Actualizado 23/10/2009 19:35

El presidente de la Real Academia de Gastronomía apuesta por facilitar formas de consumo de sidra y subir su precio

Rafael Ansón anuncia un libro de recetas con esta típica bebida asturiana para contribuir a su difusión

GIJÓN, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Real Academia Española de Gastronomía, Rafael Ansón, apostó en Gijón por ampliar las posibilidades del consumo de sidra pero manteniendo las tradiciones. Ansón señaló que la sidra es una de las riquezas de Asturias por lo que si hubiera más consumo ésta riqueza aumentaría y abogó por subir el valor de la bebida porque es muy barata teniendo en cuenta el coste real, superior a veces al del vino o la cerveza.

Asimismo, después de participar junto al concejal de Festejos, José Manuel Sariego, en la campaña 'Gijón de Sidras' en el establecimiento Casa Justo, el presidente de la Real Academia explicó que la sidra estaba hasta ahora "muy reservada al 'chigre' y hacía falta un malabarista que fuera capaz de tirarla", mientras que ahora, gracias a las nuevas tecnologías que permiten beberla como un cava o un vino en mesa, se potenciará su difusión.

"La sidra es algo muy conocido, pero que no toma casi nadie", indicó antes de añadir que el ritual de esta típica bebida lo conoce todo el mundo. De hecho, apuntó que muchos extranjeros que llegan a Madrid preguntan dónde se puede tomar sidra porque quieren ver toda la liturgia vinculada a ella. En su opinión, sólo los grandes productos crean una cultura y una terminología especial en torno a ellos, el vino, la cerveza, el whisky y la sidra.

UN LIBRO CON SABOR A SIDRA

También adelantó que publicará un libro sobre la sidra, en el que va a pedir a los 20 mejores cocineros de España y a los diez mejores de Asturias que hagan una receta en la que la sidra sea un ingrediente, así como un plato para tomar con sidra. De esta forma, se podrá fomentar esta bebida típica asturiana como acompañamiento de las comidas. Ansón confió en que el libro esté para abril, para la Feria del Libro.

Ansón aclaró que con ello no quiere decir que se pierda el ritual de la sidra y añadió que, cuando un turista tome la sidra servida como un vino, habrá quien le diga que es más bonito y divertido ver cómo se escancia. "No se puede limitar uno a eso -escanciar--, porque si no el consumo es muy reducido y especializado", dijo sobre el escanciado.

"Yo pretendo extender la sidra como un ingrediente más de la comida y como una promoción más de España desde el punto de vista gastronómico", apuntó. Ansón explicó que España cuenta con la gastronomía número uno del mundo gracias a los cocineros, una materia prima excepcional: número uno en ibéricos, número dos en quesos y en vinos y, sin duda, el número uno en sidra.

En cuanto al resto de la gastronomía de la región, al margen de la sidra, la fabada o el arroz con leche, aseguró que todo el mundo sabe que el mejor 'pixín' del mundo es asturiano, los quesos son los mejores de España y como región de Europa, tanto en variedad y calidad. Ansón destacó la variedad de quesos que se suele servir con motivo de los Premios Príncipe -Gamonedo, Cabrales, la Peral o Afuega'l Pitu, por ejemplo--. "Aquí hay como 15 o 20 quesos absolutamente fantásticos", destacó.

TURISMO GASTRONÓMICO

También aludió a los mariscos, que aunque tengan más fama los gallegos dijo que cuando los hay en Asturias, pese a ser menos cantidad, son igual de buenos. Ansón remarcó que el Principado es la única comunidad en la que ha aumentado el turismo en lo que va de año, un incremento que vinculó en alguna medida a la gastronomía.

Según él, el turista que llega a la región viene "a comer" porque en Asturias se supo respetar la materia prima de las comidas y se cocina "muy bien, no se les quita el sabor", dijo. "No se hacen espumas ni inventos", apostilló.

SIDRA Y TAPAS

En cuanto a 'Gijón de sidras', señaló que toda campaña que se haga a favor de un producto es bueno y justificó la vinculación de las tapas con esta típica bebida asturiana. "Es imposible beber sidra sin tomar tapas", afirmó. Según él, la aparición de las tapas o comidas en miniatura nacen de forma paralela a bebidas que se toman de pie, con versando.

De hecho, señaló que España inventó una forma de comer que es "tapear". "Hemos incorporado la libertad en la gastronomía frente a la rigidez de la dictadura francesa, que es lo que todo el mundo agradece de España", añadió. Tanto el País Vasco como Asturias son las dos comunidades de la España Verde que más han cultivado ese tipo de comida.

Ansón reconoció que la crisis también afectó a la gastronomía, aunque rechazó que haya un problema de precios. En su opinión, la gente apuesta por la calidad y sigue consumiendo, pero en menos cantidad. "No le compensa tomar más barato pero peor", dijo sobre las personas.