Actualizado 29/10/2012 16:22 CET

El coche cedido a Mieres por la DGT, saboteado al meter azúcar en el depósito de combusible

OVIEDO, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional de Mieres investiga el sabotaje al coche de la Direccción General de Tráfico (DGT) cedido al concejo para realizar las pruebas de alcoholemia. El depósito del vehículo apareció lleno de azúcar y la investigación apunta a que se utilizaron presuntamente las llaves a cargo de la Policía Local.

El alcalde del concejo, Aníbal Vázquez, ha explicado este lunes en rueda de prensa que el Ayuntamiento tuvo conocimiento del suceso el pasado día 24, cuando los agentes intentaron repostar en una gasolinera.

"Al ver que no era posible repostar, nos pusimos en contacto con la DGT y, tras llevar el vehículo, nos dijeron que había sufrido una grave manipulación", ha añadido el regidor.

La apertura del depósito no se forzó, por lo que la manipulación se produjo utilizando las llaves del coche. "Unas llaves que están siempre depositadas en el llavero de la comisaría de la Policía. Y me quedo ahí, no digo más", ha señalado el máximo dirigente local.

El Alcalde ha estado acompañado por el concejal de Personal, Juan José Menéndez. Han asegurado que ya se ha abierto una investigación, después de cursar la denuncia ante la Policía Nacional. "Sabemos que van a dar poco de sí, porque no tenemos imágenes ni testigos, pero estamos muy preocupados ante este tipo de acciones", ha explicado Vázquez. A la vez, ha dejado claro que "es algo que pasa de claro oscuro y vamos a poner todo de nuestra parte para que se esclarezcan los hechos".

Este incidente se ha producido tan solo unos meses después de que el coche del edil de Personal también sufriera un atentado tras ser rociado con ácido, y en el contexto de una acalorada polémica entre Policía Local y Ayuntamiento por los recortes.

El Ayuntamiento tendrá que hacerse cargo de la reparación del vehículo de la DGT. El coche se encuentra en un taller de Oviedo y la avería aún está sin cuantificar, a la espera de conocer el alcance del sabotaje para saber si el azúcar ha alcanzado el motor del vehículo, de marca Fiat Ulises.