Actualizado 14/01/2009 20:05 CET

Cantabria logra una aportación extraordinaria de 175 millones del Estado para saneamientos y abastecimientos

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Medio Ambiente invertirá 375 millones de euros en Cantabria en obras de abastecimiento y saneamiento de agua. En esa partida se incluyen los 200 millones de euros de los fondos de cohesión, tal y como había pactado el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, junto con otros 175 millones que pondrá el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino como aportación extraordinaria.

De esa inversión, un total de 90 millones se destinarán específicamente a la Autovía del Agua, según explicó hoy el presidente cántabro tras reunirse con la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa. Para Revilla, esta inversión supone una aportación "extraordinaria que va a cambiar todo el panorama de Cantabria en cuanto a abastecimientos de agua y saneamientos".

La vicepresidenta cántabra, Lola Gorostiaga, y el consejero de Medio Ambiente, Francisco Martín, que asistieron también a la reunión, aseguraron que en el plazo aproximado de 15 días se firmará un protocolo que recogerá todos los detalles de estas inversiones.

Martín destacó que los 175 millones de euros adicionales que recibirá la Comunidad Autónoma proceden del Plan de Calidad de las Aguas, cuyo objetivo es la depuración de aguas residuales. Además, anunció que los proyectos serán cofinanciados por el Ejecutivo cántabro con más de 130 millones de euros, por lo que el montante total que se destinará a infraestructuras medioambientales asciende a 500 millones de euros.

A su juicio, con estas partidas Medio Ambiente pasará a ser "probablemente" el departamento con mayores inversiones en las infraestructuras de Cantabria.

PRODUCCIÓN DE LECHE

Al margen de este asunto, en su comparecencia ante la prensa el presidente cántabro respondió a preguntas de los periodistas a propósito de un informe de la Unión Europea que habla sobre la idoneidad de Cantabria como región productora de lácteos, algo que para Revilla es "absolutamente lógico".

"Hace más de 40 años la FAO publicó un informe donde había tres lugares en el mundo de idoneidad absoluta para la producción láctea aprovechando las condiciones naturales y la alimentación herbácea: una zona de Nueva Zelanda, otra de Francia y la zona que va de Comillas a Laredo en Cantabria", expuso.

En este sentido, propuso potenciar los desarrollos endógenos en base a las condiciones que cada territorio tiene para producir una cosa, porque "a Cantabria no se le ocurriría pedir subvenciones para plantar plátanos o naranjas". Resaltó que Cantabria es el "territorio número uno del mundo para producir leche de calidad" y agregó que hay que "volver a eso para que las producciones sean sostenibles y ligadas a las condiciones de cada territorio".

GARANTIZAR EL FUTURO DE LA ANCHOA

En lo que tiene que ver con la situación de la anchoa, apostó por garantizar el futuro de la especie "al tiempo que se arbitran medidas compensatorias para los pescadores". Así, explicó que en estos momentos los estudios que hay dicen que la masa de sostenibilidad de la especie está por debajo de las 20.000 toneladas, una masa "crítica que hace que esté en riesgo de posible extinción si se sigue capturando el bocarte".

Por eso, apostó por seguir haciendo estudios e intentar volver a recuperar el caladero. "Comparto la preocupación de la UE, entiendo que los pescadores tienen ahí su fuente de ingresos, pero los responsables políticos tienen que ir más allá y garantizar que no desaparezca la especie al tiempo que se arbitran medidas compensatorias para los pescadores", indicó.

Finalmente, subrayó que no se puede cometer la "insensatez" de someter a una especie al riesgo de extinción por haber sido "en cierto modo depredadores en el pasado". Además, recalcó que "el bocarte del Cantábrico es el caviar iraní, y tiene que volver a aparecer allí".