón trabaja para reabrir la línea ferroviaria internacional e impulsar el tráfico de mercancías y viajeros desde Valencia hasta Pau.

Soro ha hecho notar que la expansión ferroviaria de Canfranc "requiere servicios" para el municipio y que también repercutirá en otras localidades por donde pasa la línea, como Sabiñánigo y Jaca, donde "van surgiendo proyectos". "Hemos conseguido que, de alguna manera, Canfranc forme parte de la planificación de la UE", ha indicado en una entrevista con Europa Press.

"Como aragonesista me siento privilegiado de haber tenido la oportunidad de formar parte del equipo humano que ha hecho posible desatascar Canfranc después de tantas décadas; me hace feliz".

"Había que atreverse y asumir el riesgo de que no fuéramos capaces de hacerlo", ha manifestado Soro, quien siempre ha estado "convencido" de que serían capaces, proclamando: "Veremos la reapertura de la línea internacional".

ARAGONESISMO Y AUDACIA

En torno al proyecto de Canfranc "hubo una mezcla de aragonesismo y audacia que hizo que nos atreviéramos a dar el paso, tenía que ser el paso definitivo" y "para no perder más años hubo que tomar decisiones complicadas". "Había que centrarse en Canfranc y es lo que hicimos".

El impulso a Canfranc "va a irradiar sus efectos como motor de desarrollo vinculado al turismo no solo al valle de Canfranc, la Jacetania y el Alto Aragón, sino que va a ser un revulsivo para todo Aragón".

El avance de los proyectos está limitado por la pandemia y las condiciones climatológicas de esta villa del alto Pirineo, donde "es imposible" ejecutar obras todos los meses del año.

DOS PROYECTOS

Soro ha recordado que en torno a la villa fronteriza "hay dos proyectos que tienen en común el nombre, pero sus actores, plazos y dinámicas son diferentes", como es la reapertura del paso ferroviario internacional, la rehabilitación de los edificios históricos de la estación y la urbanización de su entorno para promover el turismo local de invierno y de verano.

"La reapertura no depende de Aragón, pero llevamos varios años trabajando conjuntamente España, Francia, Aragón y Nueva Aquitania en el marco de un proyecto europeo para avanzar", ha continuado Soro para observar: "Hemos avanzado mucho en la determinación de cómo será la línea internacional que unirá Zaragoza y Pau (Francia) y el Ministerio --Mitma-- va haciendo inversiones de modernización de la línea".

Reabrir la línea internacional en 2025 "no es un dato nostálgico, sentimental ni político: es técnico", ha recalcado José Luis Soro, quien ha precisado que ese año no estarán terminados los apartaderos para trenes de mercancías, previstos para 2030, ni la electrificación completa de la línea, pospuesta hasta 2040, aunque "si hay voluntad política y financiación europea lo podríamos adelantar". Ha observado que la electrificación es necesaria para impulsar el tráfico de mercancías.

El consejero ha hecho notar que "la situación de la línea es diferente en las dos vertientes del Pirineo", ya que "en Aragón se han seguido utilizando los trenes sin interrupción y en Aquitania no".

"Decimos que el Canfranc nace en Valencia y queremos que las mercancías que vienen al puerto de Sagunto pasen por un Corredor Cantábrico digno y competitivo, del siglo XXI, y luego puedan ir al Cantábrico o a Europa a través de Canfranc", de manera que el de la villa fronteriza "es un proyecto de vertebración a nivel europeo".

En cuanto al proyecto de rehabilitación y urbanización, "hemos avanzado más en cuatro años que desde 1970", año en que cerró la línea internacional.

Soro ha confiado en que el edificio internacional se pueda inaugurar a finales de 2022 o principios de 2023 y en que la urbanización del entorno sea una realidad en unos meses, tras lo que quedará la rehabilitación de los restantes edificios.

ESTACIÓN REGIONAL

"Ya es una realidad la nueva estación ferroviaria --regional--, los trenes circulan por la nueva playa de vías y eso ha permitido liberar el resto de la explanada del uso ferroviario para poder seguir con la urbanización", donde "se va a generar un gran espacio ciudadano para llenar Canfranc de vida". El edificio histórico internacional, donde hubo un hotel, se ha rehabilitado por fuera y en breve comenzará la reforma interior, de forma que "se ha avanzado muchísimo, pero queda mucho trabajo".

La nueva estación regional "es absolutamente moderna" en materias como seguridad, información al usuario y confort, así como "perfectamente integrada en el entorno".

Se ha rehabilitado la parte central de uno de los antiguos hangares de transbordo y la estación "sorprende cuando la ves" porque "no ha perdido la esencia de Canfranc pero es del siglo XXI y, desde el punto de vista de las estaciones ferroviarias, es lo último", lo que es "señal del compromiso del Gobierno central con la reapertura".

MUSEO DEL FERROCARRIL

El consejero está ilusionado con el Museo del Ferrocarril de Aragón, que tendrá una triple sede en la ciudad de Zaragoza, Caminreal (Teruel) y Canfranc (Huesca), en la villa fronteriza ubicado en el antiguo depósito de locomotoras.

La sede de Caminreal responde al nacimiento, entre los siglos XIX y XX, del "sueño" de unir los puertos mediterráneos con Calatayud, Zaragoza y Francia por Canfranc. Los trabajos para su puesta en marcha están "muy avanzados" y se centran en el edificio de la antigua estación, diseñada por el arquitecto Luis Gutiérrez Soto.

Para impulsar este museo el Gobierno de Aragón está trabajando junto con la Fundación de Ferrocarriles Españoles, depositaria de un centenar de locomotoras, coches y vagones históricos y con la Asociación Zaragozana de Amigos del Ferrocarril y Tranvías (AZAFT), encargada de preservar y difundir la memoria ferroviaria aragonesa.

"El ferrocarril es futuro, competitividad, desarrollo económico y también forma parte de nuestra identidad colectiva", por lo que "hay que hacer pedagogía", más cuando "hay pueblos como Sabiñánigo o Canfranc --netamente ferroviarios-- y tenemos el compromiso con las generaciones que nos precedieron de preservar esa identidad ferroviaria de Aragón".

Además, por Canfranc pasa el Camino de Santiago, para cuyo impulso el Gobierno de Aragón ha creado un centro de interpretación, ubicado en el antiguo dormitorio de maquinistas franceses, donde está pendiente la instalación de los servicios generales, y a la vez realiza tareas de mantenimiento de la senda, como la mejora de la señalización, todo lo cual "suma para conseguir el desarrollo territorial".

Por otra parte, ha comentado que el Departamento, donde se encuentran las competencias de Movilidad, trabaja en el marco de la Estrategia Aragonesa de la Bicicleta, medio de transporte vinculado "no solo al ocio y el deporte, sino también a la movilidad, el desarrollo económico y la logística, y ahí juegan un papel importante las vías verdes", las antiguas vías de tren abandonadas y que ahora tienen un uso turístico. También ha apostado por recuperar antiguas estaciones de tren abandonadas, como la de Caminreal.