El proyecto de investigación con bacterias para la descontaminación de residuos de lindano consigue resultados positivos


Presentación de resultados del ensayo para descontaminar de lindano
GOBIERNO DE ARAGÓN
Publicado 17/01/2019 17:02:01CET

ZARAGOZA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El proyecto de investigación denominado 'Aislamiento y cultivo de consorcios bacterianos para la degradación de lindano y derivados en sustratos contaminados', llevado a cabo durante los años 2017 y 2018, ha concluido con resultado positivos.

El proyecto ha sido llevado por el Gobierno de Aragón con el impulso de 'la Caixa'. que ha aportado 100.000 euros para el desarrollo de la investigación, y que ha contado con la colaboración del Instituto Pirenaico de Ecología (CSIC), la Universidad de Santiago de Compostela y la empresa pública SARGA.

El objetivo del ensayo perseguía optimizar una metodología que permitiera descontaminar sedimentos con presencia de residuos de la fabricación de lindano mediante el uso de bacterias autóctonas, ha informado el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón en una nota de prensa.

Estos ensayos se han desarrollado en las propias instalaciones del Gobierno de Aragón situadas en Bailín y su planteamiento ha sido aumentar la cantidad y capacidad de ciertos microorganismos autóctonos para obtener energía de los contaminantes. Estas bacterias, hongos y levaduras son incorporados a los sedimentos que hay que descontaminar.

Previamente a estos sedimentos, se les aportan mejorantes para el desarrollo de la actividad biológica como cascarilla de arroz, melaza de conserveras, pulpa de zumo de frutas, estiércol y abonos agrícolas, procedentes de los entornos cercanos.

Las conclusiones del ensayo determinan que con concentraciones de residuos de la fabricación de lindano de hasta un gramo por kilo de sedimento, en dos meses, se ha reducido hasta el 95 por ciento de la contaminación.

El producto final del proceso es, por un lado, un sustrato prácticamente descontaminado y por otro, los productos resultantes de la degradación del contaminante como cloro que forma sales, CO2, agua y un 5 por ciento de degradados intermedios.

TIERRA VEGETAL

Desde el Gobierno de Aragón han precisado, asimismo, que estos sedimentos después de se descontaminados durante dos meses, se transforman en tierra vegetal que se puede utilizar para restaurar los emplazamientos de Bailín, Sardas o Inquinosa.

Al respecto, han indicado que tienen un buen comportamiento como suelo para albergar plantas de restauración y la poca contaminación que queda sigue degradándose lentamente. El paso lento de la lluvia a través de esta tierra vegetal ayuda a descontaminar la zona donde se deposita porque genera una pluma de oxidación de baja intensidad.

La directora general de Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Pilar Gómez, ha señalado que "solo aunando esfuerzos entre diferentes entidades y centros de investigación conseguiremos las tecnologías necesarias para tratar un problema de las dimensiones de la contaminación por residuos de lindano".

En este sentido, ha agradecido la implicación de las tres instituciones que han participado en el proyecto y ha recordado la "oportunidad" que en el ámbito de la investigación supone el desarrollo de técnicas que puedan ser aplicadas en otros territorios.

LAS CUATRO FASES DE LOS TRABAJOS

La primera fase de los trabajos ha consistido en la caracterización del sustratos objetivo. Para eso, la Universidad de Santiago de Compostela, en colaboración con la Unidad para la descontaminación integral del lindano del Gobierno de Aragón, analizaron ocho tipos de sedimentos para determinar sus características físico químicas y de capacidad de soporte de actividad biológica.

En concreto, se estudió la conductividad, el potencial de oxido-reducción, la capacidad de intercambio catódico y el estableciendo de limitantes texturales, nutricionales y la presencia de otros tóxicos o inhibidores. Las muestras se han preparado en el laboratorio de Bailín y parte de ellas se han analizado en el laboratorio de la Universidad de Santiago de Compostela.

En la segunda etapa, se caracterizaron y seleccionaron los consorcios bacterianos. Con esta finalidad, el Instituto Pirenaico de Ecología (IPE) estudió seis zonas de los emplazamientos del lindano con indicios de mayor actividad biológica y realizó mediciones del consumo de oxígeno en el laboratorio de Bailín.

La tercera etapa, de caracterización y multiplicación de consorcios seleccionados, ha sido implementada por SARGA y el IPE, que han colaborado para disponer de poblaciones suficientes de microorganismos autóctonos.

En concreto, se han optimizado las condiciones de temperatura, aireación y nutriente a los microorganismos autóctonos y escalonado artificialmente la cantidad de contaminantes a su disposición.

ENSAYO

La última y cuarta etapa ha supuesto la realización del ensayo piloto de campo, para lo que se han realizado distintas opciones de mezcla de sedimentos a descontaminar con cascarilla de arroz, escombro triturado, melazas de conservera, estiércol y abonos agrícolas, creando biopilas --cordones de sedimentos de 1 metro de altura donde se han aportado mejorantes para el desarrollo de la vida como nutrientes, humedad y aireación--.

Estas biopilas suelen estar dos o tres meses sobre solera de hormigón y con control de escorrentías y transcurrido este tiempo, si las analíticas cumplen, el sedimento se ha transformado en tierra vegetal utilizable en restauración ambiental dentro del emplazamiento.

SARGA y la Unidad lindano se han encargado de montar y explotar las biopilas y del seguimiento rutinario como la medida de parámetros fisicoquímicos y muestreos, mientras que la Universidad de Santiago de Compostela se ha ocupado de establecer las mezclas y protocolos de trabajo, y del posterior seguimiento de parámetros químicos y fisicoquímicos. Por su parte, el IPE se ha hecho cargo de tomar muestras y del control microbiológico.

Contador