Fomento formaliza el contrato para la segunda fase del mapa de ruidos de las carreteras del Estado en Cantabria

Actualizado 09/10/2012 13:15:04 CET
Carretera, Coches, Tráfico, N-634, Ambrosero
EUROPA PRESS

SANTANDER, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Fomento ha formalizado el contrato para la elaboración de la segunda fase de los mapas estratégicos de ruido de las carreteras de la Red del Estado en Asturias, Cantabria y Galicia.

El plazo máximo para la realización de los trabajos objeto de este contrato será de doce meses a partir de la fecha de la firma del contrato de adjudicación.

En el caso de la comunidad cántabra, el mapa afectará a un total de 312,24 kilómetros correspondientes a 18 tramos de las carreteras A-67; A-8; N-611; N-623; N-629; N-634; N-636; S-10; S-20; y S-30, según la documentación consultada por Europa Press.

El contrato, que fue adjudicado el pasado 24 de agosto, ha sido formalizado el día 4 de este mes de octubre con Centro de Estudio y Contro de Ruido (Cecor), Fundación Cidaut e Investigación y Control de Calidad, (UTE).

El presupuesto base de licitación se fijó en un total de 945.000 euros, y los trabajos han sido adjudicados en un importe de 726.769,08 euros.

El resultado final de los trabajos persigue un triple objetivo: cumplir la legislación europea y nacional al respecto; ayudar a la gestión de los problemas de ruido que las carreteras generan a los colindantes, y aportar los datos que permitan definir la zona de servidumbre acústica.

MAPAS ESTRATÉGICOS

Un mapa estratégico es un mapa diseñado para poder evaluar globalmente la exposición al ruido en una zona determinada o para poder realizar predicciones globales para dicha zona.

Así, se recopilarán y generarán los datos básicos necesarios para poder evaluar los niveles de emisión originados por la carretera, los niveles de inmisión en el entorno de la misma y la exposición al ruido de la población en la zona estudio.

Como resultado se obtendrán mapas a escala 1/25.000, en los que además de los datos relativos al ruido ambiental, se delimitarán las zonas con uso predominante residencial, colegios y hospitales y áreas que requieran una especial protección contra la contaminación acústica.

Durante los trabajos se recogerán los datos relativos a calidad del ambiente sonoro, niveles de ruido, zonificación acústica, valores límite y objetivos de calidad acústica de los municipios incluidos en el área de estudio y los que pudieran ser relevantes generados por las comunidades autónomas u otros organismos y administraciones.

El consultor deberá incluir también en los estudios información con los datos exigidos para el mapa estratégico, es decir, una descripción general de la carretera, su ubicación, dimensiones y datos sobre el tráfico que se van a utilizar en el cálculo de los niveles sonoros.

Asimismo se recopilará la información sobre población y usos del suelo del área de estudio. Se señalarán, como mínimo, los usos del suelo de tipo residencial, hospitales y colegios, y aquellos otros que establece la Ley del Ruido.

Igualmente se clasificarán los edificios según sus usos y se estimará la población asignada a cada edificio. Los edificios deben estar definidos por la cota de la base, el número de plantas y la altura del edificio y el número de viviendas por edificio.

Finalmente se realizará un análisis de los resultados de la evaluación de niveles sonoros y de la exposición de la población al ruido, y se analizarán las zonas en las que se ha detectado la existencia de conflictos acústicos y en las que por tanto cabe plantear actuaciones, estableciendo unos niveles de prioridad en la aplicación de dichas medidas.