Actualizado 30/06/2022 12:08

Un acusado de morder en la cara a una expareja acepta 2 años de prisión y el pago de más de 50.000 euros

Archivo - Juzgados y Audiencia Provincial de Oviedo
Archivo - Juzgados y Audiencia Provincial de Oviedo - EUROPA PRESS - Archivo

OVIEDO, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un acusado de morder en la cara a una expareja ha reconocido este jueves los hechos y ha aceptado una condena de 2 años de prisión, alejamiento durante 6 y el pago de una indemnización a la víctima de más de 50.000 euros, que consignó en la cuenta del Juzgado antes de la celebración del juicio. La vista oral estaba señalada para este jueves en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, con sede en Oviedo, según ha informado la Fiscalía.

El acusado, nacido en 1996, mantuvo una relación de noviazgo con la víctima durante 2 años, aproximadamente, que finalizó en el mes de julio de 2018. Sobre las 05.30 horas del 18 de agosto de ese mismo año, cuando la mujer se encontraba en las fiestas de Lugo de Llanera en compañía de unos amigos, tras acercarse a saludar a un chico, se le acercó el acusado y le dijo: "eres más puta que nadie".

A continuación, le propinó un fuerte mordisco en la cara. A consecuencia de la agresión, la mujer sufrió una herida inciso contusa en la mejilla izquierda, al lado de la comisura bucal, que se complicó con un absceso y secuela cicatricial, que precisó, además de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico consistente en sutura de la herida y posterior retirada de puntos, tratamientos antibióticos, intervención quirúrgica bajo anestesia local y curas periódicas. Tardó en curar 182 días.

Le quedó como secuela una cicatriz lineal de 3 centímetros de longitud y unos 2 milímetros de anchura, de consistencia dura y próxima a la comisura bucal izquierda, causándole deformidad. Además, sufre sintomatología ansioso depresiva reactiva. Los hechos fueron considerados constitutivos de un delito de lesiones del artículo 150.1 del Código Penal. Concurre la circunstancia agravante de desprecio de género y la atenuante de reparación del daño.

Tras reconocer los hechos, el acusado ha aceptado una condena de 2 años de prisión, inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, prohibición de aproximarse a la mujer a menos de 500 metros durante 6 años, a su domicilio, lugar de trabajo o cualquier lugar donde se encuentre y la prohibición de comunicarse con ella por cualquier medio durante el mismo periodo de tiempo. Abono de las costas.

En concepto de responsabilidad civil, el acusado indemnizará a la víctima con 51.450,26 euros, que ya consignó en la cuenta del Juzgado, y al SESPA, con la cantidad que se acredite por los gastos de asistencia sanitaria.

Más información