Publicado 06/08/2022 11:59

Monreal del Campo recoge su cultura y tradición agricultora en el Museo del Azafrán

Archivo - Museo Del Azafrán
Archivo - Museo Del Azafrán - AYUNTAMIENTO DE MONREAL DEL CAMPO - Archivo

MONREAL DEL CAMPO (TERUEL), 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Casa de la Cultura de Monreal del Campo guarda el testimonio histórico de un pueblo dedicado al cultivo de una flor efímera que se recoge al amanecer: el azafrán. El museo pretende salvaguardar la cultura y la tradición de esta especia que ha sido fundamental en la economía de la localidad y de la Comarca del Jiloca.

En el museo se exponen, por un lado, todos los aperos de labranza que se han utilizado durante décadas para el cultivo del azafrán. Y, por otro, los dichos y coplas propios de la tradición oral. En palabras de la técnico de cultura del Ayuntamiento, Mari Carmen Fuertes, "se trata de un recorrido sobre el cultivo tradicional del azafrán y la cultura que le acompaña".

La colección proviene en su mayoría de los vecinos de Monreal, que cedieron sus herramientas al ayuntamiento, aunque también se recopiló información de los distintos municipios de la comarca.

Su origen se remonta a la iniciativa del etnólogo zaragozano Julio Alvar. El Consistorio de Monreal del Campo recogió ese proyecto y escogió el azafrán como elemento característico de todo el territorio del Jiloca, en un momento en que, aunque todavía estaba en auge, se anticipó que debía conservarse dicha tradición para transmitirla a generaciones futuras.

Este espacio museístico se inauguró en marzo de 1983 para convertirse, como ha definido la técnico de Cultura, en "un parón en el tiempo que merece la pena visitar, en la posibilidad de adentrarse en el mundo del azafrán, que es algo mágico".

HISTORIA DEL AZAFRÁN

Según ha detallado Fuertes, el azafrán ha tenido una relevancia similar en toda la Comarca del Jiloca. En el caso de Monreal del Campo su importancia se debía a que "las tierras estaban en manos de muy pocas familias, por lo que la mayoría de los agricultores eran asalariados de otras familias o poseían muy pocas tierras".

De esta manera, al tratarse de un cultivo que con poca inversión económica puede obtener mayores resultados que en casos como el cereal o el maíz, "la mayoría de las personas más humildes tenían un pequeño trozo de tierra donde cultivaban azafrán porque le sacaban más rentabilidad que a otros cultivos".

Además, no solo se cosechaba sino que buena parte de los vecinos iban a recogerlo para otros, por lo que "había muchos contratos verbales que relacionaban a muchísima gente con su cultivo" y, como resultado, "hace cuarenta años prácticamente todo el mundo trabajaba con azafrán".

Actualmente, Fuertes ha indicado que "se sigue cultivando de manera casi testimonial". El bajo precio al que se paga en comparación con las duras jornadas laborales durante la época de recogida, que requieren una dedicación "casi exclusiva", han provocado un declive de este tipo de labranza.

EL MUSEO Y OTRAS ACTIVIDADES

El azafrán es el protagonista de diversas actividades culturales que organiza el municipio. Además del legado que muestra el museo, se celebran un concurso de fotografía y una exposición fotográfica sobre dicha especia. En torno a los días de floración se suelen programar charlas sobre la siembra así como una feria, y también se ha dispuesto una muestra de instrumentos musicales sobre los sonidos del azafrán de los distintos países donde se cultiva.

La técnico de Cultura ha declarado que el museo recibe "cada vez más personas que vienen en viajes organizados a conocer Teruel, de colegios o gente de paso a las que les llama la atención" que contribuyen económicamente consumiendo en los comercios y restaurantes del municipio. La mayoría de visitantes provienen de Aragón, aunque ha subrayado un incremento de turistas de la Comunidad de Madrid, la Comunidad Valenciana y Cataluña.

Tras el cierre durante los meses de confinamiento, y su adaptación a las distintas medidas de seguridad estos dos últimos años, este 2022 se han recuperado prácticamente las cifras de antes de la pandemia. El museo dispone de un amplio espacio que ha permitido guardar hasta ahora la distancia interpersonal y actualmente ya no hay ningún tipo de aforo.

El horario es de martes a sábado de 11.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 20.00 horas. Además, los domingos y festivos permanece abierto por la mañanas, de 11.00 a 14.00 horas. Para concertar una visita se puede contactar vía telefónica en el número 978863236 o por correo electrónico a la dirección monrealcultura@gmail.com.

Contador