18 de febrero de 2020
 

Cantabria cerró el año con 10.570 pacientes en lista de espera quirúrgica, un 22% más

Publicado 27/01/2020 14:49:58CET
Personal sanitario en un quirófano
Personal sanitario en un quirófano - EUROPA PRESS - Archivo

El SCS se fija como reto rebajar el tiempo de espera y que no haya ningún paciente aguardando más de seis meses una intervención

SANTANDER, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Servicio Cántabro de Salud (SCS) rompió el año pasado, especialmente en el segundo semestre, la tendencia de mejoría en las listas de espera quirúrgica de modo que acabó el 2019 con un total de 10.570 personas pendientes de una intervención, un 22 por ciento más que al finalizar el ejercicio anterior, y con una demora media de cien días, un 15,62 por ciento más de tiempo.

Por especialidades, entre junio y diciembre la lista subió en todas menos en cirugía cardiaca, donde bajó un 33 por ciento, y traumatología, con una caída del 4 por ciento. Y tres concentran a más de siete de cada diez pacientes pendientes de una operación: traumatología, con 3.330; oftalmología, con 2.128 -la disciplina que más sube-; y cirugía general y digestivo, con 1.854, y la espera es de 116 días, 99 y 70, respectivamente.

Del balance de las listas y la demora en el SCS ha informado este lunes su directora gerente, Celia Gómez, en una rueda de prensa en la que ha estado acompañada por sus homólogos de los hospitales de Valdecilla, Sierrallana y Laredo y en la que ha expresado la preocupación por esta situación, que según ha dicho es "circunstancial", y ha explicado sus causas a la par que ha avanzado líneas de actuación para tratar de mejorarla.

CAUSAS

La responsable del servicio ha atribuido el aumento de los pacientes y del tiempo de espera al efecto de los exámenes de la oferta pública de empleo en Sanidad tras casi una década sin convocarse o episodios de conflictividad laboral, que imposibilitaron en torno a un millar de cirugías.

Pero también lo ha atribuido a avances en materia de derechos y conciliación, al recuperarse la jornada laboral de 36 horas semanales, que supuso seis días menos de trabajo en 2019 y que, cuando sea de 35 horas, se elevará a entre 12 y 14 jornadas al cierre de este año.

Asimismo, ha influido el incremento significativo de las reducciones de jornada en el conjunto de la plantilla del servicio de salud, la recuperación de días de libre disposición y días adicionales de permisos y vacaciones.

A ello se suma la menor disponibilidad de profesionales para realizar programación quirúrgica en jornada de tarde, turnos voluntarios que se redujeron un 14 por ciento y conllevaron cerca de 300 operaciones menos en esa franja horaria.

Estos elementos nos llevan a "la necesidad de revisar nuestros modelos organizativos porque nuestros profesionales valoran cada vez más la posibilidad de contar con tiempo para su vida personal", ha dicho la gerente del SCS.

EL RETO, REBAJAR EL TIEMPO DE ESPERA

En su comparecencia ante los medios ha admitido que es más "difícil" rebajar la cifra de pacientes que entran en las listas quirúrgicas, debido al aumento de la población mayor y los avances médicos.

Así, la evolución ascendente se ha producido a pesar del incremento de la actividad quirúrgica de los hospitales, del aumento de las tasas de cirugía mayor ambulatoria, del mayor número de intervenciones realizadas con carácter urgente y del incremento de la cirugía de procesos de alta sensibilidad, como oncológicos y de cirugía cardiovascular.

En este punto, Gómez se ha referido a la incorporación de mejoras asistenciales para los pacientes, como la realización de radioterapia en los quirófanos de Valdecilla ha supuesto la ocupación de 141 sesiones quirúrgicas.

Por todo ello, el SCS se ha fijado como reto rebajar el tiempo de demora y que no haya esperas por encima de los seis meses al final de esta legislatura.

En cuanto a la media, de cien días en la actualidad, la máxima responsable del SCS ha apostado por "recuperar los valores a los que habíamos llegado", esto es, bajarla a 70 u 80 días, que "sería lo razonable" además.

En ese umbral (71,87 días) se sitúan las 450 cántabras que al cierre del año esperaban una intervención en ginecología, tiempo por debajo del cual están las 25 jornadas de demora en cirugía torácica -con 24 pacientes- y las 56 de cirugía cardiaca -con ocho pacientes-.

A este respecto, Celia Gómez ha destacado que en los procesos urgentes no se registran demora, ya que se priorizan y van en aumento, además.

Frente a ello, ha indicado que las mayores esperas se dan en cirugía plástica (153 días con 355 personas) y maxilofacial (123 días con 191 personas).

HOSPITALES

Por hospitales, ha destacado la disminución del número total de pacientes en espera quirúrgica en cuatro de las siete especialidades que se atienden en el hospital de Laredo, donde el total de personas pendientes de operación es de 1.215 y el tiempo medio de 66 días.

Mientras, en Sierrallana integran la lista 2.828 enfermos que aguardan una intervención durante casi 104 días, y en Valdecilla ambas cifras se elevan, a 6.527 y 105.

En relación con la lista de espera en consultas externas, la directora gerente del SCS ha comentado que se ha registrado una ligera disminución en el número de pacientes.

"Damos mucha relevancia a este dato, porque nos preocupa más tener pacientes sin diagnosticar que en espera de una solución quirúrgica", ha destacado.

ACCIONES DE MEJORA

En cuanto a las acciones que el Servicio Cántabro de Salud tiene previsto abordar para reducir la lista de espera quirúrgica, su directora gerente ha señalado que entre las mismas figuran mejorar el rendimiento quirúrgico en jornada de mañana y apoyar con programas especiales por las tardes, reorganizar los circuitos asistenciales y optimizar el tiempo de trabajo de los profesionales, establecer planes de apoyo a los servicios quirúrgicos hospitalarios adaptándolos a las particularidades de cada especialidad, e incorporar herramientas digitales que mejoren la programación quirúrgica.

Junto a las acciones de mejora, entre los factores que van a contribuir a cumplir este objetivo ha citado además la construcción del nuevo bloque quirúrgico en el Hospital de Laredo, que permitirá pasar de 4 a 6 quirófanos e incrementar un 50% su capacidad quirúrgica; la mayor utilización de los quirófanos de los Hospitales de Sierrallana y Tres Mares; y la mejora en la dotación de recursos humanos en los hospitales comarcales.

Gloria Gómez ha estado acompañada por los gerentes de los hospitales del SCS, Rafael Tejido (Valdecilla), Mónica Hernández (Laredo) y Pedro Herce (Sierrallana y Tres Mares).

Contador