Publicado 16/11/2021 13:34CET

CCOO denuncia que el nuevo sistema de seguridad de los trenes Santander-Cabezón ralentizará el servicio 15 minutos

Archivo - Tren regional
Archivo - Tren regional - MESAS DE MOVILIDAD DE CANTABRIA - Archivo

Advierte que en el caso de la línea Santander-Liérganes, que se implantará próximamente, el impacto será aún mayor

SANTANDER, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Sección Sindical de Comisiones Obreras de Cantabria en Renfe ha denunciado hoy que el ASFA digital, el nuevo sistema de seguridad que se va a implantar en los trenes de cercanías entre Santander y Cabezón de la Sal de forma inminente y que obligará a parar ante una señal que ordene parada y a controlar su velocidad, provocará una ralentización del servicio de al menos 15 minutos por trayecto.

Aunque desde el sindicato se ha señalado que desde el punto de vista de la seguridad su utilidad es "incuestionable", también se ha roto una lanza a favor del sistema ASFA analógico actual, menos sofisticado que el digital pero que, de la misma manera, garantiza el no rebase de señales y da seguridad de la circulación de los trenes.

"El problema surge en los trenes de la antigua FEVE, de vía estrecha, que tienen unos controles mucho más restrictivos. Si en vía ancha, lo que antes conocíamos como Renfe, habría que reducir la velocidad de 100 kilómetros por hora a 60, en el caso de las vías de la antigua Feve tendría que reducirse a 30 kilómetros por hora", ha explicado el secretario general de la Sección Sindical de CCOO de Cantabria en Renfe, Manuel Celis.

"La lógica nos dice que un tren que circula a menor velocidad tiene menos riesgo de rebasar una señal de parada o de incumplir un límite de velocidad, por lo que nos parece incongruente que se le apliquen mayores restricciones. Con el ASFA analógico que se utiliza en la red convencional no pasa esto y hay que destacar que no ha habido incidencias reseñables", ha continuado Celis.

Para los ferroviarios de CCOO, el "mal es aún mayor" si se tiene en cuenta la falta de inversión en las Cercanías de Cantabria, especialmente en las líneas de ancho métrico, que soportan unas "deficiencias que provocan limitaciones evitables" y que originarán un incremento en los tiempos de marcha donde los principales perjudicados van a ser los usuarios del servicio, han advertido.

"Hemos estimado que los trenes que al principio tardaban una hora y cinco minutos entre Santander y Cabezón de la Sal, ahora están tardando un mínimo de 15 minutos más, prácticamente un 25% de incremento", ha subrayado Celis, que ha avanzado que próximamente se implantará este sistema en las Cercanías entre Santander y Liérganes, "donde el impacto será aún mayor".

Para el sindicato, son muchos los "futuribles" que defiende el Gobierno de Cantabria con respecto al ferrocarril pues con la emergencia climática es esencial adoptar medidas urgentes para ofrecer un servicio eficiente y limpio.

Sin embargo, para los responsables de CCOO en Renfe también es necesario que el Ejecutivo mantenga" el punto de mira en el tren del día a día, el de todos, el que acerca al estudiante a los centros formación, al trabajador al centro laboral o a la ciudadanía en general a realizar gestiones relacionadas con cualquiera de sus necesidades".

"En el ferrocarril quedan muchas inversiones pendientes porque tenemos posiblemente el parque móvil más antiguo de la red y una necesidad imperiosa de mejorar la infraestructura --no hay que olvidar las constantes averías en el ancho convencional con motivo de los fallos en la catenaria-- y por eso no es de recibo que inversiones como la del ASFA digital supongan hacer aún menos atractivo este servicio", ha concluido Celis.