En Cantabria se diagnostican entre 40 y 50 nuevos casos de infecciones por VIH al año, según experto

Publicado 29/11/2019 18:41:15CET
Santiago Echevarría, ex responsable del programa del Sida en el Hospital Valdecilla
Santiago Echevarría, ex responsable del programa del Sida en el Hospital Valdecilla - COLEGIO DE MÉDICOS DE CANTABRIA - Archivo

SANTANDER, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

En Cantabria se diagnostican entre 40 y 50 nuevos casos de infecciones por VIH al año, lo que indica que aún existe un reservorio de enfermos no diagnosticados que pueden generar contagios, según el doctor Santiago Echevarria, ex responsable del programa del Sida en el Hospital Vadecilla.

En una entrevista al Colegio de Médicos, con motivo del Día Mundial de la enfermedad, Echevarría, que ha aclarado que infección por VIH "no es sinónimo" de Sida, que es la fase avanzada de la enfermedad, ha explicado que en Cantabria, desde el principio de la epidemia en 1981 hasta hoy, se habrían diagnosticado "poco más" de 800 casos de SIDA, la mayor parte en la década de los 90.

En la última década, sólo unos 125, es decir unos 15 casos anuales, fruto de la eficacia de los tratamientos, y de los que la mayor parte eran casos de diagnóstico tardío que desarrollaron la enfermedad sin recibir tratamiento porque no se sabían infectados.

Mayor importancia tiene, según el especialista, el número de nuevas infecciones, que se mantiene entre los 40 y 50 casos por año desde 2010. A día de hoy, en Valdecilla, sin contar los controlados en los hospitales de Sierrallana y Laredo, se controlan del orden de 850-900 casos de infección por VIH.

Echevarría ha recordado que "el gran logro" de los tratamientos actuales es que se puede evitar que un infectado por VIH llegue a desarrollar un SIDA aunque no elimine el virus. Por ello, "nuestras consultas acumulan cada vez más casos, los infectados hace años y los que se van infectando recientemente", ha señalado.

En este sentido, ha subrayado que "un enfermo cumplidor y controlado es una persona que no contagia", y que el problema del VIH aún no se ha solucionado porque "la gente ya no se muere de SIDA y eso ha contribuido a bajar la guardia".

Comparados los datos actuales con los de hace una década, ha señalado que en los últimos diez años las cifras se mantienen "bastante estables, sigue habiendo un lento goteo de diagnósticos tardíos y de nuevos casos. Lo que ha disminuido mucho es la mortalidad de estos enfermos por la eficacia de los tratamientos", ha reiterado.

En este tiempo, ha variado la vía de contagio, que hoy es mayoritariamente sexual, tanto homo como hetero, y, ligeramente, la procedencia de los afectados, con un porcentaje "en torno al 25% de extranjeros".

En comparación con otras comunidades, ha señalado que Cantabria está "en el rango medio de la tabla" en tasas por cien mil habitantes. En el conjunto de España, en el último año se han dado cerca de los 3.500 nuevos casos de infecciones por VIH.

En cuanto a la incidencia de enfermedades infecciosas, ha explicado que ha habido "un enlentecimiento" del descenso, que fue "espectacular" en la década de los 2000. "La gente piensa que con los nuevos tratamientos la gente ya no se muere de SIDA y eso ha contribuido a bajar la guardia, a perder el temor a esta infección", algo que también explica el incremento de otras infecciones transmisibles por vía sexual.

Para Echevarría también la Administración "ha bajado la guardia" en cuanto a las campañas de sensibilización, mientras que la educación en salud en centros sanitarios es "casi una tarea impensable" con los "recortes" de los últimos años, y en los centros de enseñanza, salvo excepciones, "todavía es una asignatura pendiente", ha dicho.

Según este especialista, jubilado hace unos meses, Valdecilla es "hospital de referencia" también en esta especialidad y la consulta de VIH "fue pionera" tanto en el empleo de nuevos fármacos como en adherencia al tratamiento y educación al paciente infectado.

Con respecto a los tratamientos, ha destacado que en los últimos veinte años el avance ha sido "espectacular", pero la base sigue siendo la misma, combinar fármacos antiretrovirales. "Actualmente son mucho más potentes, menos tóxicos, más duraderos, con mecanismos diferentes para evitar las resistencias e incluso se pueden combinar dentro de una misma pastilla", ha explicado.

Sobre la posibilidad de lograr una vacuna del SIDA, ha precisado que existen dos tipos de vacunas para el VIH, las terapéuticas y las preventivas. De las primeras, para enfermos ya infectados, existen varias en investigación con resultados "prometedores", pero todavía no se han comercializado; mientras que de las segundas, hasta ahora ha habido "poco éxito" por las características del virus, pero existen dos grandes proyectos en marcha "con resultados preliminares buenos que habrá que seguir de cerca", ha indicado.

Contador