Fernández-Escandón (Femetal) apunta al absentismo laboral, la morosidad y la fiscalidad, como lastres para el sector

Publicado: jueves, 20 junio 2024 16:04

El Principado prevé sacar una línea de ayudas de fondos europeos en 15 días

GIJÓN, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Femetal, Antonio Fernández-Escandón, ha dibujado este jueves un escenario de incertidumbres y oportunidades para el sector, con la descarbonización como paso inevitable y con los problemas a combatir del absentismo laboral, la morosidad o la fiscalidad.

Aún así, ha considerado que, pese a la inestabilidad del entorno económico y político, las empresas asturianas están posicionadas para afrontar "con solvencia y calidad" los nuevos desafíos.

Así lo ha indicado, durante su intervención en la clausura de la Asamblea de Femetal, en el CIFP La Laboral, en la que han intervenido, asimismo, la consejera de Transición Ecológica, Industria y Desarrollo Económico del Principado de Asturias, Nieves Roqueñí, la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, la presidenta de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), María Calvo, y el presidente de TotalEnergies, Javier Sáez de Jubera.

En el caso del "mal endémico" del absentismo laboral, que, según él, "crece sin control", alcanzando un diez por ciento, no ha culpado a los trabajadores, pero ha pedido que se agilice la tramitación en la diagnosis y tratamiento de las enfermedades. Plantean que se dé a las mutuas la capacidad de diagnosticar y tratar problemas traumatológicos, los más comunes, ante la "saturación" de la Sanidad Pública.

También se ha referido a la morosidad, a lo que ha señalado que la concentración bancaria reduce el número de entidades a las que pueden optar las empresas. Fernández-Escandón ha citado la OPA del BBVA sobre el Banco Sabadell que, a su modo de ver, reduce considerablemente las posibilidades de financiación, y más en un sector donde el 96 por ciento de las empresas son pymes.

A esto ha sumado la preocupación por la fiscalidad y ha requerido el que haya mayor protección fiscal a la industria familiar en los procesos de transmisión.

En cuanto al proceso de descarbonización, ha apelado al servicio puesto en marcha por Femetal de consultoría para que las empresas puedan acceder a los más de 200 millones de euros de fondos europeos de Transición Justa.

"Estamos ante una gran oportunidad", ha señalado, a lo que ha indicado que este fondo ayudará a abordar la transformación ecológica e impulsará la creación de empleo y generación de conocimiento en Asturias.

Fernández-Escandón, por otro lado, ha incidido en la importancia de la formación para que las empresas del sector cuenten con profesionales preparados. Se ha referido, en este sentido, al nuevo Plan de Formación Profesional, elaborado por el Principado, que, aunque venga con años de retraso, según él, es un programa "ambicioso". Se ha mostrado convencido, en este sentido, de que va a funcionar.

Ha señalado, además, que el sector metal asturiano concentra el 32 por ciento del tejido industrial de la región y el 54 por ciento del empleo, que es, según él, "de calidad, estable y con buenas condiciones laborales".

Ha hecho alusión, en este caso, al preacuerdo alcanzado en la negociación del Convenio Colectivo para la Industria del Metal del Principado de Asturias. Y si bien ha reconocido que la negociación no estuvo exentas de "ciertas tensiones", ha recalcado que se impuso "la responsabilidad y el compromiso" por parte de los 25.000 trabajadores y 1.000 empresas.

Gracias a él, según el presidente de Femetal, se dota a las empresas de estabilidad por tres años. Eso sí, ha recalcado que también "da certezas en un horizonte lleno de nubarrones e inestabilidad", ya que implica reducir en ocho horas la jornada laboral a partir de 2025 e incrementos salariales.

Esto, a su juicio, significa que para producir lo mismo, los empresarios deberán contratar a más personas, con su consiguiente incremento de costes. Relacionado con ello, ha alertado de que Asturias tiene unas ratios de productividad "muy bajas" y registró una disminución del Índice de Producción Industrial del Metal en -3,04 por ciento en el primer trimestre de este año, mientras que en 2023 registró un crecimiento 'cero'.

