Actualizado 17/11/2015 17:24 CET

Asetra y Cesintra impugnan acta de constitución de la mesa del Convenio Colectivo

OVIEDO, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Las patronales del transporte de mercancías por carretera de Asturias Asetra y Cesintra se reunirán este martes en el Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (Sasec) tras impugnar el acta de la reunión del pasado 6 de noviembre entre las organizaciones empresariales y sindicales. Consideran que no se les dejó ni siquiera exponer su dimensionamiento y capacidad de representación empresarial para la constitución de la mesa.

   Además, argumentan que los representantes de Corporación Asturiana de Transporte (CAR) ya habían alcanzado acuerdos previos con las organizaciones sindicales. Los dos asuntos no se reflejaron en el acta final de la reunión, según han informado Asetra y Cesintra a través de una nota de prensa conjunta.

   Las patronales se dirigirán también a la Federación Asturiana de Empresarios (FADE) para trasladar a su Ejecutivo el "descontento, sentimiento de abandono y discriminación" de las Pymes a las que representan, en el proceso de negociación de este convenio, ante la "actuación unilateral de la patronal CAR". Asetra y Cesintra dicen sentirse "totalmente excluidas" de este proceso negociador.

   "No podemos manifestar más que absoluta sorpresa ante lo ocurrido posteriormente en esa reunión, en cuanto resultó que los representantes de CAR habían alcanzado acuerdos previos con las organizaciones sindicales en el propio interés de esta patronal que conllevaron la constitución de una mesa de negociación que excluye a las organizaciones Asetra y Cesintra, a cuyos representantes ni quiera se les dejó manifestar su oposición a la constitución de la mesa en tales términos, a los efectos de que la misma quedase reflejada en el acta, no teniendo más opción tales organizaciones que abandonar la reunión", han señalado.

   Según las patronales, esta situación viene derivada de que la organización CAR "no es más que un instrumento de representación social de la corporación ALSA a través de la cual disfraza la defensa de sus intereses corporativos como una actuación de interés sectorial".

   A su juicio, la actuación de ALSA "ha traspasado todos los límites éticos que deben regir las actuaciones de las organizaciones con representatividad social, obviando los interés comunes, y defendiendo únicamente los propios".

Para leer más