La Fiscalía pide multa de 3.240 euros al exalcalde de Siero por conducir ebrio y atravesar una rotonda

Actualizado 19/11/2012 15:34:45 CET

OVIEDO, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Sección de Seguridad Vial de la Fiscalía del Principado de Asturias solicita para el exalcalde de Siero, el socialista Juan José Corrales, las penas de multa de nueve meses con cuota de doce euros al día (3.240 euros en total), trabajos en beneficio de la comunidad durante 48 días y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante dos años, además del pago de las costas del proceso.

La vista contra el exregidor de Siero acusado de un delito contra la seguridad vial, se celebrará este martes, 20 de noviembre, a las 9.30 horas, en el Juzgado de lo Penal número uno de Oviedo, según ha informado la Fiscalía.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) han informado a Europa Press que el acusado informó al juzgado que nos estará presente durante el juicio al encontrarse fuera de Asturias. La vista oral se podrá celebrar en su ausencia ya que la pena que se solicita es inferior a dos años de prisión.

Alternativamente, para el caso de que el acusado no aceptara voluntariamente el cumplimiento de la pena de trabajos en beneficio de la comunidad, la Fiscalía solicita que se le imponga una condena de cuatro meses y quince días de prisión y accesorias de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante ese mismo periodo, y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante dos años.

LOS HECHOS

La Fiscalía sostiene que sobre las 06.05 horas del 12 de febrero de 2010, el acusado, entonces alcalde de Siero, conducía por la carretera N-634 un vehículo propiedad del Ayuntamiento sierense.

Debido a que se encontraba con sus facultades físicas y psíquicas alteradas y mermadas por la ingestión de bebidas alcohólicas, al llegar al kilómetro 395,160, en Siero, el acusado no realizó el giro de una rotonda, sino que siguió circulando en línea recta, invadiendo una isleta, donde arrastró una baliza de señalización y se subió al bordillo.

Una vez en el otro extremo, salió de nuevo a la calzada, donde se quedó detenido en el carril derecho, sin luces y sin ningún tipo de señalización que advirtiera del peligro que suponía su presencia para los demás usuarios de la vía y permaneció dentro del coche, donde fue sorprendido por una patrulla de la Guardia Civil.

Al llegar al lugar, los agentes observaron que el acusado presentaba habla pastosa, dificultades de expresión, movimiento oscilante y olor a alcohol en el aliento (notorio a distancia). Se negó además a realizar las pruebas de Romberg (emplazar el dedo índice sobre la nariz con los ojos cerrados) y a caminar en línea recta a lo largo de tres metros.

Los agentes le practicaron el test de alcoholemia, dando un resultado de 0,69 miligramos de alcohol por litro de aire espirado a las 7,04 horas, y de 0,76 a las 7,24 horas. El acusado no deseó realizar análisis médicos de contraste.

El acusado causó daños a cuyo importe renunció la Abogacía del Estado, en representación del Ministerio de Fomento, perjudicado por los mismos. El Ayuntamiento de Pola de Siero, personado como perjudicado, informó de que el acusado conducía de forma habitual el vehículo, tanto en asuntos públicos como para uso privado, dada su condición de Alcalde.