Feito critica que haya menos inversión y más gasto corriente en las cuentas regionales para 2019

Belarmino Feito
EUROPA PRESS
Publicado 10/12/2018 11:22:29CET

OVIEDO, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), Belarmino Feito, ha criticado este lunes el proyecto de presupuestos del Principado de Asturias para el año 2019. Según Feito, no es de recibo que haya menos recursos para inversión y más para gasto corriente. "Estos no son los presupuestos que Asturias necesita", ha lamentado.

Feito ha comparecido en una comisión parlamentaria sobre el proyecto presupuestario que ya tiene garantizada su aprobación tras el acuerdo entre Gobierno (PSOE), Podemos e IU.

Las cuentas, según el líder de la patronal asturiana, dejan "en segundo plano" la recuperación de las inversiones y la apuesta por políticas de promoción económica. Ha recordado que el presupuesto consolidado es de 4.524 millones, lo que significa mayor disponibilidad de recursos. Sin embargo, ha lamentado que la dotación para inversiones sea de 356,9 millones, tan sólo el 8% del total.

"La inversión es indispensable para la generación de actividad económica. Arrinconar la inversión supone renunciar a uno de sus impactos más relevantes: la generación de empleo", afirmó el presidente de FADE.

Ha lamentado que el presupuesto tampoco signifique un impulso para la investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) y ha criticado que no se apueste por un sistema "eficaz" en materia de formación. Tampoco le gustan las medidas fiscales. "Creemos que estamos en el momento oportuno para abordar medidas de estímulo que potencien el crecimiento económico, rebajando la carga fiscal y alejándonos de los territorios de más tributación", ha dicho.

GASTO SOCIAL

Feito ha explicado que la estructura del presupuesto "perpetúa" una visión centrada en el gasto corriente de finalidad social. "El problema es que esa elección nos priva de un gasto inversor y productivo imprescindible", ha señalado el presidente de FADE.

Ha advertido de que esa circunstancia, con menos inversión y más gastos financieros, supone una "rémora" para el futuro y una "carga financiera" que limitará la capacidad de crecimiento a generaciones futuras.