No obstante, ha remarcado que los empresarios mantienen su apuesta por Asturias. Una prueba de ello es, a su modo de ver, los centros de I+D+i empresariales impulsados por empresas del metal; once de los 13 existentes.

Sobre ello, ha visto una necesidad para el sector invertir en I+D y ha abogado por contar con "cierta independencia" en el mercado global. A su juicio, es prioritario que empresas y centros tecnológicos generen canales de comunicación "ágiles", para así incrementar los niveles de productividad en un escenario económico "cargado de inestabilidad e incertidumbre".

Fernández-Escandón, por otra parte, ha anunciado que Meta-Industry4 se llamará a partir de ahora FemetalIndustry, para reposicionar la organización como el cluster de Fabricación Avanzada de la Industria Metal de Asturias, promovido por Femetal.

FemetalIndustry, según él, ha logrado de cada euro invertido, 12 de retorno. Ha insistido, ligado a ello, en que la descarbonización y digitalización de empresas son los otros dos grandes retos.

LIDER EN I+D

Roqueñí, por su parte, ha alabado la capacidad de generación económica y empleo del sector y su compromiso territorial. En cifras, la industria regional emplea a más de 46.100 personas, unas 27.000 asociadas al convenio del metal Femetal.

Además, genera un volumen de negocio del orden de 22.500 millones y desarrolla su actividad en más de 4.100 establecimientos productivos.

La consejera ha destacado que para el Principado la industria es una prioridad y ha comprometido el apoyo para facilitar el tránsito a una economía descarbonizada, así como plantar "guerra" a la burocracia o contribuir a la búsqueda de financiación.

Respecto a la descarbonización, ha indicado que prevén lanzar en 15 días la primera línea de convocatorias específicas de ayudas, por una cuantía inicial de 40 millones de euros. "Las oportunidades son muchas", ha afirmado sobre la transición energética.

También lo ha visto como una oportunidad de ser líderes tecnológicamente y vender esta tecnología a otras partes del mundo. Eso, a su juicio, dará una ventaja competitiva y ha animado a las empresas del metal asturiano a seguir trabajando en esa línea.

Ha destacado, además, la apuesta por Asturias por parte de ArcelorMittal con el horno eléctrico, "al margen de las incertidumbres existentes".

Moriyón, por su lado, ha animado a no ver la descarbonización como amenaza, sino una oportunidad para liderar el cambio. Ha hecho mención, en este caso, al inicio del proceso de descarbonización de ArcelorMittal en Europa, con el horno eléctrico, convirtiendo a Gijón en cabeza de lanza de un proyecto innovador.

La alcaldesa ha comprometido al Principado "absoluta lealtad" en el apoyo a las empresas y agilizar y simplificar los trámites burocráticos.

Calvo, por su parte, ha considerado una de las principales preocupaciones y retos que tienen las empresas asturianas el adaptar la formación a las necesidades. "Necesitamos a más personas formadas", ha apuntado de la FP dual.

También se ha referido al problema del absentismo laboral, a las diferencias de legislaciones y costes laborales con otros países y a la excesiva burocracia. Ha pedido igualdad de trato en precios de energía y en regulación para poder competir, si bien ha recalcado que Asturias combina experiencia y talento.

Otro punto que ha considerado cruciales es facilitar el acceso a la financiación para proyectos innovadores y dar formación continua a los trabajadores. Con todo, se ha mostrado convencida de que la industria asturiana tiene capacidad y potencial para superar los retos que enfrenta.

Sáez de Jubera, por su lado, ha dado cifras del mix de generación y ha remarcado que aunque apuestan por las renovables, principalmente solares y eólicas, no se podrá prescindir de otras energías como el gas.

Contador