El Museo de los Oficios de Sena alberga 4.000 piezas

Actualizado 15/08/2015 19:40:07 CET
La zapatería en el Museo de los Oficios
Foto: ALEJANDRO CAMPOY

SENA (HUESCA), 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El Museo de los Oficios de Sena, a 65 kilómetros de Huesca capital, ofrece unas 4.000 piezas de utensilios y herramientas, en su mayoría relacionadas con labores ya perdidas. Algunas de ellas tienen más de 400 años.

   El fundador del museo, Alejandro Campoy, ha continuado con la afición de su padre y le ha dado forma. "Me gusta mucho coleccionar y he tenido mucha suerte a la hora de encontrar todas las piezas", ha dicho.

   "Hace 15 años mi padre ya recogía antigüedades, yo continué con el coleccionismo, y decidí comenzar ha rehabilitar una casa para exponer todo", ha explicado, en declaraciones a Europa Press el creador de la muestra.

   El proyecto es una iniciativa familiar privada que ha supuesto un gran sacrificio al fundador. "Mi padre ha hecho casi todas las restauraciones, yo, sin embargo, en lugar de apartamento en la playa, me he dedicado a esto, llevo 15 años metiendo, dinero y tiempo", ha resaltado Campoy. En este sentido, ha comentado que es un pasatiempo y que no ha contado con ningún tipo de subvención.

   El resultado, 4.000 piezas restauradas, organizadas en más de 60 secciones, y en 140 temáticas diferentes. "Son oficios, la mayoría de ellos perdidos, y los que se conservan han cambiado muchísimo".

   Esta característica es la que más enorgullece a Campoy. "Se puede ver la evolución de los oficios desde hace muchos años hasta hace poco". Por ejemplo, "hay una herrería completa, en la que se puede observar cómo han evolucionado las herramientas desde la llegada de la luz".

HERRAMIENTAS Y OFICIOS

   Entre los oficios de la familia de Alejandro Campoy están la albañilería y la barbería. Estos son los espacios más completos y de los que hay más herramientas, todas ellas "auténticas". Pero también hay aperos de labranza, instrumentos de zapatero, un bar con su rincón del tabaco, un espacio para la escuela, la tienda de caramelos, juguetes, un espacio de religión y otro de música, entre otros.

   Todas estas piezas las ha conseguido gracias a otros familiares, amigos y gente del pueblo que poco a poco le han ido ayudando. Hay algunas cosas que ha tenido que comprar: "Me faltaba el mostrador de la tienda de caramelos y la encontré en un comercio de aquí de Sena".

   La exposición es permanente, aunque Campoy ha adelantado que va a plantear una serie de exposiciones temporales en las que poder ir exhibiendo las piezas. "Tengo un montón de cosas relacionadas con la electricidad y del trabajo con cuero, también material de Renfe, motos, bicis, armas", ha enumerado.

   A medida que vaya buscando un sitio para todas esos objetos irá inaugurando nuevos rincones y oficios, y ha confesado que "después de 15 años de trabajo, quería verlo abierto ya". La casa tiene una capacidad limitada, por eso, los espacios irán variando "merece la pena verlas todas, son cosas que son difíciles de encontrar".

   Entre las curiosidades se encuentra el 'Rincón de la muerte', en el que el creador del museo planea mostrar un gotero de la muerte, con el que se practicaba la tortura del 'gota a gota', o la herramienta con la que su abuelo sacaba muelas en la barbería, que "es incluso anterior a la tenacilla".

   No sólo se pueden encontrar utensilios relacionados con oficios, también hay ciertos objetos que hablan de la etnología. "He puesto muchas piezas que reflejan cómo se vivía antes, se restauraba mucho, aunque llevase muchas horas, en lugar de tirar y comprar".

PRIMEROS VISITANTES

   El fundador del museo ha subrayado que "la gente sale impresionada porque no se esperan que un museo así, tan completo en piezas y organización, esté aquí en Sena". Y ha agregado que "quizá la casa no tenga mucha pinta de museo, aunque he estado en muchos museos de oficios, y en cuanto a la organización por secciones y variedad de trabajos, este es único".

   Desde su inauguración hace dos meses, han pasado alrededor de 300 personas. La mayoría de las visitas han sido amigos, familia y gente del pueblo, pero también de los alrededores: de la Comarca de Los Monegros, de Sariñena, de Zaragoza y del Cinca.

   El museo está abierto sábados, domingos y festivos de 17.00 a 20.00 horas y la entrada tiene un coste de cuatro euros. Además, Campoy ha anticipado que pretende impulsar las visitas para grupos escolares, asociaciones de mayores o incluso como parada adicional en excursiones por la comarca.

Para leer más