Violeta Barba: "La discrepancia debe darse desde el respeto al otro y al espacio común de convivencia"


Foto Acto Cortes
EUROPA PRESS
Publicado 06/05/2019 15:01:19CET

ZARAGOZA, 6 May. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de las Cortes de Aragón, Violeta Barba, ha sostenido que la discrepancia, incluso profunda, "es no ya legítima, sino necesaria, pero debe darse desde las premisas del respeto al otro y la aceptación del espacio común de convivencia que es una sociedad democrática".

Así lo ha manifestado durante su discurso en el acto de homenaje a Manuel Giménez Abad, asesinado por ETA hace 18 años, el 6 de mayo de 2001, cuando era presidente del PP Aragón, acto que se ha celebrado en el Salón San Jorge del Palacio de la Aljafería, sede del parlamento regional.

Ha contado con la asistencia del presidente de la Comunidad, Javier Lambán, de la mujer e hijos de Manuel Giménez Abad, Ana Larraz y Manuel y Borja Giménez Larraz, así como de la Mesa y Junta de portavoces de las Cortes autonómicas, el Justicia de Aragón, Ángel Dolado, y los representantes de la Fundación Giménez Abad.

Violeta Barba ha recordado a todas las víctimas del terrorismo, para apuntar que los recientes atentados de Sri Lanka han evidenciado "su crueldad y universalidad" y "no importa la nacionalidad, el credo o la raza, todos podemos ser víctimas".

La presidenta de las Cortes y también copresidenta de la Fundación Giménez Abad ha dicho que una "sociedad decente" debe responder "con inteligencia y valores democráticos al desafío de la radicalidad para garantizar la convivencia" y por eso, 18 años después, "seguimos haciendo memoria y tenemos esperanza en que, finalmente, se haga justicia".

Igualmente, ha reivindicado "el valor del diálogo y de la tolerancia" porque "sobran los gritos y se echa en falta la reflexión, la mesura y hasta el sentido del humor" y "vuelve a ser preciso recordar que el otro puede tener razón y que nadie es dueño exclusivo de la verdad".

Barba ha esgrimido que "la convivencia se fundamenta en el respeto de las reglas que, si bien otorgan a la mayoría la capacidad de decidir, le imponen, simultáneamente, el inexcusable deber de respetar y amparar a las minorías".

CARÁCTER ABIERTO

La presidenta de las Cortes ha subrayado el carácter "abierto, dialogante y tolerante" de Giménez Abad, su "pasión por Aragón", que "vinculó con determinación a la construcción de la autonomía en la recién conquistada democracia", para señalar "su fe parlamentaria" que "ejerció como funcionario y como diputado".

Sobre la fundación, ha señalado que su trabajo se centra en el estudio y defensa del modelo democrático y territorial y que en ella hay una representación paritaria de todos los grupos de las Cortes de Aragón, que supone llevar "al último extremo" el pluralismo y el acuerdo "que fundamenta la acción parlamentaria y a la misma sociedad democrática".

Según Barba, la defensa de la sociedad democrática y del autogobierno, así como del pluralismo y el acuerdo "son rasgos que no sólo identifican a la fundación con lo mejor de la vida parlamentaria y a la misma sociedad democrática", sino que "la entroncan con la honda tradición jurídico-política de la Comunidad".

Ha añadido que junto a la defensa de los valores mencionados, se ha querido asociar su trabajo al rigor científico y a una labor de divulgación social, así como para hacer de Aragón un espacio en el debate académico e intelectual.

La presidenta de las Cortes también ha tenido palabras de recuerdo para Chesús Bernal, que fue diputado de CHA y miembro del patronato de la fundación, así como para Francisco Llobet, también fue integrante de este órgano en representación de Ibercaja, y para el diputado del PP, Antonio Torres, todos ellos fallecidos en el último año.

De los dos primeros, Barba ha dicho que "fueron soporte y ayuda incondicional para la fundación y ejemplo de la mejor vocación por el servicio público" y de Antonio Torres ha mencionado su compromiso con la fundación.

