Actualizado 16/06/2007 17:27 CET

(27-M) Santander.- De la Serna propone al Gobierno "mirar al futuro" y colaborar y reclama la Carta de Capitalidad

Fue investido alcalde de Santander, en el Pleno de constitución de la Corporación Municipal, con 18 caras nuevas

SANTANDER, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El nuevo alcalde de Santander, Iñigo de la Serna (PP), propuso hoy en su investidura "mirar al futuro" en las relaciones entre Ayuntamiento de la capital y Gobierno regional, de manera que ambas instituciones colaboren en los proyectos de interés comunes. Además, reivindicó la Carta de Capitalidad para Santander, dentro de un acuerdo marco que propondrá al próximo presidente regional.

En el Pleno de Constitución de la nueva Corporación municipal, tras las elecciones del pasado 27 de mayo, De la Serna se comprometió a gobernar la ciudad "desde la honradez, honestidad y eficacia" y aseguró que su labor durante los próximos cuatro años "será una tarea compartida, donde el diálogo y la colaboración estarán por encima de todo".

En un Pleno celebrado en el Paraninfo de La Magdalena, que acogió numeroso público formado por representantes de la política, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, medios de comunicación y la cúpula del PP, encabezada por su presidente, Ignacio Diego, tomaron posesión de sus actas, con la excepción del regionalista José María Fuentes Pila, todos los concejales elegidos por los ciudadanos en las pasadas elecciones municipales: 15 del PP, que consiguió la mayoría absoluta, 7 del PSOE y 5 del PRC, que ejercerán la oposición en el Ayuntamiento. De los 27 ediles que forman la Corporación Municipal, 18 debutan esta legislatura, 7 del PP, 6 del PSOE y 5 del PRC.

De la Serna, que fue investido alcalde con los votos del PP, aseguró que hará "todo" cuanto esté en su mano "para defender como alcalde los intereses y derechos de todos y cada uno" de los ciudadanos de Santander. El bastón de la Alcaldía le fue entregado por el número uno de la lista socialista, su rival en las pasadas elecciones, Jesús Cabezón, por ser el concejal de mayor edad. Durante la sesión todos juraron o prometieron sus cargos.

En su primera intervención como alcalde de Santander, De la Serna agradeció la "importante labor" de su predecesor, Gonzalo Piñeiro, "gracias a la cual Santander es hoy en día una de las ciudades españolas con mayores índices de calidad de vida", a los concejales de los sucesivos equipos de Gobierno y a los de la oposición y a las personas que le acompañan "en este proyecto", a las que pidió que "jamás" olviden que han sido elegidos por los ciudadanos.

"Esperan de vosotros que les atendáis y les cuidéis como se merecen, que seáis comprensivos y tolerantes y, sobretodo, que trabajéis en permanente diálogo con ellos", dijo a sus compañeros de filas, cuyas atribuciones se darán a conocer el próximo lunes, después de que hasta el momento se hayan mantenido en secreto con la excepción de la Concejalía de Autonomía Personal, de nueva creación, que será dirigida por Roberto del Pozo.

Dijo que "esta nueva etapa" está "cargada de esperanzas y objetivos renovados e ilusionantes" y tendió la mano al "resto de partidos políticos representados en la Corporación", PSOE y PRC, para "dejar a un lado los intereses partidistas a favor del interés de los ciudadanos" y "consensuar y acordar aquellos asuntos que sean buenos para los vecinos".

COLABORACIÓN CON EL GOBIERNO

De la Serna consideró "imprescindible para el futuro de esta ciudad alcanzar un acuerdo político de cooperación entre este Ayuntamiento y el Gobierno regional, que a través de los principios de lealtad institucional recíproca y cooperación en la defensa de los intereses comunes, promueva proyectos trascendentales para el desarrollo futuro de Santander y Cantabria, como el Tren de Alta Velocidad o la gestión del Puerto de Santander".

Desde su punto de vista, los ciudadanos dijeron en las urnas que "quieren un gobierno preocupado por sus necesidades y demandas" que "les atienda y preserve como se merecen, respete los principios básicos de la autonomía municipal y tenga voluntad firme de llegar a acuerdos, sin recurrir a presiones ni imposiciones, que en nada benefician ni a ellos ni a los ciudadanos". "Es tiempo de mirar al futuro y superar cualquier diferencia política en aras del progreso de Santander y Cantabria".

El acuerdo que propone el alcalde de Santander implica el desarrollo institucional de la condición de Capital de la Comunidad, con la aprobación de una Carta de Capitalidad, que recoja mecanismos formales de participación y financiación, y "permita al Ayuntamiento ofrecer en la mejora de las condiciones los servicios que demandan de su capital los cántabros no residentes en ella, y ser ejemplo para otros municipios".

"No es posible situar a Cantabria a la cabeza de las regiones de España, si nuestra capital autonómica no ejerce un liderazgo en el contexto nacional y esta condición implica necesariamente el acuerdo para impulsar planes y programas, que además de ser fundamentales para el buen fin de las políticas sectoriales de ambas administraciones, inciden en gran parte de la población de Cantabria", explicó, indicando que trasladará estas ideas al próximo presidente de Cantabria.

'NUEVOS RETOS'

De la Serna hizo referencia a los "retos y desafíos" de que afrontará para consolidar a la ciudad "en la senda del progreso". En este sentido, hizo referencia al desarrollo de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que es el "reto más apasionante y trascendental para el Santander futuro" y que habrá que compatibilizar, al tiempo, con la puesta en marcha de las medidas recogidas en la Agenda 21 Local de Sostenibilidad.

Así, el nuevo alcalde de Santander se comprometió a compatibilizar el crecimiento urbano con el desarrollo sostenible y la construcción de vivienda protegida con la creación de nuevo suelo productivo.

Igualmente, aseguró que en esta legislatura se reforzarán los instrumentos de participación ciudadana, el apoyo a las familias y a las personas mayores o dependientes, para los que se creará específicamente la Concejalía de Autonomía Personal y un Plan de promoción, la creación de la Policía de Distrito, con 50 nuevos policías locales, y la potenciación del Cuerpo de Agentes de Movilidad, la construcción de nuevos aparcamientos y la implantación del metro ligero.

"Trabajaremos sin descanso y pondremos todo nuestro esfuerzo y dedicación en gestionar esta ciudad y llevar Santander a las cotas más altas de progreso y bienestar", afirmó, prometiendo que él y su equipo trabajarán "con humildad, entrega y especialmente con ambición, ambición sana, por encontrar en cada caso la mejor solución a las preocupaciones" de los vecinos.