Cantabria realiza un simulacro de espeleosocorro para comprobar su nuevo protocolo

Actualizado 24/11/2017 14:13:50 CET

SANTANDER, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Cantabria realizará a lo largo de esta tarde y en la mañana de este sábado, 25 de noviembre, un simulacro de espeleosocorro cuyo objetivo es comprobar la movilización y coordinación de los servicios de emergencias y protección civil dentro del nuevo protocolo operativo de intervención en cuevas, cavidades y simas redactado por el Ejecutivo regional.

Con ello, según han informado desde del Servicio de Emergencias 112 del Gobierno regional, los distintos grupos intervinientes verificarán los procedimientos previstos en dicho protocolo antes de su aprobación en un tipo de rescate que por sus condiciones son de una alta especificación técnica, e incluso, llegando a alargarse el operativo más de una jornada.

Este protocolo operativo busca garantizar la coordinación de los diferentes servicios de emergencias. En este caso se ha preparado un ejercicio complejo ya que, por las características propias del terreno subterráneo de Cantabria, una de las regiones europeas con mayor concentración de cuevas y una alta actividad en espeleología, presenta una elevada probabilidad de accidente o retraso en abandonar una cavidad, dos escenarios contemplados dentro del protocolo.

En el ejercicio intervendrán cerca de 100 efectivos entre los que destacan técnicos de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Gobierno de Cantabria, incluido el equipo de espeolosocorro, el servicio de emergencias 112, desde cuyo Centro de Gestión se coordinará todo el dispositivo, la Cruz Roja y voluntarios de agrupaciones municipales de Protección Civil.

Para la puesta en marcha del simulacro se cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Soba que cederá instalaciones municipales para las labores de operatividad y descanso de los miembros intervinientes.

Hasta el lugar se movilizará el Puesto de mando avanzado del Gobierno de Cantabria y el vehículo especial para búsquedas en espeleología, y se instalarán tiendas de campaña en apoyo al dispositivo.

El ejercicio se iniciará en el momento en el que en la sala del 112 se reciba una llamada simulada alertando del retraso de una persona en abandonar una cueva de Cantabria. Tras el aviso, el ejercicio pretende analizar si las diferentes acciones y movilizaciones que propone el protocolo son realmente operativas, aprovechando también para comprobar los tiempos de respuesta de los servicios de emergencia en caso de accidente en una cavidad.

Dada el alto grado de especialización y la eficacia de Cantabria en la gestión del riesgo de accidentes en cuevas o simas, reforzadas con el protocolo a aprobar por el Gobierno regional, la Unidad Militar de Emergencias (UME) desplazará hasta el ejercicio a dos observadores para constatar in situ los métodos y procedimientos utilizados durante el simulacro.