Cantabria retrocede un puesto en el Índice de Competitividad Fiscal 2018

Agencia Tributaria
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 12/12/2018 13:29:20CET

SANTANDER/MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

Cantabria ha perdido ocho centésimas y un puesto en el Índice de Competitividad Fiscal 2018, con lo que se ha situado en novena posición.

En concreto, Cantabria se sitúa en el puesto 9 de 19, con un total de 5,88 puntos sobre 10, en este índice elaborado por la Unión de Contribuyentes, que clasifica a todas las comunidades por su capacidad de competir fiscalmente para retener y atraer empresas y para generar actividad económica y empleo.

Este retroceso en el Índice se debe, según el citado organismo, a que Cantabria ha emprendido varias reformas que "lastran su competitividad fiscal".

En concreto, la comunidad ha perdido cinco puestos en el Índice del Patrimonio al aprobar una tarifa autonómica más elevada que la estatal.

También ha bajado diez posiciones en el Impuesto sobre Sucesiones por reducir la bonificación en la cuota; y ha retrocedido dos posiciones en el Índice del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados por haber subido el tipo del gravamen general para la transmisión de inmuebles.

En el conjunto del país, País Vasco y Madrid siguen siendo la comunidades más competitivas al contar con una menor fiscalidad en relación a las demás regiones, según destaca el Índice de Competitividad Fiscal 2018 elaborado por la Unión de Contribuyentes, que clasifica a todas las comunidades por su capacidad de competir fiscalmente para retener y atraer empresas y para generar actividad económica y empleo.

Igual que el año pasado, Vizcaya (las provincias vascas se miden de forma separada al contar cada una de ellas con una fiscalidad propia) encabeza el índice 2018, con 7,6 puntos sobre 10; seguida de Álava (7,11 puntos), la Comunidad de Madrid (6,95 puntos) y Guipúzcoa (6,90 puntos). En quinto lugar aparece La Rioja (6,65 puntos), desplazando un puesto a Canarias (6,63 puntos), que queda ahora en sexta posición a pesar de las particularidades fiscales del archipiélago.

Las comunidades que más bajan son Asturias y Navarra. El Principado cae cuatro puestos, quedando antepenúltimo, con un aprobado raspado (5,27 puntos); mientras que la Comunidad Foral, a pesar de disponer de Concierto Económico, pasa del séptimo puesto al décimo, con 5,83 puntos.

Por el contrario, la mejora más pronunciada es la de Extremadura, que sube más de 0,7 puntos sobre diez y pasa de ser la última en 2017 al decimoquinto puesto en 2018, año en el que consigue un aprobado (5,44 puntos).

La última posición, en cambio, la ocupa Cataluña, que era penúltima en 2018, y el segundo peor puesto es para Aragón, que aprueba por los pelos (5,10 puntos). A pesar de que Cataluña sube unas décimas, es la única comunidad que aún queda por debajo del aprobado, con 4,93 puntos, debido sobre todo a la persistencia de un número muy elevado de impuestos autonómicos adicionales a los cedidos por la Administración Central, triplicando la media de tributos propios de las demás comunidades.

Por su parte, Andalucía ocupa el puesto 13, con 5,67 puntos sobre 10; Baleares ocupa la posición 11 (5,83 puntos) y la Comunidad Valenciana, el puesto 16 (5,33 puntos). Cantabria, con 5,88 puntos, está en la posición 9; Castilla-La Mancha, en la 8 (5,90 puntos); y Castilla y León, en la 7. Por último, Galicia ocupa el puesto 14, con 5,65 puntos; mientras que Murcia está en la posición 12, con 5,72 puntos.