Actualizado 26/10/2009 17:46 CET

El colectivo de defensa animal Huellas muestra su rechazo a la Medalla de las Bellas Artes a Francisco Rivera

SANTANDER, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Colectivo de defensa animal Huellas Cantabria expresó hoy su "más rotunda repulsa" a que una de las Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes haya sido concedida al torero Francisco Rivera Ordóñez.

La asociación, que hizo público un comunicado en vísperas de celebrarse en Santander el acto de entrega de esas distinciones que cada año concede el Ministerio de Cultura a las personas e instituciones que destaquen en los campos literario, interpretativo, musical, pictórico, escultórico, arquitectónico etc, se preguntó, respecto al matador, "qué mérito y en qué campo ha destacado este personaje para merecer semejante galardón otorgado nada menos que por el Ministerio de Cultura y entregado de manos de los Monarcas de España".

Para este colectivo, la ceremonia que se celebrará mañana en Santander "pierde toda su credibilidad al ser concedida esta medalla a una persona que se gana la vida torturando y matando animales en público".

Indicó al respecto que el arte es "un acto creativo, un fenómeno social de comunicación por medio del cual se pretende transmitir la belleza a través de colores, formas, movimientos, sonidos, melodías etc", y señaló que la tauromaquia "es precisamente todo lo contrario".

Es, según el colectivo, "un acto mediante el cual se destruye a una bella y noble criatura que tiene la capacidad de sentir y sufrir, a base de sucias artimañas premeditadas utilizando para ello armas, instrumentos de tortura, que debilitan y martirizan sin piedad al toro, aunque, tal vez la peor de todas estas armas, sea la inteligencia humana frente a la inocencia animal, que es humillada y atormentada hasta la muerte".

Tras opinar que "es rastrero y ruin abusar de un inocente, pero más lo es aun premiar dicho acto", el colectivo Huellas considera que "hay personajes e instituciones lo suficientemente preparadas, que demuestran día a día su merito en el ámbito cultural y que destacan en el terreno artístico, como para que haya que recurrir a reconocerles un supuesto mérito a aquellas personas que viven de torturar a animales inocentes", y concluyó que "es un insulto a la palabra arte y a lo que significa", y "es indecente que, en nombre de toda la ciudadanía, se premie a quien causa dolor gratuito".