Innova.- La Ficyt señala que las empresas no "aprovechan" las ventajas de contratar a jóvenes especializados en I+D+i

Actualizado 07/11/2007 18:35:59 CET

Ángeles Álvarez participó hoy junto al gerente del Soft Computing y el responsable de I+D+i de Temper en una mesa redonda en Económicas.

OVIEDO, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

La directora de la Fundación para el Fomento en Asturias de la Investigación Científica Aplicada y la Tecnología (Ficyt), Ángeles Álvarez, señaló hoy en Oviedo que las empresas asturianas no "aprovechan" las ventajas de contratar a jóvenes titulados especializados en Investigación, Desarrollo e innovación (I+D+i).

Así lo indicó durante su intervención en la mesa redonda sobre 'Innovación, desarrollo y productividad' que se celebró en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. En la sesión también participaron el gerente del Centro Europeo de Soft Computing y profesor universitario, Antonio Álvarez Pinilla; y el responsable de I+D+i del grupo Temper, Ricardo González.

Según la directora de Ficyt, Asturias "tiene una gran dificultad para colocar a jóvenes titulados, incluso doctores, en las empresas de la comunidad". Esto ocurre a pesar de que la Administración se hace cargo del 50 por ciento del salario de estos jóvenes en el caso de varones y el 60 por ciento en el de mujeres, al tiempo que asume el coste íntegro de la Seguridad Social, explicó Álvarez. "Parece que las empresas no quieren aprovechar las ayudas porque todos los años queda un porcentaje considerable de las partidas sin ejecutar", apuntó.

Contar con personal especializado es uno de los principales factores necesarios para conseguir que una empresa sea innovadora y este requisito no está ligado a una inversión potente sino a "una filosofía empresarial", señaló el gerente del Soft Computing.

Antonio Álvarez Pinilla destacó también la importancia de la cooperación entre las empresas y los centros de investigación. Ésta es, de hecho, una de las líneas de actuación del Centro de Soft Computing que oferta soluciones a las dificultades que tienen las empresas para contar con actividades de I+D+i.

"Desgraciadamente no todos los empresarios están volcados en la I+D+i, tanto en pymes como en grandes empresas asturianas o españolas", dijo. Por ello, propuso como "objetivo alcanzable" que Asturias se especialice en formar a los mejores gestores de I+D+i de España, tanto con formación académica como práctica. "Este personal especializado es un aspecto clave para mejorar el sector en la comunidad", señaló.

La perspectiva de la empresa la dio el responsable de I+D+i del grupo Temper, Ricardo González. "Todas las empresas de la comunidad innovan, porque de manera consciente o inconsciente, mejorar la calidad de su producción o reducen costes, y eso es innovar", dijo.

Sin embargo, reconoció que no todas las entidades conocen las ayudas de las que pueden disponer, al tiempo que existen empresas de sectores más tradicionales que no perciben la importancia de la I+D+i para su actividad. "No está implantado el concepto y la dinámica de innovación en las empresas", dijo.

Por ello, señaló la necesidad de que las empresas asuman que la innovación es el camino para mejorar y ser más productivos y competitivos. "Si no se innova la empresa se estanca y por tanto pierde eficiencia", dijo.

Así, explicó que existen dos motivos principales para que una empresa innove, como mecanismo de defensa ante otros competidores; y de manera proactiva para ganar más cuota de mercado y obtener más rendimiento.

FINANCIACIÓN.

La financiación de las investigaciones básicas, de los proyectos de I+D+i, y de los grupos de investigación, fueron otro de los aspectos tratados en la mesa redonda moderada por el decano de Económicas, Francisco González Rodríguez.

En Asturias y España se financian los tres aspectos de la I+D+i con especial incidencia en los proyectos de investigación entre empresas y centros de investigación, o entre empresas, tanto a nivel nacional como europeo.

El decano señaló que entre los países de la OCDE, España es el que ofrece mayores incentivos fiscales por actividades de I+D+i a las empresas, y sin embargo se encuentra en una posición de desventaja a nivel internacional, sobre todo comparado con los países anglosajones y Japón; mientras que el país que más I+D+i produce, Finlandia, no tiene ninguna.