Aefas advierte de que la carga fiscal en Asturias hace que muchas empresas se vayan o se renuncie a ellas en herencia

Publicado 14/11/2019 15:47:47CET
Jorge Suárez, presidente de la Asociación Asturiana de Empresa Familiar
Jorge Suárez, presidente de la Asociación Asturiana de Empresa Familiar - EUROPA PRESS

Suárez ve "un poco irreal" que el Gobierno asturiano quiera que otras autonomías se acoplen al Principado estando en la cola

GIJÓN, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Asociación Asturiana de Empresa Familiar (Aefas), Jorge Suárez, ha destacado este jueves en Gijón que no es "realista" el querer que otras autonomías equiparen la carga fiscal a la asturiana, cuando esta está en el puesto 18 de 19 en el Índice Autonómico de Competitividad y en el último en el puesto en el Impuesto de sucesiones.

Así lo ha indicado, en declaraciones a los medios de comunicación antes de la clausura del Programa para la mejora de la competitividad y eficiencia de las empresas familiares de Gijón, celebrado en el Club de Regatas.

Suárez ha sostenido que la política fiscal en Asturias supone un "agravio muy importante" para la empresa familiar, lo que está haciendo que muchas de ellas se vayan y, en otros casos, los herederos renuncien a ellas, lo que supone en casos el cierre o que lo compre un competidor cuando el Estado lo saque a venta.

Este ha insistido en que siendo los últimos en la cola, es "un poco irreal" querer pedir que el resto se acople a ti. Ha incidido, en este caso, en que es una incoherencia, a su parecer, que el Gobierno asturiano habla de armonizar los impuestos entre autonomías y al mismo tiempo se piden las transferencias de impuestos.

Unido a ello, ha señalado que, según los datos de 2018, en Asturias hubo unas 2.200 renuncias a la herencia (entre un 20 y 22 por ciento), de las que ha opinado que un buen número eran de empresas familiares. Este porcentaje, según él, es el doble de la media del país. Y si bien ha estado de acuerdo en pagar impuestos, ha reivindicado que estos sean "razonables".

Suárez se ha quejado, en este sentido, que desde la Administración se diga que el de sucesiones es un impuesto para ricos. "Es una mentira", ha defendido, al tiempo que ha replicado que lo paga todo el que hereda, sea rico o no. Algo que pasa en Asturias, donde solo están exentos los primeros 300.000 euros, pero en otras comunidades este límite es mayor, con lo que no se pagaría.

Preguntado por la aplicación en algunas ciudades, como Gijón a partir de 2020, del llamado IBI 'diferenciado' o 'para ricos', ha apuntado que para algunos de sus asociados encarece este impuesto el doble, lo que hace que pierda competitividad.

En cuanto a la situación del sector en Asturias, ha indicado que entre el 95 y 97 por ciento de las empresas son de carácter familiar. La asociación, en concreto, la forman 60 empresas que en conjunto suman una facturación de 2.750 millones de euros, lo que supone algo más del 12 por ciento de Producto Interior Bruto autonómico, y dan empleo a 19.000 personas.

Asimismo, ha explicado que uno de los retos a los que se enfrenta también las empresas familiares es el relevo generacional. Según él, el 70 por ciento de las empresas familiares sufren problemas "severos", e incluso desaparecen, en la tercera generación, sobre todo entre primos.

En su opinión, no es tarea fácil el decidir a quién dejas el negocio si hay varias personas, a lo que ha recalcado que la solución es "hablar", ya que en la mayoría de las ocasiones queda escrito en un papel y luego llegan las sorpresas a la lectura del testamento. Dicho esto, ha incidido en que en Asturias hay casos de éxito de relevo generacional de cuarta e incluso quinta generación.

SOSTÉN DE LA ECONOMÍA

Por otro lado, en la jornada ha intervenido también el consejero de Empresas Familiares Manuel Pavón, quien ha aconsejado al nuevo Gobierno central que se forme a que tenga en cuenta que la empresa familiar es "el sostén de la economía española", ha apuntado en declaraciones a los medios de comunicación.

Ha insistido, en este caso, en que venga quien venga, tiene que entender que la economía de mercado es la que hay y que las políticas deben ir enfocadas a la mejora de la sociedad. A su juicio, la empresa familiar considera que la política debe ayudar a la economía

Este ha incidido, además, en que la empresa familiar tiene un compromiso social "muchísimo mayor" que las grandes corporaciones, pero sigue habiendo un problema de relevo generacional. En este sentido, ha apuntado que, en ocasiones, se da un problema de convivencia entre generaciones.

También ha señalado, sobre esta cuestión, que el impuesto de sucesiones es como pagar dos veces por lo mismo, a lo que ha visto preciso hacer cambios fiscales.

Sobre Asturias, ha indicado que es una región especialmente emprendedora, pero que tiene unas limitaciones geográficas que le hacen esforzarse más. A su modo de ver, el futuro está en las exportaciones.

Contador

Para leer más