Actualizado 25/04/2011 15:56 CET

Condenados a 15 y 27 meses de cárcel por robar dos bobinas de cobre en instalaciones de Red Eléctrica

SANTANDER, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria ha confirmado condenas de 15 y 27 meses de prisión para dos acusados a los que se responsabiliza del robo de dos bobinas de cobre en las instalaciones de Red Eléctrica de España en la localidad de Aguayo.

Según se explica en una sentencia conocida este lunes, los hechos ocurrieron sobre las cinco de la tarde del 13 de enero de 2008 cuando los dos acusados, V.R.V. y J.H.H., junto a otra persona más que logró huir y no ha sido identificada, accedieron al interior de las instalaciones tras forzar un candado.

Una vez dentro, cogieron dos bobinas de cobre, las introdujeron en una furgoneta y emprendieron la huida. Poco después, la Guardia Civil interceptó en Bárcena de Pie de Concha la furgoneta y encontró en su interior las dos bobinas de cobre robadas, valoradas en 12.580 euros.

El Juzgado de lo Penal número 1 de Santander condenó en octubre pasado a los dos acusados. Al primero, V.R.V., le impuso una pena de 15 meses de cárcel por delito de robo con fuerza; y al segundo, J.H.H., le condenó a 27 meses de prisión, porque en su caso le aplicó la agravante de reincidencia.

Asimismo, acordó que indemnizaran a la empresa con 275 euros, que fue lo que costó el traslado de las bobinas desde Bárcena de Pie de Concha hasta Aguayo.

Ambos recurrieron ante la Audiencia Provincial alegando, entre otras cosas, que no habían robado las bobinas, sino que se las había vendido el vigilante de seguridad. Además, en caso de ser condenados, decían que debía considerarse como hurto, y no robo con fuerza.

Frente a ello, la sentencia recalca que no hay nada que avale su versión de que compraron las bobinas de cobre al vigilante, una explicación que considera "de todo punto increíble". Es más, subraya que no tiene sentido entonces que el vigilante alertara del robo.

Y en cuanto a la consideración de robo o hurto, recuerda que se rompió el candado de la valla, lo que supone prueba "más que suficiente" para considerarlo robo con fuerza.

Por último, niega que no haya pruebas suficientes para la condena, como alegaban los acusados, y responde que hay diversas pruebas indiciarias, como una llamada telefónica avisando de la presencia de una furgoneta sospechosa en el lugar, que corresponde con la que llevaban los arrestados cuando los detuvo la Guardia Civil y encontró las bobinas de cobre.