"Los tres, en suma, eran aquello que hoy necesita la sociedad y la política; tuvimos el lujo de tenerlos a nuestro lado y ahora nos corresponde reivindicar su recuerdo", ha apostillado.

IGUALDAD, LIBERTAD Y TOLERANCIA

El copresidente de la Fundación, Manuel Giménez Larraz, ha defendido el propósito de esta institución de "alimentar los valores de igualdad, libertad y tolerancia por encima de cualquier otra consideración política", cuyo trabajo "no solo contribuye a preservar la memoria pública de mi padre", sino a "proyectarla a otros territorios y países" para "reforzar la cultura democrática frente a quienes desde todos los extremos o desde el nacionalismo excluyente tratan de perseguir" sus valores.

Según ha esgrimido, son estos valores compartidos los que "hacen posible la convivencia social", para advertir de que la "cultura democrática se ve amenazada a diario" y los sistemas democráticos actuales "no son irreversible".

Entre otras cosas, ha apuntado, "se agrietan cuando se somete a la democracia a los intereses partidista, juzgando comportamientos inaceptables con mayor o menor rigor" si la ideología de quien los protagoniza coincide con la propia, algo que "relativiza los valores comunes, dejando espacio para que se cuelen las ideas totalitarias".

A su entender, "cultivar la tolerancia" es la mejor forma de preservar la cultura democrática, para subrayar que la fundación que preside "contribuye a alimentar esos valores constitucionales y a reforzar esa cultura democrática".

Ha añadido que esto, junto al hecho de que en la Fundación se aúnan "sensibilidades ideológicas distintas", cuyos representantes siempre han sabido dar cabida en las actividades que se organizan a quienes "no siempre exponen las ideas que unos y otros defienden" hacen que esta institución tenga "prestigio" y "sea recibida sin reticencias de ningún tipo allá donde va".

RECUERDO

Manuel Giménez Larraz también ha recordado a Chesús Bernal y Antonio Torres, "muy distintos en sus ideas políticas, pero parecidos en lo sustancial", ya que a pesar de hacer una defensa vehemente de sus posturas, supeditaban esto "al amor, la amistad y el respeto por los demás", formando parte de una generación de políticos "moderada, honesta, abierta", de "servidores públicos, amantes de su tierra y respetuosos con quienes la habitan, con independencia de lo que piensen o sean".

También ha mencionado a Francisco Llobet y ha resaltado su compromiso con la fundación, uniendo a la empresa privada y al mundo de lo público, una persona "versátil y completa" preparado tanto para leer ensayos políticos, como páginas de la prensa económica.

Ha agradecido el apoyo "no siempre fácil" de todos los miembros del patronato, que previsiblemente cambiarán tras las elecciones del próximo 26 de mayo, entre los que ha mencionado a su presidenta, Violeta Barba.

Por otra parte, se ha referido al trabajo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado desde hace 18 años para resolver el asesinato de su padre. "Ojalá en unos meses podamos poner ojos y cara a quien lo mató", negándole así "las mil experiencias que componen el vivir" y modificando "tan brutalmente nuestro entorno, convirtiéndonos en parte de lo que somos hoy".

PREMIOS

El homenaje ha incluido la entrega de los premios de investigación sobre el Parlamento y las instituciones democráticas y la organización territorial del poder que otorga la Fundación Manuel Giménez Abad, que en esta ocasión han recaído en Santiago González y Pablo Guerrero.

El primero ha realizado una investigación que diseña una teoría sobre la función de control parlamentario que permite a la institución afrontar con más eficacia los desafíos del nuevo modelo social y Pablo Guerrero ha estudiado en profundidad la incidencia y consecuencias de la reforma del artículo 135 de la Constitución y del principio de estabilidad, en particular, para el Estado autonómico.

"Son dos trabajos que no se limitan a exponer un estado de cosas, sino que además tienen la ambición de plantear posibles reformas", ha dicho Barba, quien ha dado la enhorabuena a ambos premiados.

Contador

Para leer más