Actualizado 23/09/2015 18:12 CET

El presidente de la Fundación Botín y Revilla visitan en el Valle del Nansa los avances del Programa de Desarrollo Rural

Revilla y Botín
FUNDACIÓN BOTÍN

SANTANDER, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Fundación Botín, Javier Botín, y el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, han visitado este miércoles el Valle del Nansa para conocer los avances del Programa de Desarrollo Rural, Patrimonio y Territorio que desde el año 2005 lleva a cabo la Fundación a través de "una propuesta de intervención transversal para promover el desarrollo económico y social en la zona".

Según ha informado la Fundación en nota de prensa, la visita ha comenzado a las 12.30 de la mañana con un encuentro de ambos presidentes en el colegio de Puentenansa, donde la Fundación Botín cuenta con un proyecto de actividades extraescolares, en colaboración con la Consejería de Educación, e implementa el programa Educación Responsable.

Seguidamente se han reunido con los alcaldes del Valle del Nansa y Peñarrubia en la sede de la Mancomunidad, también en Puentenansa, continuando la jornada en Polaciones con una visita a la localidad de San Mames, donde la Fundación intervino en la restauración de su Iglesia, las antiguas escuelas y su entorno, una actuación que sin duda ha servido de revulsivo para el desarrollo del municipio.

Botín y Revilla también han visitado el obrador de mermeladas El Invernal de San Ignacio y La Hila, dos iniciativas empresariales nacidas al auspicio de Nansaemprende, programa para el fomento empresarial en el Medio Rural que la Fundación implementa en el Valle desde 2011.

Durante su encuentro con los alcaldes, Botín remarcó la apuesta de la institución por este programa, en el que la Fundación ha invertido ya cerca de 12 millones de euros. Además, ha destacado el éxito del proyecto ganadero, con 540 reses sacrificadas tan sólo en el primer semestre de 2015, lo que supone poner en el mercado 121.721 kilos de carne y la participación de 70 ganaderos.

Asimismo se ha referido a los buenos resultados del programa Nansaemprende, que ha formado ya a 147 emprendedores, que a su vez han puesto en funcionamiento 40 nuevas empresas (16 más en proceso de constitución) y que cuentan ya con una facturación aproximada de un millón y medio de euros anuales, habiéndose además creado 73 nuevos puestos de trabajo.

"Estamos alcanzando nuestros objetivos: definir un modelo, probarlo y demostrar su viabilidad para ofrecer una nueva posibilidad de desarrollo rural; un modelo que puede transferirse a otros territorios y que, de hecho, ya nos están solicitando e incluso premiando, como el galardón que este año nos ha otorgado Hispania Nostra a la mejor intervención en el Territorio", ha destacado.

Por su parte, Revilla ha valorado el compromiso de la Fundación Botín con la comarca del Nansa y ha destacado la contribución del Programa de Desarrollo Rural a evitar el abandono y la despoblación de esta zona "demasiadas veces olvidada" de Cantabria.

Revilla ha calificado esta iniciativa como "un ejemplo y un referente" para las políticas de equilibrio territorial que el Gobierno de Cantabria pretende recuperar a lo largo de esta legislatura, para que las zonas rurales del interior de la Comunidad "vuelvan a ganar población", como ya lo hicieron durante su anterior mandato al frente del Gobierno.

"Tenemos que rebelarnos contra el abandono de los pueblos y para ello es necesario promover inversiones y actuaciones que garanticen el equilibrio territorial y aseguren a la población rural servicios públicos y condiciones de vida equiparables a las que disfrutan los habitantes de las zonas urbanas", ha declarado.

El presidente cántabro se ha referido también a su implicación "vital y personal" con el Nansa, su comarca natal, y se ha declarado "orgulloso y emocionado" al repetir con Javier Botín el recorrido por la zona que hiciera hace algunos años atrás con su padre, "el inolvidable Emilio Botín", incluyendo como entonces una visita a su casa natal en Salceda y a los lugares en los que discurrió su infancia.

El Programa de Desarrollo Rural, Patrimonio y Territorio en el Valle del Nansa y Peñarrubia constituye una propuesta de intervención transversal para promover desarrollo económico y social a partir de la inteligencia del propio territorio, de sus potencialidades y de la iniciativa de sus habitantes.

Para ello, el modelo trata de superar las propuestas tradicionales de desarrollo rural hasta lograr progresivamente una inversión de tendencia, que optimice la capacidad de emprendimiento de sus habitantes y que les permita llevar una vida digna en el medio rural.

Entre las iniciativas que implementa destacan el Proyecto de Promoción Ganadera, el programa de fomento al emprendimiento Nansaemprende y las acciones de dinamización sociocultural a través del apoyo de la Fundación al colegio de Puentenansa.