Actualizado 10/04/2007 22:21 CET

El refugio de Riglos se abrirá este verano en un edificio de 80 plazas que llevaba varios años en obras

RIGLOS (HUESCA), 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El refugio de Riglos se abrirá este verano en un edificio de nueva planta con 80 plazas y 12 habitaciones con aseo propio, después de varios años de obras. En este momento, está concluyendo la actuación y se está equipando el inmueble y también se ha sacado a concurso la explotación de este establecimiento.

El plazo para presentar ofertas concluirá este jueves, 12 de abril, según explicó el responsable de Refugios de la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM), Sergio Rivas, en declaraciones a Europa Press. Esta organización ha sido la encargada de llevar a cabo las obras junto con el club Montañeros de Aragón.

Este último es el propietario del edificio pero, ante las dificultades sufridas para acabar las obras, llegó a un acuerdo con la FAM, que asumió la conclusión a cambio de la titularidad de explotación compartida con Montañeros de Aragón durante 35 años, hasta el 2036, incluyendo esta actuación dentro de su plan de refugios.

Sergio Rivas recordó que el refugio está emplazado en un término municipal "emblemático" para los deportes de montaña, ya que en él se enclava las Peñas de Riglos, zona de escalada muy visitada y que está junto al río Gállego, donde se realizan deportes de aventura como el rafting.

El responsable de Refugios de la FAM estimó que la afluencia al establecimiento podría ser elevada ya que es una zona de la provincia de Huesca con mucha actividad deportiva. Además, indicó, dentro del concurso de gestión de este establecimiento se incluye la organización de actividades ya que los promotores de esta instalación pretende que en él no sólo se dé servicio de alojamiento sino también "que sea dinamizador de la zona".

El presidente de Montañeros de Aragón, Ramón Tejedor, manifestó en declaraciones a Europa Press que su organización espera que el refugio "suponga un valor añadido importante desde el punto de vista deportivo, económico y cultural en la zona" y "sea un complemento perfecto de lo que la localidad de Las Peñas de Riglos supone en el conjunto del patrimonio de Aragón".

"Estoy seguro de que atraerá gente y difundirá más un lugar magnífico del Prepirineo", comentó Tejedor, quien indicó que la previsión es que el refugio esté a pleno rendimiento no sólo en los periodos vacacionales o puentes "sino entre semana".

En su opinión, esta instalación "puede ser interesante para clubes deportivos, colegios y asociaciones que quieran formar a sus miembros no sólo en escalada sino en senderismo, medio natural, flora y fauna, desarrollo sostenible y desarrollo rural".

Ramón Tejedor indicó que la utilización del refugio "puede ser interesante durante todo el año" y su éxito dependerá "de la capacidad de los gestores que obtengan la concesión para abrirse mercado en turismo de ocio de montaña y deportivo".

En este sentido, el proyecto de gestión que deben presentar quienes opten a la explotación del refugio debe incluir un proyecto de dinamización deportiva y de ocio en el que habrá de precisar las actividades que se desarrollarán con el refugio como centro de referencia.

Se valorarán las actividades de escalada; colonias y cursillos escolares; actividades senderistas; circuitos de Bicicletas Todo Terreno (BTT); otras actividades deportivas, culturales y de ocio compatibles con la instalación; las labores de promoción tanto del refugio como del entorno, y se tendrá en cuenta si las propuestas poseen un calendario de actividades con datos que avalen su viabilidad.

El refugio estará abierto al público todo el año y en él se prestarán habitualmente los servicios de alojamiento y restauración, así como actividades diversas, rocódromo y sala multiusos. Estas dos últimas instalaciones serán gratuitas para quienes pernocten en el refugio.

CONCURSO DE EXPLOTACIÓN DEL REFUGIO

Por lo que respecta al concurso de explotación del refugio, la concesión se otorgará inicialmente por tres años, prorrogables por iguales períodos de tiempo, sirviendo la prórroga para revisar el canon concesional, que se establece en 20.000 euros el primer año, revisable anualmente conforme al Índice de Precios al Consumo (IPC) o índice equivalente.

Transcurrido el primer año, el concesionario podrá renunciar a la concesión si estima que no es rentable, con un preaviso de 60 días a los titulares.

INSTALACIONES DEL REFUGIO

El edificio se encuentra a la entrada del mismo municipio de Riglos y ocupa una parcela de unos 660 metros cuadrados de superficie, con una ocupación en planta baja de 305 metros cuadrados de forma regular. Consta de planta semisótano, planta baja, planta primera y planta bajo cubierta o ático.

En la planta semisótano, además de los cuartos de instalaciones se ubican una sala multiusos con capacidad para 50 ó 60 personas sentadas, un rocódromo de entrenamiento, vestuarios, cocina libre y aseos.

En la planta baja se ubica una sala de estar, comedor y sala de bar, el cual está adosado a la misma; la capacidad del comedor se estima en un mínimo de 100 plazas, sin contar el espacio destinado a sala de estar y sala de bar. En esta planta se sitúan también el vestíbulo de recepción, la cocina con despensa y un aseo/vestuario para el personal de servicio.

En la planta primera se disponen diez habitaciones múltiples, dos de seis plazas y ocho de ocho plazas, todas ellas con lavabo, ducha y retrete. En la planta bajo cubierta hay dos apartamentos destinados a viviendas de los guardas y dos habitaciones dobles. Las doce habitaciones suponen un total de 80 plazas de alojamiento.