Actualizado 10/04/2015 18:10 CET

Multa por robar electricidad para su hotel

Hizo un enganche para abastecer a su negocio con la electricidad que pagaba la empresa inquilina de un local que tenía arrendado

SANTANDER, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial ha confirmado la multa de 3.240 euros que un juzgado impuso al responsable de un hotel de Camargo por robar electricidad para su negocio a través de un enganche con la corriente de un local próximo que tenía alquilado y que pagaba el arrendatario.

En la sentencia, consultada por Europa Press, se desestima el recurso interpuesto por el acusado y se aceptan los hechos probados de la de instancia, dictada el pasado diciembre por el Juzgado de lo Penal Número 4 de Santander.

En ella, se relata que el acusado, con iniciales A.H.B., alquiló durante varios años a la sociedad Reto el local parejo a su hotel.

En el tiempo que duró el alquiler, Reto contrató con E.ON el suministro de la electricidad pero, cuando se marchó en abril de 2007, los responsables no dieron de baja el contrato.

Según la sentencia, el acusado aprovechó esta circunstancia para, "con ánimo de lucro ilícito", conectar mediante una manguera de cable el cuadro de electricidad del local al sistema eléctrico del hotel consiguiendo de esta manera abastecer a los dos inmuebles de suministro.

Así, E.ON siguió cargando facturas derivadas de este gasto a Reto, sin que los responsables de esta sociedad se percataran hasta 2012, cinco años después, cuando el acusado alquiló a otra persona el local que comenzó a explotar allí un negocio de hostelería, lo que generó un incremento "muy significativo" del consumo y del importe de las facturas.

El valor del suministro obtenido por el acusado para el local y el hotel de su propiedad mediante este conexión ascendió, según la sentencia, a más de 7.600 euros, cantidad que fue descontada a Reto y que A.H.B. deberá devolver.

Por estos hechos, el responsable del hotel fue condenado por un delito de defraudación de fluido eléctrico a un multa de nueve meses a 12 euros diarios, lo que suma 3.240 euros, además de devolver la cantidad que se cargó a Reto.

El acusado recurrió la sentencia al entender que no había prueba suficiente de cargo, algo con lo que, sin embargo, no ha coincidido la Sección Tercera de la Audiencia.