Actualizado 27/01/2012 14:31 CET

PSOE e IU acusan al PP de despreciar la participación ciudadana al rechazar las 125 alegaciones al presupuesto

La Edil Socialista Margarita Vega
EUROPA PRESS

OVIEDO, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los Grupos Municipales de PSOE e IU han acusado este viernes al equipo de Gobierno municipal de "despreciar" la participación ciudadana en la vida política al rechazar las 125 alegaciones y propuestas presentadas a las cuentas municipales por 21 organizaciones de todo tipo.

En rueda de prensa, la portavoz socialista ha opinado que dicha actitud pone de manifiesto que "algo grave" está pasando en el Consistorio, donde además, no se ha notado "en absoluto" el talante del nuevo alcalde, Agustín Iglesias Caunedo.

En este sentido, Vega ha comprometido que el PSOE peleará por la creación de los consejos de participación que otorguen a los ciudadanos voz propia, y no les obliguen a depender de que alguna de las formaciones políticas hagan suyas sus reclamaciones en la fase de enmiendas al presupuesto.

Por último, ha advertido de que insistirán en que el Grupo Popular tome las numerosas reclamaciones en consideración, las estudie y encaje en el documento, en forma de compromisos políticos.

Para el portavoz de IU-Verdes, Roberto Sánchez Ramos, el PP "ha bloqueado cualquier propuesta" a pesar del esfuerzo y del trabajo de los vecinos, que tuvieron apenas quince días para estudiar el documento y realizar sus aportaciones hasta el cierre del plazo, el pasado día 20.

El concejal ha opinado además que los presupuestos que se aprobarán de forma definitiva el martes 31 son ilegales ya que, por ejemplo, destinan 1,6 millones a los distritos, pese a que estos "no existen, porque el equipo de Gobierno no quiere que funcionen". Sánchez Ramos ha reprochado también que de los 14,5 millones previstos en el capítulo de inversión, tres se destinen a la "autocompra" de plazas de garaje de la empresa Cinturón Verde.

RECHAZO A LA SUBIDA DEL IBI

En otro orden de cosas, los grupos socialista e IU-Verdes han coincidido en su rechazo a la subida del Impuesto de Bienes Inmuebles, cifrada en un 12,44 por ciento para 2012, de los que 2,44 responden a un incremento municipal y el 10 por ciento restante a un Real Decreto estatal de obligado cumplimiento.

La socialista ha solicitado que a la subida nacional no se sume la municipal, que, sin embargo, entró en vigor el pasado 1 de enero, dado que la suma de ambos incrementos supondría "un expolio". Además, lo mismo que IU, ha criticado que la recaudación asociada a este impuesto se destine a reducir "una deuda que los ciudadanos no crearon", en lugar de a mejorar los servicios públicos municipales.