Publicado 18/08/2015 18:48CET

Cantabria recicló en 2014 casi 1.700 toneladas de aceites industriales usados

Mapa de Cantabra de generación de aceites industriales usados
SIGAUS

SANTANDER, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

Cantabria recicló en 2014 un total de 1.684 toneladas de aceites industriales usados procedentes de casi 900 puntos generadores, según la entidad que lo gestiona, el Sistema Integrado de Gestión de Aceites Usados (SIGAUS).

En la comunidad autónoma se consumen cada año alrededor de 4.500 toneladas de aceites industriales en vehículos o en procesos y maquinarias industriales, lo que genera unas 1.800 toneladas de aceites usados anuales, un residuo "peligroso y con un alto potencial contaminante", según SIGAUS.

Esta entidad sin ánimo de lucro, que desde 2007 se encarga de prevenir la incidencia ambiental del aceite industrial usado, recogiéndolo en 896 establecimientos repartidos en 76 municipios, que engloban al 97 por ciento de la población cántabra.

Durante el pasado año las empresas fabricantes adheridas a SIGAUS, que representan un 90% del mercado total, comercializaron en esta región un total de 4.347 toneladas de aceites industriales usados, lo que, según informa, representa el 1,56 por ciento del total puesto en el mercado nacional.

En total, se llevaron de más de 1.650 operaciones de recogida y la cantidad de aceite usado recuperada fue "similar" a la estimación de la cantidad generada, teniendo en cuenta que el aceite industrial, durante su uso, pierde algo más de la mitad de su volumen.

En términos de generación, el 66% del residuo se produjo en grandes focos (términos municipales que generan más de 100 toneladas/año), y que suponen tan sólo seis municipios.

En cambio, un 7% del aceite usado provino de forma muy dispersa de pequeños núcleos rurales (localidades con menos de 30.000 habitantes y menos de 100 hab/km2), en total 42, que representan el 55% de los municipios totales atendidos, y en los que se ubican el 13% de los establecimientos a los que SIGAUS dio servicio en Cantabria.

De ellos, el sistema articulado por SIGAUS llegó a 42 municipios rurales de pequeño tamaño (menos de 5.000 habitantes), en los que se recogieron 165 toneladas de residuo, una cifra que se acerca a lo que se logró en Torrelavega.

Por tipologías de productor, según los datos registrados por el sistema de información tecnológico (SIT) de SIGAUS, el 50,4% de los establecimientos en los que se prestó servicio fueron talleres mecánicos (452 talleres), siendo además una de las actividades de mayor generación de aceite usado en esta comunidad (casi el 35% del total recogido).

El resto de las recogidas tuvieron lugar en otro tipo de actividades que, sin embargo, sumaron 444 puntos productores de muy diversa índole, entre ellos industria, agricultura, comercio, hostelería, transporte o construcción.

De la cantidad total recuperada en Cantabria, aproximadamente el 37% (626 toneladas) fue destinado a procesos de regeneración a través de un refino del aceite usado para eliminar agua, sedimentos, metales pesados y otros compuestos químicos, se obtienen nuevas bases lubricantes que se aplican en la fabricación de nuevos aceites industriales, retornando el residuo al inicio de su ciclo de vida y constituyendo un "perfecto ejemplo", según SIGAUS, de "economía circular".

Este proceso sustituye a la fabricación de lubricantes mediante el refino del petróleo, generando, además, menos CO2 y utilizando menos energía que éste.

Así, con la cantidad de aceite usado recogido en Cantabria y que SIGAUS regeneró, se obtuvieron 417 toneladas de nuevos lubricantes, suficientes como para realizar el cambio de aceite a unos 103.000 turismos.

Otra de las vías de tratamiento del residuo es la valorización energética, un proceso con el que se fabrica combustible de uso industrial que es utilizado en grandes hornos de cementeras, papeleras, materiales de construcción o centrales térmicas de cogeneración eléctrica.

Concretamente, las 1.059 toneladas de aceites usados destinadas a la valorización energética a través de SIGAUS durante el pasado año permitieron la generación de una energía equivalente a 11 GWh, el consumo anual de casi 2.700 hogares españoles de tipo medio.