ICASS empezará a valorar el grado de dependencia para acortar los actuales plazos

Presentación de CADOS
GOBIERNO DE CANTABRIA
Publicado 01/10/2018 14:20:58CET

El SCS también seguirá con las valoraciones y por parte del ICASS será el CADOS, un nuevo servicio puesto en marcha, el que lo haga

SANTANDER, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS) empezará a valorar también el grado de dependencia a través del Centro de Accesibilidad, Atención y Cuidados en Domicilio (CADOS), un nuevo servicio que, entre otras tareas, asumirá esta labor con el objetivo de acortar el tiempo de resolución, que se quiere situar en torno a los cuatro meses, hasta dos menos de lo que se tarda ahora.

Hasta ahora, la valoración del grado de dependencia era un tarea que le correspondía exclusivamente al Servicio Cántabro de Salud, algo de lo que seguirá encargándose pero ahora lo hará también el CADOS del ICASS.

Así lo han anunciado este lunes, en rueda de prensa, la vicepresidenta de Cantabria y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, y la directora del ICASS, Felisa Lois, que han presentado el nuevo servicio de CADOS y una de sus competencias, que será precisamente llevar a cabo estas valoraciones.

Concretamente, según ha precisado Lois, el CADOS se ocupará de una parte del proceso, que es la valoración en el domicilio del solicitante. Tras ello, posteriormente, el proceso continuará con la petición de documentación al solicitante y el resto de trámites pertinentes hasta tener la resolución final.

Díaz Tezanos ha explicado que la resolución para la obtención de la prestación económica en domicilio para personas dependenentes se sitúa en torno a los seis meses, mientras que para el resto de prestaciones está por debajo de ese medio año, que es el plazo legal establecido.

A preguntas de los perioodistas, Lois ha señalado que al ICASS "le gustaría" que todo el proceso hasta la resolución se sitúe en torno a los 4 meses.

Para que el CADOS pueda encargarse de la valoración del grado de dependencia, se introducirá una enmienda en el proyecto de ley de Cantabria de garantía de derechos de las personas con discapacidad, que se encuentra en fase de tramitación parlamentaria, precisamente en fase de enmiendas parciales.

En dicha enmienda, se propondrá una modificación de la ley de 2007 de Derechos y Servicios Sociales para poder incluir en la cartera de Servicios Sociales el servicio de atención domiciliaria y la valoración de las personas en situación de dependencia.

CADOS

La valoración del grado de dependencia será una de las tareas del CADOS, un nuevo servicio pero que, en realidad, es el resultado de la ampliación de competencias de lo que hasta ahora se denominaba el Centro de Accesibilidad y Ayudas Técnicas, que se encargaba de prestar asesoramiento en productos de apoyo, accesibilidad y eliminación de barreras para las personas en situación de dependencia o con discapacidad, como camas o grúas, entre otros.

También prestaba formación a profesionales y familias sobre autonomía personal y cuidado a personas con discapacidad, labores todas ellas que seguirá desarrollando, sumando ahora la nueva tarea de valorar el grado de dependencia.

Actualmente, el CADOS, que tiene su sede en el Centro de Atención a la Dependencia (CAD) de Santander, en Cueto --donde ya estaba el Centro de Accesibilidad y Ayudas Técnicas--, tiene una plantilla de nueve personas pero se quiere llegar a una plantilla de 21 personas, con la incorporación de nuevos profesionales para formar un equipo "multidisciplinar".

Así, se pretende llevar a cabo una modificación de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) del ICASS, para incorporar a cuatro fisioterapeutas, tres terapeutas ocupacionales, cuatro trabajadores sociales y un enfermero.

El objetivo del CADOS es lograr que aquellas personas dependientes que viven en su domicilio alcancen el máximo nievel posible de autonomía personal y participación y puedan permanecer en su entorno familiar, si lo desean, el mayor tiempo que puedan.

Para ello, en cada caso se diseña un plan con las actuaciones en materia de accesibilidad integral, formación, y con los productos y tecnologías de apoyo. Además, se evalúa el grado de dependencia.

El CADOS también proporciona a la persona cuidadora capacitación en pautas de cuidado básico, y sobre el modo más adecuado de utilizar los recursos personales y materiales de que dispone.

También se dará al cuidador formación en habilidades prácticas que eviten o retrasen las probables disfunciones físicas, emocionales, familiares y sociales causadas por ese cuidado.

Mejorar la coordinación sociosanitaria y la coordinación con los servicios sociales municipales es otro de los objetivos del nuevo servicio para lo que el personal del CADOS se unirá al personal sanitario y de los servicios municipales actuando como "nexo" de todos ellos.

Díaz Tezanos ha explicado que la puesta en marcha del servicio supone un paso en la estrategia que se fijó el departamento al comienzo de la legislatura para mejorar la red de servicios sociales y dar un impulso a nuevos servicios y prestaciones, tal y como recoge también la Estrategia Social horizonte 2030, aprobada por el Ejecutivo la pasada semana.

La vicepresidenta y consejera se ha mostrado convencida de que este "giro" en el modelo de atención "va a proporcionar un alto grado de bienestar de seguridad y de satisfacción a las personas dependientes y sus familias".

"A mayor nivel de autonomía, mayor será el beneficio para las personas, para los sistemas y, por lo tanto, para la sociedad", ha dicho.