Publicado 03/12/2020 12:47CET

AEMET amplía el aviso naranja por costeros hasta el final del sábado

Fuerte olejae en Santander. Archivo
Fuerte olejae en Santander. Archivo - EUROPA PRESS - Archivo

Hoy se activarán también los avisos amarillos por fuerte viento en el litoral, y por nieve en Liébana

SANTANDER, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha decretado entre el jueves y el sábado el aviso naranja por fenómenos costeros adversos, y avisos amarillos por viento en el litoral y nieve en Liébana.

Concretamente, la peligrosidad en el mar estará vigente entre las 15 horas de hoy y la medianoche del sábado. Para este jueves se espera viento del oeste o noroeste fuerza 7, arreciando a 7 u 8 al avanzar la tarde, y mar combinada del noroeste de 4 a 5 metros, aumentando de 6 a 8.

El viernes se prevé viento del oeste o noroeste fuerza 7, arreciando a 7 u 8 por la tarde, y mar combinada del noroeste de 4 a 5 metros, aumentando de 6 a 8 en las últimas horas del día. Ya el sábado el viento será del oeste de fuerza 7, ocasionalmente 8, y mar combinada del noroeste de 5 a 7 metros, disminuyendo a 4 a 6 metros.

Además, el litoral cántabro estará en aviso amarillo por fuerte viento entre las 21 horas de hoy y las 12 horas del viernes. Las rachas serán del oeste y alcanzarán los 90 kilómetros por hora, umbral que se superará con mayor probabilidad en los cabos y áreas más expuestas.

Por su parte, Liébana estará entre las 18 horas de hoy y las 06.00 horas de mañana en aviso amarillo por nieve. La previsión es de acumulaciones de 5 centímetros en 24 horas por encima de los 600 o 700 metros, que bajarán de cota durante la madrugada.

RECOMENDACIONES

El Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria ha pedido prudencia a la población antes esta situación y, ante la llegada de mala mar, ha instado a alejarse de malecones, playas, espigones y de otros lugares próximos a la línea de costa; evitar estacionar los vehículos en zonas que puedan verse afectadas por el oleaje; y respetar en todo momento los cordones de seguridad y los vallados habilitados por las autoridades pertinentes.

Para evitar riesgos originados por fuerte viento en la costa, se debe cerrar y asegurar puertas, ventanas o toldos; retirar macetas y todos aquellos objetos exteriores que puedan caer a la vía pública; evitar zonas boscosas; alejarse de cornisas, muros o árboles que puedan desprenderse; evitar pasar por edificaciones en construcción o en mal estado, y extremar las precauciones en los desplazamientos por carretera, fundamentalmente en viaductos y salida de túneles.

Ante la previsión de nieve, el 112 aconseja evitar la utilización del coche en las zonas afectadas y, de ser imprescindible, revisar neumáticos, anticongelante y frenos, y llevar cadenas, móvil cargado, el depósito lleno y ropa de abrigo; solicitar información del estado de las carreteras y la situación meteorológica; así como prestar atención a las placas de hielo que se puedan formar en la calzada, especialmente al amanecer y al anochecer.

Además, hay que tener especial cuidado con chimeneas y aparatos generadores de calor, manteniéndolos en buen estado, alejándolos de textiles y apagándolos siempre que se vaya a salir de casa o por las noches. Es necesario también adecuar la ropa y el calzado a la temperatura y condiciones del exterior, y prestar una especial atención a niños, ancianos y personas con patologías.

Ante cualquier situación complicada se debe llamar al 112, indicando la localización para proceder a evaluar la situación e iniciar el procedimiento de rescate o ayuda en caso de que sea necesario.

Para leer más