Publicado 04/07/2020 15:35:22 +02:00CET

Lambán afirma que hay que reforzar las conexiones ferroviarias y confía en la reapertura de Canfranc "en pocos años"

Ábalos visita la estación internacional de Canfranc.
Ábalos visita la estación internacional de Canfranc. - GOBIERNO DE ARAGÓN

HUESCA, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha afirmado que hay que reforzar las conexiones ferroviarias de la región. Además, ha confiado en que la reapertura de la línea internacional de Canfranc se realice "en pocos años".

Así lo ha indicado este sábado durante un acto organizado con motivo de la visita a la estación internacional de Canfranc del ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos. En el encuentro también ha participado el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro.

Lambán ha recordado que se interrumpió el tráfico en la línea de ferrocarril Zaragoza-Pau en 1970, pero ahora ha opinado que los esfuerzos de España y del Gobierno de Aragón están "muy bien encaminados" para lograr su reapertura, para que "el sueño de 1853 vuelva a tomar forma, a hacerse realidad".

Ha destacado que la recuperación de la estación de Canfranc ha sido "un empeño fundamental, acertado e inteligente del consejero José Luis Soro". Además, ha apuntado que esta iniciativa forma parte de la revitalización del medio rural, algo que pasa por una reformulación de las políticas de Europa, pero también por España y por los esfuerzos que desde Aragón las instituciones sean capaces de realizar.

"El Pirineo, que ha sido una zona sometida a un abandono progreso de población desde principios del siglo XX, ha ido recuperando pulso en los últimos años pero lo tiene que recuperar en mayor medida, y para eso es obvio que han de alinearse de la manera más virtuosa posible los esfuerzos de las administraciones y el aprovechamiento razonable y sostenible de sus recursos".

En este punto, Lambán ha mencionado que la estación de Canfranc, dentro de tres o cuatro años, será "uno de los hoteles más apetecibles para visitar, no solo de cara a la población aragonesa sino de cara a los miles de visitantes provenientes de fuera".

DESARROLLO LOGÍSTICO

El presidente de Aragón ha detallado que su Gobierno también pretende "reforzar y potenciar" el desarrollo logístico de la Comunidad: "Aragón ya es una potencia en esta materia pero tenemos que seguir reforzando esa potencialidad".

Para ello, ha considerado "absolutamente fundamental" mejorar las conexiones ferroviarias de Aragón "con los puertos, en primer lugar, y con Europa a través del ferrocarril del Canfranc, que esperamos reabierto en pocos años, espero que no más tarde del año 2030".

Así, le ha pedido a Ábalos que culmine el trabajo que ya han empezado "juntos" para reabrir esta línea ferroviaria "que tan importante es para Aragón desde el punto de vista logístico", unida a la conexión del Cantábrico y el Mediterráneo.

"Creo que tenemos motivos para la esperanza, para el optimismo, la colaboración entre los gobierno de Aragón y España es perfecta, con Aquitania también, se trataría quizá de que nuestros amigos desde París pongan un poquito más de entusiasmo en la obra para que, definitivamente, la podamos inaugurar", ha dicho.

ARAGONESISMO

Javier Lambán ha señalado que el aragonesismo, "entendido como amor a esta comunidad política milenaria y como propósito común y organizado para trabajar para que Aragón sea una tierra cada vez más próspera y habitable para todos", ha tenido en el último siglo y medio "dos símbolos fundamentales", uno de ellos el río Ebro y otro la estación de Canfranc y el ferrocarril Zaragoza-Pau.

"Han sido símbolos porque en ambos casos han representado y encarnado sueños porque, en ambos casos, han producido en la comunidad una rebelión cívica, en el mejor sentido de la palabra, frente a decisiones injustas de los sucesivos gobiernos de España".

De esta forma, ha aprovechado para apuntar que, desde los años 70, no se han entendido en Aragón "los sucesivos propósitos de los gobiernos de España de trasvasar las aguas del Ebro y eso reforzó el componente aragonesista". De la misma forma, ha remarcado que no se entendió que no se trabajase en reabrir la línea internacional de Canfranc.