Apuestan por la educación inclusiva para prevenir problemas de salud mental

410209.1.644.368.20181010133756
Vídeo de la noticia
Actualizado 10/10/2018 13:38:51 CET

SANTANDER, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

Varias asociaciones y colectivos sociales de Cantabria han pedido "poner el foco" en la educación inclusiva como "herramienta más efectiva" para prevenir los problemas relacionados con la salud mental, algo que también han demandado pacientes afectados.

Así lo han reivindicado este miércoles, Día Mundial de la Salud Mental, representantes del Centro Hospitalario Padre Menni de Santander, Ascasam, Asociación Paducan, Proyecto Hombre y la Fundación para la Investigación en Psicoterapia y Personalidad durante el acto celebrado en la Plaza del Ayuntamiento de la capital cántabra con motivo de esta efeméride, en tanto que pacientes han considerado la educación como "el principal instrumento de cambio hacia horizontes más justos y equitativos".

En la celebración también han intervenido la alcaldesa, Gema Igual, y el presidente de la Comunidad, Miguel Ángel Revilla, que han repesado las iniciativas y mejoras acometidas en este ámbito desde el Ayuntamiento y el Gobierno, al tiempo que han apostado por "remar todos en la misma dirección" y se han comprometido a hacer "todo lo posible" para "echar una mano" a las entidades que atienden estos pacientes y que hacen una labor "impagable".

Aprovechando la presencia de las autoridades, --entre ellas también la vicepresidenta autonómica, Eva Díaz Tezanos, la consejera de Sanidad, María Luisa Real, el delegado del Gobierno, Pablo Zuloaga, la presidenta del Parlamento, Dolores Gorostiga, y la fiscal jefe, Pilar Jiménez, además de diputados y concejales-- los portavoces de las entidades citadas han pedido que se inviertan "suficientes" recursos para poner en marcha políticas "ambiciosas" para prevenir y atajar problemas relacionados con la salud mental y que se garantice así "cualquier medida" a personas afectadas.

Al hilo, han indicado que el 75% de los problemas relacionados con la salud mental comienzan antes de los 18 años y que el 30% de los jóvenes han tenido (o creen haber tenido) alguno de este tipo en el último año.

Asimismo, han pedido "hablar con naturalidad" de estas enfermedades en todos los entornos -familiar, laboral, social, etc- y han insistido en este sentido en la importancia de una educación que, además de ser considerada siempre como "un derecho" y no "un privilegio, tenga en cuenta la diversidad y apueste por la inclusión, para la prevención y atención "temprana" de un problema que destaca por su "carácter invisible".

Así lo han demandando responsables de entidades y agrupaciones del sector durante la lectura conjunta de la proclamación del Día Mundial de la Salud Mental; en concreto Carlos Pajares, del Padre Menni; Cristina Rodríguez, de Paducan; Ignacio Fernández, de Ascasam; Mónica Sardina, de la Fundación para la Investigación en Psicoterapia y Personalidad, y Eloísa Velarde, del Proyecto Hombre.

Han intervenido tras la lectura del manifiesto de esta efeméride por parte del Comité ProSalud Mental, que este año ha llevado por lema 'Educación inclusiva, salud mental positiva', y que ha corrido a cargo de varios pacientes.

Según han expuesto, la educación es "la pieza que da coherencia al conjunto", y han agregado al respecto que inclusiva es aquella basada en un sistema donde se provee al alumnado de "espacios, entornos y apoyos efectivos para que concurra en una verdadera igualdad de oportunidades".

"En un medio inclusivo es el sistema quien trata de adaptarse al individuo con diferentes condicionantes", han leído. "En él se promueve un ambiente de respeto, de aprecios, de reconocimiento a las necesidades particulares", han agregado.

Así las cosas, los pacientes que han puesto voz al manifiesto han defendido que con una educación inclusiva se pasaría de una "actitud instintiva", como es "el estigma o rechazo", hacia "modos más evolucionados", como serían "la paciencia o el amor".

Para finalizar, quienes han ejercido de portavoces del Comité Pro Salud Mental han dicho aceptar "el reto" de fortalecer sus capacidades y de "no bajar los brazos", pero -han considerado- "al otro lado debe haber una luz amiga que nos ilumine con su calor" porque lo que "está en juego" es la "dignidad" de las personas.

UNA TAREA DE TODOS

En el apartado de autoridades, el presidente cántabro ha elogiado el "impagable" trabajo que realizan los colectivos y asociaciones que trabajan en este ámbito para que la sociedad entienda que realizan una labor "positiva", y "no para señalarla con el dedo". Así, cree que los afectados por enfermedades mentales no deben sentirse "estigmatizados", ya que además es algo que padece "mucha gente".

Revilla ha aprovechado para hacer balance de las medidas y mejoras realizadas en lo que va de legislatura, como el traslado del Psiquiátrico de Parayas -que estaba en condiciones "bastante deficientes"- a los hospitales de Liencres y Valdecilla, o el incremento en seis del número de psiquiatras en toda la región, a los que se han sumado también psicólogos y enfermeras.

"Esta es una tarea de todos", ha reivindicado el jefe del Ejecutivo, que se ha comprometido a que la administración que dirige haga "todo lo posible para echaros una mano", les ha dicho, dedicando los mismos recursos y tratamientos que a otras enfermedades.

Por su parte, la alcaldesa ha pedido a los ciudadanos que sean "sensibles" con personas afectadas por problemas de salud mental, que "no puede ser nunca un obstáculo" para menores y jóvenes tengan un desarrollo "pleno" y "mucho menos un motivo de estigma".

"Debemos remar todos en la misma dirección y favorecer actitudes positivas, inclusivas y solidarias con las personas que sufren alguna enfermedad mental, que favorezcan su recuperación y ayuden a prevenir recaídas", ha señalado Gema Igual.